Tecnología

Por qué Facebook e Instagram quieren eliminar los ‘me gusta’

Por qué Facebook e Instagram quieren eliminar los 'me gusta'


El ser humano necesita la aprobación de sus semejantes, incluso en el mundo virtual de las redes sociales. Nos sentimos bien si un comentario, post, imagen o video subido a Instagram, Twitter, Facebook, etc. recibe un ‘me gusta’ -‘like’ en inglés-. Sabemos que hemos captado la atención de otra persona y que, además, aprueba nuestros actos. Los psicólogos especialistas en comportamiento humano lo saben, por eso se mantienen los avisos de nuevos ‘me gusta’, para mantenernos más tiempo cada día dentro de las redes sociales.

Las redes sociales introdujeron esta opción precisamente para animarnos a realizar más publicaciones y, por tanto, tener más opciones de conseguir la aprobación ajena, pero a mucha gente esta opción les ha generado tensiones porque solo piensan en conseguir seguidores cuando suben contenido y únicamente muestran aquellas facetas de sí mismas que quieren mostrar: siempre perfectos, siempre felices.

La importancia que tiene en las redes sociales la cantidad de personas que han pulsado ‘me gusta’ o ‘like’ a un comentario o foto puede tener los días contados y no es una decisión irrelevante; puede cambiar el funcionamiento de las redes y los influencers. La primera en dar un paso en esta dirección ha sido Instagram, que está realizando pruebas, y puede seguirle Facebook.

No se trata de que vaya a desaparecer la mano arriba, los corazones o el método que tenga cada red social, sino que, en el caso de Instagram y Facebook, los usuarios solo verán los ‘likes’ que tengan sus propias publicaciones.

Un estudio de 2018 realizado por la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) concluyó que limitar el uso de las redes sociales a 30 minutos diarios mejora el bienestar y la salud mental. Participaron en la investigación 150 alumnos divididos en dos grupos: uno de ellos usó redes sociales 10 minutos diarios y el otro sin limitaciones. Los del primer grupo redujeron de forma significativa los índices de depresión y soledad y quienes habían empezado el estudio con síntomas moderados de depresión terminaron con síntomas leves. Los del segundo grupo no experimentaron cambios.

En 2016 La Universidad de California Los Angeles (UCLA, EE.UU.) descubrió en un estudio que los mismos circuitos cerebrales que se activan en los adolescentes al comer chocolate, practicar sexo o ganar dinero -el sistema de recompensa del cerebro- se ponen en marcha cuando un post o foto que hemos subido consigue muchos ‘me gusta’. Si el usuario sabe que nadie puede ver cuántos han pulsado ‘like’ en sus posts, sentirán menos ansiedad.

Tristan Harris, director y cofundador del Centro para la Tecnología Humana, lleva años advirtiendo de cómo las redes sociales han diseñado un sistema de recompensas para los ‘likes’ utilizando la psicología del juego. Harris lo compara a las máquinas tragaperras, que provocan gran adicción por lo inmediato de la posible recompensa: solo hay que pulsar un botón y sabemos en unos pocos segundos si obtenemos premio; esa incertidumbre es lo que anima a pulsar una vez tras otra el botón de la máquina y a comprobar en el móvil o el ordenador los ‘likes’ que han obtenido nuestras publicaciones.

Los adolescentes son los más influenciables

También es interesante otro de los descubrimientos de este estudio de la UCLA: que si un adolescente ve una foto con muchos ‘me gusta’ esto le influye y es más probable que él también dé un ‘like’. Según la investigadora que dirigió el estudio, Lauren Sherman, «los adolescentes reaccionan de forma diferente a la información si creen que la apoyan muchas personas, incluso aunque no conozca a esas personas».

Durante mucho tiempo, esa cantidad de ‘me gusta’ ha servido para medir el éxito de los usuarios, junto al dato de seguidores. Instagram tenía en junio, según datos de Omnicore, más de 1.000 millones de usuarios, y la mitad de ellos entra a diario. Los ‘likes’ diarios suben a 4.200 millones. Para muchos de esos usuarios esos ‘me gusta’ suponen la medida del éxito, e incluso hay quienes los compran para subir su valor dentro de la red social. Si solo vé cuántos son el usuario, este puede utilizar esa referencia para saber qué funciona mejor sin la presión de que los demás sepan si la foto tiene muchas aprobaciones o no y pierde esa capacidad de medir cuánto vale el usuario.

Instagram ya está trabajando en prototipos que ocultan el número de ‘likes’ de cada fotografía. Según afirmó la empresa en un tweet, «porque queremos que tus seguidores se centren en las fotos y vídeos que compartes, no en cuantos ‘likes’ consigues». Lo cierto es que existe alguna relación entre una presencia muy activa en las redes sociales y la depresión. Inicialmente Instagram hizo un experimento piloto en Canadá de mostrar el número de ‘likes’ solo al usuario que había subido el vídeo o fotografía y hace un par de meses empezó la prueba en otros seis países: Irlanda, Italia, Japón, Brasil, Australia y Nueva Zelanda.

Algunas voces apuntan a que esta medida no busca tanto que los usuarios dejen de compararse con otros y se sientan mal si no consiguen muchos ‘me gusta’ como cambiar el modelo de negocio de los influencers que hay en las redes sociales, ya que al ocultar cuántos ‘likes’ tiene el post, dejarán de tener valor los ‘like’ falsos comprados (una práctica legal pero mal vista, porque las marcas que los contraten obtendrán resultados falsificados). El éxito de un influencer se medirá no por la cantidad de reacciones que genere su imagen o post, sino por el dinero que genere realmente a las marcas que le pagan. Esto dificultará el éxito de algunos de estos prescriptores de opinión y, sobre todo, dificultará el acceso a nuevos influencers.

Uno de los salvavidas de Facebook

La bloguera Jane Manchun Wong fue quien descubrió que Facebook está trabajando en ocultar los ‘like’ al utilizar ingeniería inversa con la aplicación de la red social, y lo haría de forma similar a Instagram: se podrá ver la lista de personas que han reaccionado al post pero no cuántas lo han hecho. Igual que la red basada en fotos, Facebook habría empezado las pruebas en Canadá, un país que suele tomar para experiencias piloto de grandes novedades de la red.

Facebook está intentando salir de una crisis de credibilidad -tras el escándalo de Cambridge Analytica y las elecciones estadounidenses- y de gestión de contenidos. Los jóvenes sienten cada vez menos interés por esta red social y las empresas tampoco la apoyan con fuerza. Este paso puede lograr que los usuarios sientan menos presión sobre lo que publican y animarles a subir todo tipo de contenidos, no solo aquellos que saben que van a conseguir reacciones de otros usuarios.

Según ha publicado la web TechCrunch, Facebook quiere que los usuarios dejen de compararse con otros; de sentirse mal por la reacción que despiertan sus contenidos y que abandonen un hábito que también existe en otras redes sociales: borrar aquellos ‘posts’ que no tienen muchos ‘likes’.

clubwifiusa

Related posts

Mobile World Congress: Unos pensando en el 5G y otros aún sin cobertura en casa

admin

Análisis de ‘Effie’ para PS4, un homenaje a las plataformas 3D desarrollado en España

admin

DeepNude, la aplicación para desnudar gente, cierra

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.