Argentina países

Cambiemos jamás se animó a cambiar – 12/08/2019

Cambiemos jamás se animó a cambiar - 12/08/2019



Un funcionario de la Casa Rosada llamó a Clarín el domingo por la noche. Estaba preocupado por un artículo en la web que criticaba las enormes dificultades del escrutinio provisorio y la inexplicable demora en hacer públicos los datos de la elección. Lo desvelaba esa cuestión mínima mientras Mauricio Macri recibía la paliza electoral más contundente de su historia política. La anécdota refleja el estilo desconcertante en el que muchos macristas entendían la gestión de gobierno. Gastaban el tiempo en cuestiones secundarias y perdían de vista la resolución de los problemas fundamentales. Eso es lo que les dio a entender la sociedad en las PASO. Casi la mitad de los argentinos en condiciones de votar lo hicieron en contra de las políticas oficiales.

Si Macri hubiera triunfado en las elecciones primarias se habría convertido en un objeto de estudio internacional. Intenta lograr su reelección con una inflación cercana al 50% anual. Después de cuatro años, no pudo estabilizar el dólar, esa variable que atormenta y condiciona a la mayoría de los argentinos. La economía se mantiene en recesión, no se recupera el empleo y la pobreza ha vuelto a crecer al mismo nivel en que la había dejado el kirchnerismo. El resultado del domingo sólo es una sorpresa para algunos ingenuos y para decenas de encuestadores que no pudieron o no supieron registrar el estado de insatisfacción que crecía en muchos hogares.

Así y todo, hubo seis días en los que Macri creyó en su resurrección política. Los que fueron desde el miércoles 24 de abril al lunes 29 de ese mes. La devaluación había dejado exhausta su gestión y ni él mismo creía en sus posibilidades de ser reelecto. Pero hubo dos noticias que retemplaron su espíritu por un tiempo. La primera fue un mensaje con un discurso pronunciado en Nueva York. “La Argentina no está muerta; cumplirá con sus obligaciones y tiene futuro desarrollando Vaca Muerta, la minería y el campo…”. No la pronunció ninguno de sus amigos ni de los muchos empresarios que se preocupaban por su futuro. El que habló así en ese momento dramático fue Miguel Ángel Pichetto, el senador peronista que había sido invitado a exponer en dos encuentros con financistas estadounidenses y directivos de fondos de inversión multinacionales. Uno fue organizado por el Banco Francés BBVA y el otro por el Barclays Bank. Pichetto, incluso, fue más allá. Les dijo que Macri estaba en condiciones de ganar las elecciones.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

El dato impactó a los interlocutores pero sobre todo impactó al Presidente, quien empezó a pensar en hacerle una oferta al senador peronista para integrarlo al equipo del Gobierno. Seis semanas después y con la situación del país un poco más controlada, Pichetto se convertiría en el sorpresivo candidato a vicepresidente de la fórmula de Cambiemos, que entonces pasó a llamarse Juntos por el Cambio. Un abuso del idioma porque si algo le costó al Gobierno, justamente, era poder cambiar.

El otro episodio clave de las semanas previa a las PASO ocurrió dos días después de la incursión neoyorquina de Pichetto. El viernes 26 de abril, Guido Sandleris inició un furioso intercambio de mensajes de whatsapp con los directivos del Fondo Monetario Internacional. El dólar no paraba de subir y la necesidad de bajar la inflación comenzaba a entrar en el terreno de las utopías. El presidente del Banco Central les hizo varios pedidos. Necesitaba que el organismo financiero le permitiera ampliar el límite diario de 60 millones de dólares para intervenir en el tembladeral que era el mercado de cambio.

También les rogó que le dejaran reducir las bandas de flotación dentro de las cuales no podían más que mirar como el dólar trepaba. Y además, que les otorgaran facilidades para recomprar los bonos de la deuda y contener la suba del riesgo país. A los técnicos del FMI la idea no les gustaba nada pero pidieron un par de días para evaluarlo y responder. Macri, Sandleris, el jefe de gabinete Marcos Peña y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, pasaron uno de los peores fines de semana de sus vidas. El Presidente sabía que si la respuesta era negativa sus chances de reelección se iban a transformar en una fantasía política. Todavía pensaban en positivo.

Algunos dicen que hubo un llamado oportuno y decisivo de Donald Trump. Otros juran que la insistencia de Sandleris terminó convenciendo a los burócratas del FMI en Washington. Lo cierto es que el lunes 29, a las nueve de la mañana, el Banco Central emitió un comunicado dando a conocer las reglas más flexibles del organismo. El dólar, que había trepado a $ 46,90 comenzó a bajar. También comenzó a descender el riesgo país y a recuperarse el Merval. Desde esa semana, las encuestas registraron un repunte en la imagen de Macri y en la intención de voto. El fenómeno duró dos meses y los consultores más arriesgados llegaron a ponerlo en situación de empate técnico. Todas esas supercherías estadísticas quedaron sepultadas en la noche del domingo.

Mirá también

Macri llegó al poder en 2015, ensimismado en los laureles profesionales de buena parte de su gabinete. Llegó a hablar del “mejor equipo en 50 años” pero lo cierto es que el equipo comenzó a desmembrarse antes del primer año en el poder. El ministro de Economía, Alfonso Prat Gray, consiguió con un blanqueo que los argentinos declararan 100 mil millones de dólares de los 400 mil que habría en el exterior. Pero esa cifra sin antecedentes fue recompensada con su expulsión del Gobierno. “Tiene el ego demasiado grande” y “es un macho alfa de la política” fueron dos de las sorprendentes acusaciones que justificaron la salida del hombre que le puso fin al cepo al dólar y ordenó el juicio de los holdouts.

Algo parecido les pasó al economista Federico Sturzenegger en el Banco Central y a la ejecutiva Isela Costantini. El primero se fue desgastado del cargo luego de fracasar con el sistema de metas de inflación. Fue un caso diferente al de la mujer, que dejó su lugar de CEO en General Motors para sobrevivir apenas un año al frente de Aerolíneas Argentinas. Se decía que ninguno de ellos entendía o no interpretaban los lineamientos de un gabinete que condujo Peña sin demasiado espacio para el debate interno y que se fue encerrando cada vez más en un esquema endogámico y agobiante. El mayor defecto de Cambiemos fue, paradójicamente, que jamás supo cambiar cuando entró en zona de turbulencias.

Claro que si hay una perjudicada por el gobierno errático de Macri fue la gobernadora María Eugenia Vidal. Carismática, laboriosa, irreprochable en su austeridad, debió encarar su intento de reelección con la mochila insoportable de la crisis económica. Una carga que erosionó la popularidad del oficialismo en el conurbano bonaerense más que en ningún otro territorio del país adolescente. Impulsada por sus colaboradores, algunos dirigentes de la UCR y varios macristas que quisieron ayudarla a preservarse, Vidal le propuso a Macri desdoblar la elección en la Provincia que no tiene la alternativa del ballotage.

Mirá también

La idea era asegurar la reelección en la Provincia en el mes de julio y darle un impulso a Macri para que intentara lo propio en el orden nacional. La iniciativa no fue aceptada y María Eugenia marchó al calvario de una elección imposible. También había fracasado el intento breve del “Plan V”, la propuesta de algunos dirigentes y empresarios para que fuera Vidal y no Macri el candidato presidencial que mostrara a la sociedad un proyecto genuino de renovación.

Todos esos impulsos han quedado ahora en el arcón inservible de la política contra fáctica. Luego de admitir la derrota, Macri se reunió con algunos de sus colaboradores. Fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien le sugirió en la madrugada triste que el gabinete debía renunciar para dejarle las manos libres. Pero el Presidente rechazó de plano la propuesta. Sin chances a la vista de una recuperación electoral, la idea de conseguir ministros por sólo cuatro meses sonaba a utopía. Si los cambios nunca habían llegado a tiempo para qué empezar ahora cuando ya parece demasiado tarde para lágrimas.

clubwifiusa


Sources:
clarin-com

Related posts

¡Insólito! Teniente agrede a funcionaria municipal y la Policía aprehende a la víctima – eju.tv

admin

Reportan sismo de magnitud 4,9 en el Pacífico

admin

Familiares de secuestrado en El Carmen, se ofrecen para canje

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.