Economía

Almeida estudia salvar el último cine del Barrio Salamanca que ‘condenó’ Carmena

Almeida estudia salvar el último cine del Barrio Salamanca que 'condenó' Carmena


El mercado del cine en Madrid se encuentra en peligro de extinción. El último local que está contra las cuerdas es el Conde Duque Goya, que además tiene el título de ser el último cine que sobrevive en el Distrito de Salamanca.

El nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, liderado por Jose Luís Martínez-Almeida tiene en su mano salvar este establecimiento, para el que su propietario, la sociedad Locales EMA, ha solicitado un cambio de uso con el fin de abrir un supermercado de la marca Aldi en su lugar.

La petición para transformar el local se solicitó durante el mandato de Manuela Carmena, que dejó firmado el cambio de actividad a falta de que esta modificación se elevara al Pleno del Ayuntamiento para su votación. Si embargo, según aseguran desde el Consistorio a elEconomista, actualmente “están analizando el Plan Especial que diseñó la anterior corporación para aprobar el cambio de uso”. De este modo, el equipo de Almeida podría echar para atrás el cambio de uso y salvar el cine Conde Duque.

El origen de la sangría de cines viene de 2005, cuando Ruiz-Gallardón eliminó las protecciones a estos locales

Este establecimiento, que se encuentra en el número 67 de la calle Goya, comparte bajo en el edificio con un restaurante de la cadena Vips. Actualmente, estos espacios únicamente pueden tener una actividad terciaria- recreativa, mientras que el nuevo Plan Especial diseñado por el equipo de Carmena contempla el uso “Terciario Comercial, en su categoría de mediano comercio”, según se recoge en el expediente, lo que permitiría abrir en las plantas baja y sótano un supermercado de la marca ALDI. Así, el proyecto presentado contempla la fusión de los actuales locales para dar lugar a un solo establecimiento con cubierta ecológica.

“La finalidad de la propuesta es la de mejorar la oferta comercial en el entorno, en beneficio de los vecinos del barrio, dotándolo de una nueva actividad comercial de mediano comercio, acorde plenamente a la zona en la que se ubica. La actuación pretende implantar un comercio de barrio, para atender las necesidades de los vecinos, evitando en gran medida grandes desplazamientos de clientes en la ciudad. Además, el incremento de la actividad comercial que generará la actuación se espera que tenga un impacto positivo en el desarrollo económico del barrio”, se apunta en la memoria recogida en el expediente.

Cierre de cines

Si finalmente se eleva a Pleno este proyecto y se aprueba, en la zona este de Madrid únicamente quedarán operativos dos cines: el Conde Duque Morasol y los Renoir Retiro, en la calle Narváez. Estos dos cines forman parte de una corta lista de establecimientos que están resistiendo a un cierre masivo de cines que se vive en los últimos años. El origen de esta sangría arrancó en 2005, cuando el Ayuntamiento de Madrid, en ese momento liderado por el popular Alberto Ruíz-Gallardón, eliminó la protección a este tipo de espacios que se incluía en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Desde ese momento, y en tan solo un año, se cerraron 11 salas en Madrid siendo este el principio de una larga lista.

Al cierre de algunas salas por su baja o nula rentabilidad, se ha sumado el interés que estos activos despiertan entre los inversores y distintos operadores. Así, Patricio Palomar, consultor senior de inversión en AIRE Partners explica que “durante los últimos cinco años los cines han estado altamente demandados para su transformación a otros usos como flagship stores, pues los retailers buscan actualmente locales comerciales muy bien localizados en las calles más transitadas de las ciudades, que dispongan de gran tamaño para poder captar más aún la atención de sus clientes”. Asimismo, “algunos cines se han destinado a otros usos más lucrativos, como las galerías comerciales, el hotelero, o incluso el residencial”.

Palomar explica además que los cines son ahora “objeto de deseo de grandes inversores”

El experto señala algunos ejemplos como los Cines Roxy de la calle Fuencarral en Madrid que serán transformados en una galería comercial, o el histórico Cine Florida en Sevilla, que tras una transformación en el espacio infantil Fort Luka’s, ha sido recientemente adquirido y su nuevo destino será probablemente convertirse en un hotel de cuatro estrellas superior con unas cien llaves, que operará la cadena One Shot.

Esto ya ocurrió con los Cines Acteón de la calle Montera de Madrid, que están siendo reconvertidos en un hotel de cinco estrellas de unas ciento ochenta llaves, que será el primer Tribute de Marriott en la capital. En cuanto a su transformación a residencial, también en Madrid, el Cine Dúplex de la calle General Oraá se convertirá en 12 lofts de lujo.

Palomar explica además que los cines son ahora “objeto de deseo de grandes inversores, y han dejado de ser un producto en el que tradicionalmente solo invertían inversores privados, para dar paso a capital más institucional como gestoras de fondos de inversión como AXA, Mazabi, o incluso a promotores de viviendas como el Grupo RTV”.

clubwifiusa


Source: eleconomista.es (Noticias destacadas por elEconomista)

Related posts

Sophie Turner, Sansa en ‘Juego de Tronos’, tuvo sexo con mujeres: “Experimenté mucho antes de conocer a Joe Jonas”

admin

Este restaurante te sirve el mismo agua que corre por los inodoros

admin

Las automovilísticas aceleran en bolsa por los estímulos de China

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.