Salud

Los dueños de Magrudis tienen otra fábrica cárnica sin registro sanitario

Los dueños de Magrudis tienen otra fábrica cárnica sin registro sanitario


Los propietarios de Magrudis, la empresa sevillana origen del foco de listeriosis que ha causado tres muertos, poseen una segunda sociedad dedicada también a la elaboración de productos cárnicos que, no obstante, no está dada de alta en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos, según denunció este miércoles Facua Consumidores en Acción. Se trataría de la última de las irregularidades detectadas en la empresa de José Antonio Marín Ponce y sus dos hijos, que fueron detenidos por la Guardia Civil este martes están a la espera de pasar a disposición judicial.

La asociación de consumidores asegura que Elaborados Cárnicos Mario SLU, la empresa en la que Mario Marín Rodríguez figura como administrador único, no consta dada de alta en el registro sanitario, pese a que el objeto social declarado en su alta en el Registro Mercantil (distribución y elaboración de alimentos) obligaría a ello. Además, Facua ha podido verificar que, como ya ocurriera con Magrudis, esta nueva empresa no tiene ningún inmueble a su nombre.

Creada en 2017, su sede social está ubicada en el polígono industrial El Pino en una nave contigua a la de Magrudis, y que también fue registrada este martes en la operación policial. En la información rastreada por Facua han podido comprobar que figura con ocho trabajadores, y que las cuentas depositadas en el Registro Mercantil apuntan a que solo estuvo activa durante el último trimestre de 2017, sin que se registren ingresos o gastos.

Demanda

La demanda presentada por Facua tras estallar la crisis sanitaria por la listeriosis, que deja un saldo además de 215 afectados y siete abortos, apuntaba a que Marín Ponce era el administrador oficioso de Magrudis, según recoge el propio auto dictado por el juzgado de instrucción 10 de Sevilla que investiga el caso. Se trata de un empresario con un largo historial de fracasos y deudas. Su hijo mayor, Sandro Marín Rodríguez, figuraba como administrador único de la empresa, aunque las pesquisas apuntan a que en realidad sería simple testaferro.

Al decretarse la alerta sanitaria por el brote de listeria el pasado mes de agosto, se comprobó que Magrudis no contaba con licencia de actividad, y que estuvo dos años operando sin darse de alta en el registro sanitario. Acometió obras de ampliación de sus naves sin el debido permiso, y aún así superó los distintos controles sin que saltaran las alarmas. Además, el pasado mes de febrero un laboratorio independiente les confirmó que uno de sus productos había dado positivo en la bacteria y ni pararon su actividad ni tomaron medidas correctoras.

Tanto Marín Ponce como sus hijos permanecen detenidos en la Comandancia de la Guardia Civil en Sevilla a la espera de pasar ante el juez, y fuentes de la investigación apuntan a que se les atribuyen los delitos de homicidio imprudente, contra la salud pública y lesiones. Las otras dos personas arrestadas en la operación policial llevada a cabo por la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (Ucoma), un empleado de la empresa y una familiar que también estaría vinculada al entramado empresarial, quedaron en libertad este mismo martes tras prestar declaración.

Más información

clubwifiusa


Sources:
elcorreo-com

Related posts

La mayoría de los menús escolares no respeta las cantidades recomendadas de los grupos de alimentos

admin

Los sindicatos registran la convocatoria de dos días de huelga en Atención Primaria de Osakidetza

admin

La resistencia a los antibióticos mata a más gente en España que los accidente de tráfico

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.