Economía

La policía denuncia la desaparición de Blanca Fernández Ochoa en Aravaca

La policía denuncia la desaparición de Blanca Fernández Ochoa en Aravaca


La Policía Nacional ha denunciado a través de su cuenta de Twitter la desaparición de la medallista olímpica de esquí Blanca Fernández Ochoa, de la que no se tienen noticias desde el pasado 23 de agosto. “Viaja en un Mercedes Clase A de Color Negro matrícula 0213 CKD. El coche lleva una camiseta con la bandera de Canadá en el asiento del conductor”, según se ha informado. La policía ofrece los siguientes teléfonos de contacto: 608367251 o el 091.

????MÁXIMA DIFUSIÓN. Blanca Fernández Ochoa ha desaparecido en Aravaca #Madrid. Vista por última vez el 23/08/19, viaja en Mercedes clase A de color negro, 0213CKD. El coche lleva una camiseta con la bandera de Canadá en asiento conductor. Si tienes información: ????608367251 /091 pic.twitter.com/TyvwnXRV8N

— Policía Nacional (@policia) August 31, 2019

La familia de Blanca Fernández Ochoa, hermana del también campeón olímpico de esquí Paquito Fernández Ochoa, fallecido en 2006, ha confirmado a Informalia que salió el martes 20 de agosto hacia el norte de España, donde tenía pensado pasar unas vacaciones en una casa rural, y que desde entonces no tienen noticia alguna de ella. La campeona llevaba un tiempo residiendo en la casa de su hermana Lola, en Aravaca. Fuentes familiares aseguran no pasaba por un buen momento anímico, que “estaba un poco inquieta”, y que le dijo a su hermana: “Me voy. Necesito pensar y estar sola. Quizá haga el camino de Santiago. Ya te llamaré”. Posteriormente, se montó en su coche y se marchó. Es la última vez que se supo de ella. Tras dos días sin noticias, el jueves 22, la familia decidió acudir a la Policía a presentar denuncia. En concreto, fue su hija mayor quién denunció la desaparición el mismo día que se descubrió el móvil de Blanca en su domicilio cuando ella siempre salía con su teléfono. Blanca, a quien su entorno define como “una mujer independiente”, suele pasar “algunos días sola en la montaña”, aunque nunca sin comunicarse con sus familiares y sus hijos. Su familia no sabe absolutamente nada y está muy preocupada ya que Blanca tiene “un carácter afable y es muy comunicativa”.

El caso es especialmente preocupante para la Policía, puesto que no existe actividad en el teléfono móvil y tarjeta de crédito de la deportista desde hace varios días. 

En la imagen de abajo, Blanca Fernández Ochoa, escoltada por su hermano Francisco y su marido y entrenador, Daniele Fioretto, muestra orgullosa la medalla de bronce obtenida en la prueba de eslalon gigante en los Juegos Olímpicos de Albertville de 1992.

Blanca fue la primera mujer española en conseguir una medalla olímpica en unos Juegos Olímpicos de Invierno. La esquiadora, de 56 años, es madre de dos hijos. Se casó en 1991 con el italiano Daniele Fioretto, al que había conocido con 14 años. El divorcio llegó en 1994. El segundo marido de Fernández Ochoa fue David Fresneda, propietario de una escuela de buceo en Cabo de Palos (Murcia). De esta unión nacieron Olivia, en 1999, y David en 2000. Se divorció en 2007. Abajo, en una imagen de 2001, junto a su segundo marido y sus hijos.

En una entrevista en La Sexta, recordó su éxito en los Juegos Olímpicos de 1992. “Fue un orgullo para el deporte femenino, esa medalla me supo a oro”, recordaba en Dónde estabas entonces, el programa de Ana Pastor.

Blanca Fernández Ochoa, antes de irse a casa de su hermana, residía en la localidad madrileña de Las Rozas con sus dos hijos, su domicilio desde que se separó en el 2007 de su segundo marido, David Fresneda. La ruptura fue complicada, según ella misma reconoció en diversos medios.

Fue una pionera porque hace 27 años para una española era mucho más difícil que hoy lograr la primera medalla olímpica femenina. Fue en los juegos de invierno de Albertville. Un bronce en eslalon, tras el cual abandonó la práctica del deporte.

Blanca afirmaba ya entonces que a las mujeres les cuesta mucho más alcanzar los sueños y el éxito y siempre ha creído que su medalla olímpica le supuso sacrificios que su hermano Paco no tuvo asumir. “Él tenía a su mujer que cuidaba a sus hijos. Yo sin embargo, no podía plantearme ser madre”, decía. “A las mujeres se nos sigue menospreciando”. 

La ex esquiadora decía en las entrevistas que ha concedido a lo largo de los años que no había cambiado mucho desde que hizo historia en las pistas. “Sigo teniendo la perseverancia de entonces y sigo siendo tan trabajadora como antes. Yo no tenía el talento de mi hermano, pero llegué hasta donde me lo propuse. ¿Por qué? Porque me machacaba mucho e insistía hasta donde hiciese falta. Tuvo que ser eso”, decía en Público hace dos años.

Blanca tuvo que reinventarse para ganarse la vida. Su familia sufrió el impacto de la crisis, y tuvieron que cerrar sus tiendas de ski. Ha participado en concursos Supervivientes o Splash, y trabaja haciendo sesiones a domicilio como entrenadora personal. “Yo tuve que esperar a dejar el deporte para ser madre. Él no y no le cambió la vida”, reprochaba.

Posando para el reality de natación que emitió Antena 3 en 2013. Blanca participó en aquella edición de Splash, famosos al agua, donde compitió contra Darek, el ex de Ana obregón, Toñi Salazar, de Azúcar Moreno, la miss Elisabet Reyes, la argentina Romina Belluscio, mujer del ex futbolista Guti, el torero Jose Antonio Canales Rivera, Falete, Carmen Lomana, el ex triunfito Manu Tenorio,  Jesulín de Ubrique, la actriz y cantante Angy Fernández, el campeón olímpico de gimnasia Gervasio Deffer, la actriz y ex de Toni Cantó Carla Hidalgo, Julio Iglesias Jr, la presentadora Miriam Díaz-Aroca, la actriz Teté Delgado, al deportista y aventurero Álvaro Bultó, el actor Máximo Valverde y el ex jugador de baloncesto Fran Murcia (ex de Lara Dobildos), entre otros.

A los 11 años, Blanca Fernández Ochoa apenas sabía esquiar. Pero entonces, después de la medalla de su hermano Paco, le hicieron unas pruebas físicas para ver si tenía su genética y resultó que sí. La seleccionaron y se fue al valle d’Aran donde se quedó interna. “Estudiaba y esquiaba al mismo tiempo. Pero lo que no olvidaré nunca son los comentarios que tuve que escuchar”, recordaba hace no mucho. “Esta es la enchufada, la hermana de Paquito”, le decían. Luego demostró que yo no era la enchufada de nadie.

Peleó con las mejores del mundo en su época. Cuando llegó a los Juegos Olímpicos de Calgari, donde ya debía haber sido medallista, vio llegar un trailer del equipo canadiense del que empezaron a salir redes, balones medicinales, pesas, esquis por un tubo, hasta 60 pares diferentes. Y frente a todo eso estaba ella, que llevaba un ski de entrenamiento y otro de carrera. “Entonces me di cuenta de que la heroicidad era estar allí sin apenas medios”, decía en una de sus intervenciones públicas hablando de sus comienzos.



clubwifiusa


Source: eleconomista.es (Noticias destacadas por elEconomista)

Related posts

María Villar enseña los pechos a cámara en ‘OT’: “Toda España ha visto mis tetas”

admin

FOX lanza lo nuevo ‘The Walking Dead’ tras la desaparición de Rick Grimes

admin

Margot Robbie luce escotazo junto a Brad Pitt y Leo DiCaprio

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.