Bolivia países

Protesta de trabajadores del Hospital Garrahan por la falta de vacantes en su jardín maternal – 26/09/2019

Protesta de trabajadores del Hospital Garrahan por la falta de vacantes en su jardín maternal - 26/09/2019



Mujeres con bebés recién nacidos, obligadas a retornar a sus trabajos luego de la licencia por maternidad, suelen enfrentar una contradicción: escuchar el clásico “la buena madre amamanta” y, al minuto siguiente, darse contra la pared por una anticuada dinámica laboral que les complica esa posibilidad. Algo de esto apareció en los pasillos del Hospital Garrahan, donde a una semana de presentar un amparo judicial, los trabajadores realizaron una jornada de protesta por la falta de vacantes en su jardín de infantes, lo que dejó en lista de espera a 24 bebés, cuyas madres trabajan en esa institución.

Desde el hospital aseguraron a Clarín que se trata de una situación “transitoria”, ya que a fines de diciembre estaría lista una ampliación del jardín. En el interín determinaron reintegrar 5.000 pesos de tope a las familias que tengan gastos de guardería en otras instituciones. En la vereda de enfrente, los trabajadores reclaman que esa obra estuvo proyectada y “freezada” por años, y que mientras no se concrete, el hospital, en lugar de “bochar” bebés, podría acondicionar un espacio alternativo dentro del hospital, separado del jardín sólo por una pared.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

“Pero cuando se lo planteamos a (el presidente del Consejo de Administración del hospital, Carlos Alberto) Kambourian, dijo que ‘no era prioridad’”, se quejó Norma Lezana, licenciada en Nutrición y titular de la Asociación de Profesionales y Técnicos del Hospital Garrahan. Lezana agregó que “por ahora no hay ni un ladrillo en el lugar donde se proyecta la obra de ampliación”.

Fuentes de la dirección del hospital aseguraron a este medio que “la obra empezó el 1 de septiembre y constará de dos etapas: la ampliación de 763 metros cuadrados, con 6 aulas más, a terminar en diciembre; y la remodelación de todo el jardín existente, en paralelo, pero demorará más tiempo porque se hará con el jardín en funcionamiento”.

Mirá también

La jornada de protesta se planificó para este jueves, en coincidencia con el día en que debía reincorporase a su puesto Rosario, una pediatra del hospital que esperaba poder dejar a Gaia, su beba de tres meses, en el jardín de esa institución. “Pero se convirtió en la primera trabajadora del hospital que, en 32 años desde que existe el jardín, no consiguió vacante”, aclaró Lezana.

“Por eso decidimos desacatar la resolución del hospital que negó las vacantes, y estamos haciendo un ‘acto de desobediencia’. Acondicionamos una salita sindical que tenemos, para cuidar temporariamente a los bebés”, contó. 

Suena paradójico que uno de los principales hospitales pediátricos del país tenga conflictos para que sus médicos dejen a sus propios hijos, precisamente, para trabajar atendiendo otros niños.

La historia del jardín de infantes “Quiero mimos” se remonta a fines de los 80, con la fundación del Garrahan, en el barrio de parque Patricios. Si bien es considerado un proyecto pedagógico exitoso, parece nunca haber logrado quitarse de encima el problema de la falta de espacio.

Mirá también

En 2010 lograron mudar a los poquitos niños que asistían a lo que en realidad era una suerte de “oficina-aula” dentro del hospital, y edificaron propiamente un jardín, en un predio aledaño al Garrahan. Esto quintuplicó la capacidad del lugar, que pasó de 30 a 155 chicos.

Pero si bien inicialmente había sido concebido como un jardín para lactantes que además tenía una sala de 3 y otra de 4 años, las últimas debieron ser cerradas, en 2014, por falta de espacio.

“En ese momento se decidió priorizar a los lactantes, o sea, a los menores de 2 años. Hoy tiene 180 cupos y ya quedó chico otra vez”, explicó Lezana, en referencia a las 24 familias que se quedaron sin vacante.

¿Está en falta el Garrahan negando las vacantes? Lezana explicó que “pudiendo resolver la situación, habilitando un espacio en forma transitoria, no se respeta el interés superior del niño. Además hay un derecho adquirido de las madres a tener un jardín en su lugar de trabajo porque hace más de 30 años que lo tenemos”.

La gestión del jardín (que se negó a emitir declaraciones) depende del Consejo de Administración del Garrahan, cuyo presidente y consejeros son elegidos por los gobiernos nacional y porteño. Porque, si bien por años había dependido “50%-50%” de la Nación y la ciudad de Buenos Aires, desde 2017 la relación cambió a 80%-20%, respectivamente.

Aunque 5.000 pesos es un monto insuficiente para cubrir una cuota de un jardín maternal privado en el ámbito porteño, es comparable a lo que están dando muchas empresas privadas a sus empleadas, en situaciones similares.

No obstante, cabe destacar que las empleadas del Garrahan trabajan 42 horas semanales (la distribución por día varía según la especialidad) y, según Lezana, “de administrativa a profesional, los sueldos en mano van de los 25.000 a los 50.000 pesos”. 

Históricamente, legisladores -a través de distintos proyectos de ley- promovieron mecanismos para mejorar y hacer cumplir el artículo 179 de la ley de Contrato de Trabajo, que estipula que las empresas y organismos con más de cien empleados cuenten con guarderías para los hijos de los empleados, lo que evitaría este tipo de conflictos.

PS

clubwifiusa


Sources:
clarin-com

Related posts

La agencia antifraude recibe denuncias que no investiga por falta de personal

admin

Revuelo por una yegua que terminó tendida en el suelo en 2 y 71

admin

Macron: “Europa y EEUU pueden trabajar juntos para construir el orden mundial del siglo XXI”

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.