fbpx
Cultura

Actors viven en los 80

Actors viven en los 80


Casi cien personas derrocharon entusiasmo el jueves en el Antxiki, la sala superior del Kafe Antzokia, viendo al cuarteto canadiense de post-punk Actors, de Vancouver, la misma ciudad que un espectador que les está siguiendo por su cuenta en esta gira española, el tal Jeff Pawson, del grupo The Gathering, que les hizo bastantes fotos. Actors, de negro y con muchos tatuajes, sobre todo su líder Jason Corbett, apenas probaron sonido pero oficiaron seguros y empastados durante su set de 12 temas en 48 minutos que desenterraron el siniestrismo after-punk de los 80 como si este estilo ya fuera una suerte de folk urbano, como si vivieran dentro de él.

Actors, que andan girando con su álbum debut,’It Will Come to You’ (2018), se lo pasaron muy bien sobre el tablado, sobre todo Jason, y siempre trasmitieron a la audiencia, que bailó a modo y respondió a todos los guiños del líder: le obedeció cuando pidió que nos adelantáramos dos pasos para estar más cerca de la tarima, le imitó cuando marcó palmas radio gaga, elevó sus vasos cuando Jason brindó diciendo ‘cheers’ y bebió de su lata de Red Bull, y le replicó con agitación esquelética cuando se puso delante del tablado aireando el mástil de su guitarra.

¿Las canciones? Buf, a lo Editors o Interpol pero aún más ochenteras. Ochenteras a tope desde el arranque: la inaugural ‘It Goes Away’ resonó a The Cure y Tears For Fears, ‘How Deep Is The Hole’ contuvo el aparato de Simple Minds y esa línea de bajo que no ha variado desde entonces, ‘Slaves’ perfiló un poderío del que aún carecen bandas vascas del rollo como Vulk o Unclose, y ‘Face Meets Glass’ voló bailable.

Con menos gancho se sucedieron la gótica y primigenia algo U2 ‘PTL’ (informó Jason que fue su primer single, de 2012, y dijo que cuando lo editaron ni se le pasaba por la cabeza girar por España y que echa de menos cuando estaba en la veintena), el pop comercial ‘Night Life’ y un ‘Crystal’ que resonó a Teatro del Odio.

Pero Actors remontaron en el epílogo subiendo un escalón emocional durante los cuatro últimos temas, entre ellos un ‘We Don’t Have To Dance’ que fue puro The Cure en sus pinitos y el adiós con la cima de la cita, la que más en danza puso al público, el post-punk actual ‘Like U Want 2’, dedicado a Katrin, la chica de Bilbao residente en Madrid que les ha organizado la gira a través de su promotora Kobmusic – My Martian World. Hay que agradecer siempre a estos promotores que se la juegan para que nosotros lo pasemos bien.



Sources:
elcorreo.com

Related posts

Lo que ven mis ojos

admin

Clara Sánchez: «Una secta es la quintaesencia de la manipulación humana»

admin

Un potaje de Cuaresma de hace 500 años

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.