Economía

El Príncipe Andrés de Inglaterra, salpicado por la red de tráfico sexual de Epstein

El Príncipe Andrés de Inglaterra, salpicado por la red de tráfico sexual de Epstein


El Príncipe Andrés era íntimo del ya desaparecido Epstein, el depredador sexual que, aparentemente, se suicidó este sábado en la prisión donde cumplía condena por abusos. Una de las víctimas de Epstein, Virginia Giuffre, asegura que el magnate le obligó a tener relaciones sexuales con el hijo de la Reina Isabel II. Buckingham nunca ha admitido tal acusación.

Pero un Tribunal de Manhattan ha filtrado los documentos judiciales que implican al Duque de York en un delito de abuso sexual, y los papeles salieron a la luz apenas horas antes del supuesto suicidio de su amigo. De acuerdo con la versión no admitida por el ex marido de Sarah Fersuson, el Príncipe Carlos manoseó el pecho a una joven en la mansión que Jeffrey Epstein poseía en la isla de Manhattan.

Lea también: Así es Jeffrey Epstein, el colega de Bill Clinton y Donald Trump detenido por tráfico sexual de menores

La acusación aparece negro sobre blanco como parte de  un dossier judicial sobre un caso de difamación que involucraba en 2015 a Ghislaine Maxwell, socia de Epstein y heredera británica de la alta sociedad. Esta mujer, presuntamente, proporcionaba niñas menores de edad tanto al multimillonario como a su círculo social, del que formarían parte personajes muy poderosos y algunos de ellos muy conocidos. En el entorno de Jeffrey Epstein se situó Donald Trump. El financiero ha asistido a varias fiestas organizadas por el actual presidente de EE.UU. y aparece en numerosas fotografías junto a él y su esposa Melania.

Según la prensa norteamericana, Maxwell fue demandada por Virginia Giuffre en 2015 y la joven confesó que la socia de Epstein le difamaba, llamándole mentirosa. Giuffre alegó que Epstein la obligó a tener encuentros sexuales con el Príncipe Andrés, de 59 años, además de relatar que el magnate neoyorquino comenzó a abusar de ella cuando tenía 16 años.

Buckingham rechaza las graves acusaciones de Giuffre y se limitan a afirmar que “cualquier sugerencia de incorrección con menores de edad es categóricamente falsa”.  La Familia Real Británica niega las acusaciones, que tacha de “falsas y sin ningún fundamento”.

Una declaración de Joanna Sjoberg, otra de las mujeres que acusó a Maxwell de obligarla a tener relaciones con Epstein, también involucra al hermano del príncipe de Gales.

Para los abogados de Giuffre, el testimonio de la Sjoberg corrobora el relato de Giuffre sobre cómo Epstein con  artimañas como ofrecerles  un falso empleo para en realidad embaucarlas y llevarlas  a la mansión donde se cometían los abusos.

La foto de arriba es parte del dossier en poder de los jueces de un Tribunal de Florida y muestra al hijo de la Reina Isabel II “con su mano alrededor de la cintura  de Giuffre cuando era una menor, mientras posaba con Maxwell dentro de su casa de Londres”, según se puede leer en el sumario de la causa.

Para la defensa de la víctima, “esta fotografía en particular corrobora las afirmaciones de Giuffre, y no hay otra explicación razonable de por qué una niña estadounidense debería estar en compañía de adultos y no de su familia, en la casa de Londres propiedad de la novia de un ahora condenado y delincuente sexual”.

Lea también: Donald Trump llama a Carlos de Inglaterra Príncipe de las Ballenas y la red estalla

Reconciliación con Sarah Ferguson

Mientras este escándalo salpica al príncipe Andrés de Inglaterra, el hijo de Isabel II se refugia en Balmoral, junto a su madre y su ex. Andrés vuelve a aparecer con su ex mujer, Sarah Ferguson, lo que refuerza los rumores sobre una posible reconciliación. Según The Sun, ambos están en Balmoral pasando unos días de vacaciones con la soberana británica.

Andrés y Sarah viajaron por separado a la residencia escocesa de la monarca. Feguson lo hizo en un vuelo comercial el jueves mientras que su ex marido utilizó el  avión de la Familia Real dos días antes. El tío de Guillermo y Harry sigue compartiendo casa con la madre de sus hijas, aunque hace 22 años que están divorciados. La reina Isabel estuvo 20 años sin hablarse con su ex nuera, por diversos escándalos protagonizados por la ex de su hijo. 

Ella y Andrés residen en Royal Lodge desde que en 2008, un incendio arrasara su casa en Surrey. Ambos sostienen que su relación es de amistad, aunque Sarah habla de su ex como “mi apuesto príncipe” y dice que es “el más guapo de todos”. 

clubwifiusa


Source: eleconomista.es (Noticias destacadas por elEconomista)

Related posts

Los ‘Hispanos’ suman ante Islandia su segunda victoria en el Mundial

admin

La venta de acciones propias del Ibex triplica a las compras en el semestre

admin

Investigan una denuncia de violación presentada por la hermana de Diana Quer

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.