Argentina países

“Podrían volver muchas cosas del pasado, pero la República… no” – 19/08/2019

"Podrían volver muchas cosas del pasado, pero la República... no" - 19/08/2019



Si se repitiesen los resultados de las PASO en las próximas elecciones de octubre, retornarán cosas que creíamos sepultadas para siempre. Volverán los De Vido y los Jaime para construir la Argentina del mañana. Habrá algún Báez por ahí esperando su turno para, de la nada, convertirse en un empresario exitoso con decenas de obras que realizar para el Estado. Y volverá otro Moreno, o el mismo, a convencernos que el Indec no sirve para nada. Los bolsillos de los argentinos se llenarán de más billetes que inexplicablemente comprarán cada vez menos cosas. Y nos dirán nuevamente que se trata de una sensación de aquellos argentinos débiles de espíritu. Tendremos seguramente a la señora Sala ofreciendo casitas a los que piensan como ella y a la señora Bonafini queriendo que se mueran todos los que no piensan como ella. Y por supuesto volverá Ella. Con un púlpito más alto, para enseñarnos desde allí dónde está la verdad de la Argentina que gobierna Alberto. Su verdad por supuesto.

Volverá el relato, la lucha épica contra los imperialismos. Volverán los aplausos espontáneos y sinceros de la corte de adulones y los comentarios objetivos de algunos periodistas muy profesionales y muy bien pagos. Volverán los jueces de cabeza gacha. Pero la República -esa que muchos creen una palabra sólo para los discursos y nada más-, esa sí que no volverá.

Camino a las elecciones

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Matías Aníbal Rossi
[email protected]

Ha llegado la hora de dejar de lado los egos

Hay dos claras decisiones que deben manifestarse y hacerse notar en estos momentos que vive el país: la mesura y la grandeza. Ambas las deben demostrar todos los sectores: políticos, sociales, gremiales, empresariales. No es momento de sacar los trapitos al sol. Tanto el Gobierno como la oposición -que ha dado un paso adelante en esta contienda electoral de sondeo- son los dos sectores que tienen mayor protagonismo en este instante de zozobra, evitando efectos indeseados, en especial en el mercado cambiario, que afecta a los sectores más vulnerables.

La Argentina desde hace años es un país desconcertante para el resto del mundo, y no debe vivir aislado, como ya nos ha pasado. El populismo nunca fue visto con confianza y la gestión actual ha puesto en duda su credibilidad. El efecto causado por ello recae en el pueblo y la Nación toda. Ha llegado la hora de dejar de lado los egos y que cada uno se ponga a trabajar en conjunto para el bien de todos. Tanto gobierno como oposición no tienen otra alternativa que buscar gobernabilidad para antes y después del 10 de diciembre. Sólo ellos y el resto de los políticos y la sociedad son los responsables de lo que vamos a vivir de ahora en más. El que está en el poder, dejando de lado su soberbia y haciéndose cargo de su deber y el futuro gobernante por ahora candidato, mostrar una imagen distinta a la de sus predecesores para generar credibilidad. De ahí en adelante, sin buscar protagonismo electoral, todas las partes en conjunto encontrar una salida para estas horas difíciles y para el próximo gobierno, sea quien fuere, y sin ánimo triunfalista de una parte u otro. De no ser así, nos espera y nos depara un futuro muy adverso. Dios ilumine en este momento sus mentes y la de todos los argentinos sin distinción alguna.

Rodolfo C. Castello
[email protected]

Una segunda oportunidad para el Gobierno

De pequeña mi padre me decía: uno de los problemas que tiene la República Argentina, que le impide desarrollarse, es que ningún gobierno quiere tomar medidas que le signifique tener un costo político. En la actualidad tenemos una administración que ha tomado algunas de esas medidas, por ejemplo, el aumento de las tarifas y la lucha contra las mafias en distintos sectores de la sociedad. Consecuencia: mala elección en las PASO.

Entonces me pregunto qué desea la mayoría de los argentinos. ¿Tener déficit energético (siendo que es la primera vez que vamos a exportar gas licuado), que se permita la corrupción, que se persiga al que piensa distinto…? Desde la oposición han manifestado que de ser necesario se revisaran las causas judiciales, se reformará la Constitución. ¿Para qué? Tal vez para perpetuarse en el poder como Maduro.

Por eso pido una segunda oportunidad para seguir teniendo un gobierno que luche contra las mafias y que no sea parte de ella.

Mónica Laura Peral
[email protected]

Clientes privilegiados en lugar de clientes cautivos

Los “clientes cautivos” somos en las empresas los baluartes y sus sostenes en lo que a ganancias respecta. Nos deberían dar la mejor atención y el mejor servicio. Los empresarios, los CEO, los superiores, los supervisores tienen que tratar de entender esta cuestión y hacérsela entender también a sus empleados. De esa manera otro sería el trato que recibimos de todos ellos cuando efectuamos permanentes reclamos por malos servicios recibidos. Deben de comprender, todos ellos, que nosotros, los mal llamados clientes cautivos deberíamos ser clientes privilegiados, pues pagamos bien en fecha y sin especular con el mal servicio que nos prestan.

Me parece que últimamente, en virtud de los servicios que nos están brindando, tendrían que cobrar proporcionalmente a los mismos. Es decir que los clientes deberíamos pagar según lo que recibimos, en particular el servicio eléctrico por el que cobran suculentas facturas y hacen un trabajo muy mal encarado, quedando solamente el interés de ganar dinero.

Armando Torres Arrabal
[email protected]

“El orgullo nos puede llevar a situaciones desagradables”

Orgullo significa exceso de autoestima, arrogancia, vanidad. ¿Es algo bueno o no? Según los criterios que nos inculcaron en la escuela de sentir orgullo de ser argentino y de pertenecer a esa escuela, no es aplicable a la definición del diccionario. Tener la autoestima en exceso y hacer de eso un motivo de vanagloriarnos y despreciar a los demás, no es bueno. Arrogante es algo no tan bueno ya que significa altanero, soberbio o gallardo. Sabemos que la vanidad tampoco es algo bueno. Es hacer ostentación, ser fatuo o es la ilusión o ficción de la fantasía.

El orgullo nos puede llevar a situaciones muy peligrosas y desagradables. Nos decían que lo debíamos sentir muy dentro de nosotros. Hoy lo vemos como algo que nos perjudica. Muchas cosas se han perdido en la vida por no dar el brazo a torcer o ser orgulloso, que serían sinónimos. Muchas personas que hacen vida en común, se pierden por actuar, alguna o ambas, de esa forma. O se quieren mucho a ellas mismas o son fatuas. Muchas veces, con sólo transigir un poco, lo mismo que nos ha herido o lastimado, toma otro tinte. La seudo “ofensa” se diluye. No apliquemos los conceptos que nos enseñaron sobre el orgullo. Sólo nos conduce a ser resentidos ya que consideramos que todos están en nuestra contra. Así perderemos siempre.

Carlos J. Delacroix
[email protected]

“Seamos amigos y no agrietados”

Sí somos amigos, pero no por decirlo o creerlo. Somos amigos por lo compartido, por lo soportado, por lo sufrido, por lo reído y más que nada somos amigos por alguna lucha que valoramos, una causa. Sí soy amigo del de River y del de Boca porque mi causa es mi compatriota, mi interés está más en Mar del Plata que en Miami. Soy amigo del argentino de la villa y del de Barrio Parque. Soy peronista pero valoro a Balbín. Y todos los amigos que quieran vivir en esta tierra. Seamos amigos y no agrietados.

Lucas Matías Federico Bruno
[email protected]

clubwifiusa


Sources:
clarin-com

Related posts

La pareja del pantano de Susqueda fue asesinada | Cataluña

admin

Dudamel dice que el fútbol venezolano vive su “fin de semana soñado”

admin

Entregarán esta noche Premio Peña y Reinoso en Santiago

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.