El Salvador países

La responsabilidad fiscal debe ser atendida y respetada sin excusas para que las finanzas públicas se mantengan en orden | Noticias de El Salvador



Luego de muchas experiencias que pusieron al país en situación de riesgo extremo, allá en 2016 se tuvo que aprobar la “Ley de Responsabilidad Fiscal para la Sostenibilidad de las Finanzas Públicas y el Desarrollo Social”, con el propósito explícito de darle sostén consistente al desempeño fiscal, por medio de la regulación del manejo respectivo, de tal modo que se pudiera evitar la arbitrariedad derivada de los intereses y los impulsos del momento. Lo que estaba claramente en la mira era la protección del PIB, comenzando con el ajuste fiscal del 3% previsto para lograrse en 2017-2019, mediante el manejo disciplinado de los ingresos y de los gastos, para garantizar sostenibilidad en sus diversas expresiones.

Hasta la fecha, la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF) no ha cumplido de manera estricta los objetivos que le dieron vida, y eso es en buena parte producto de que las maniobras políticas se han seguido imponiendo pese a todos los requerimientos disciplinarios de la realidad. Esto es una muy clara señal de que en El Salvador lo que realmente está faltando es que todos los actores nacionales, y en primera fila los actores políticos, se hagan cargo de sus responsabilidades fundamentales, que son en definitiva el principal e insustituible seguro de vida del sistema. Y dentro de tal perspectiva, la responsabilidad fiscal tiene un rol determinante al máximo, porque si las finanzas fallan nada puede sostenerse.

Como bien dice la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES): “La responsabilidad fiscal es necesaria, pretende lograr un manejo prudente y sensato de la deuda pública y un uso más eficiente del gasto público para poder atender las necesidades de la población, y requiere el firme compromiso con la estabilidad de quienes manejan los fondos públicos. Mientras no se tenga este compromiso, será difícil que el país muestre finanzas públicas sanas y que se provean servicios públicos de calidad a los ciudadanos”. En verdad, la LRF, pese a ser tan determinante, ha venido postergando el cumplimiento de sus objetivos, lo cual significa que aquí se está repitiendo un vicio que ya se hizo costumbre: ignorar la ley en los hechos, por más que estos revelen la urgencia de honrarla con el acatamiento debido.

En el caso específico de la deuda pública no hay cómo esconder que venimos cayendo en una disfuncionalidad que es vivero de desajustes de gran impacto potencial. No podemos continuar viviendo de prestado, y esto es tan irrefutable en la vida pública como lo es en la vida privada. El término clave es disciplina, algo que a los políticos les produce urticarias insoportables, aquí y en todas partes. Pero la lógica de la realidad siempre acaba por imponerse, y es lo que se está dando cada vez con más puntualidad insobornable en nuestro ambiente. La labor correctiva ya no puede esperar más, y así lo muestran todos los indicadores de riesgo.

Atendamos las señales que está lanzando a diario el mismo proceso por el que vamos transitando en el país. Señales de advertencia y señales de concienciación. Porque al final de cuentas lo que está en juego es la sostenibilidad de la vida nacional, con todos nosotros a bordo.

clubwifiusa


Sources: laprensagrafica.com

Related posts

Carlos Alvarado se va de vacaciones

admin

Nuevo triler de la sptima temporada de Juego de tronos | Televisin Home

admin

Cuba Implacable hasta el final

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.