Argentina países

Cómo será la serie de Carlos Tevez, según su director – 09/08/2019

Cómo será la serie de Carlos Tevez, según su director - 09/08/2019



El 21 de octubre de 2001, de la mano de Carlos Bianchi y tan solo con 17 años, Carlos Tevez debutaba en la primera de Boca. A partir de ahí, lo que vino es historia conocida. Su nombre reluce en la vitrina de los ídolos del club donde sigue jugando. Pero faltaba contar algo más. En su vida no sólo hay hitos deportivos, también un destino que le mostró la violencia desde la niñez y de qué se trataba la muerte. Había que ir al lugar en donde empezó todo. Al barrio que lo vio crecer. Faltaba una serie y llegó: Apache, la vida de Carlos Tevez, que se estrena por Netflix el 16 de agosto.

La dirección y el guión son de Israel Adrián Caetano. En ocho capítulos se podrán ver los orígenes del diez xeneize: su familia, sus padres biológicos y adoptivos y la relación con sus hermanos. El ex jugador de la Selección Nacional, Corinthians, West Ham United, Manchester United, Manchester City, Juventus y Shanghai Shenhua, hoy en su tercera etapa en Boca, no solamente es el motor para llevar adelante esta tira: Tevez forma parte de la producción y será quien presente la historia de cada capítulo.

“El desafío era qué contar. Qué etapa. Hasta que entendí que de lo que menos se sabía era sobre la previa a su debut en Boca. El desafío mayor fue hacer una biopic sin los hitos deportivos más conocidos del personaje. Encararlo desde lo micro para entender lo macro”, cuenta Caetano con tono parsimonioso, mientras ofrece mate y se entusiasma con explicar más detalladamente.

Caetano dirigió filmes como “Pizza, birra, faso” y “Bolivia”. /Fernando de la Orden.

Newsletters Clarín

¿Qué comemos este fin de semana? | Recetas, secretos y tips de la buena mesa.

Todos los viernes.

“Su debut en Boca ya está en YouTube y hasta se han escrito libros, pero esto es otra cosa. Es la historia de cómo sale de ese lugar que lo tenía predestinado a la violencia. Una vez me contó que estaba hablando con un tío y vino uno y le pegó un tiro al lado de él. Se crió esquivando balas, y la serie plantea ese universo. Acá la muerte violenta causa pavor, miedo. Quisimos huir todo el tiempo de que la violencia quedara como un recurso barato. Está puesta en momentos muy concretos, pero lo más violento es cómo se va destruyendo la infancia.”

El director de Pizza, birra, faso, Un oso rojo, Bolivia y Crónica de una fuga, entre otras películas, logra cruzar los límites de Fuerte Apache y pone a prueba su oficio para contar historias. Acá desarma al ídolo, y lo que devuelve la pantalla es una especie de antihéroe con mucha sensibilidad. “Apache es una serie muy humana. Desgraciadamente es cruel, también –dice–. Pero tiene una mirada amplia. Traspasa lo político, lo anecdótico. En Fuerte Apache encontrás gente que tiene problemas y comprendés por qué estás filmando ahí. Una cosa es que te guste la locación y otra es ir a buscar al que vive ahí adentro y ver cómo sobrevive o cómo muere. Eso le da una mirada nueva a la serie. Le da una mirada más comprometida.”

“Una vez, Tevez me contó que hablaba con un tío y vino uno y le pegó un tiro al lado de él. La serie plantea ese universo”.

Adrián Caetano

Director de cine

Y agrega: “Se cuentan muchas cosas. Es una historia medio universal. Una tragedia griega. Tiene mucho de western, también. Es un lugar sin ley. A diferencia de otros lugares de la marginalidad, donde de repente se arman movimientos sociales o hay cierta influencia política, en Fuerte Apache es muy difícil eso. La gente llega, se encierra en su casa, vive puertas adentro. Después de cierta hora nadie sale”.

Tevez carga con una historia que para cualquier otro sería demasiado pesada. A los meses de haber nacido, su madre lo abandonó, su papá biológico murió en una balacera y al año le cayó agua hirviendo en el cuello y le generó la notoria cicatriz que nunca se quiso operar para no perder su identidad. “Es parte de lo que soy”, llegó a confesar.

Caetano fue a buscar eso y más. Una vez que entró en el barrio que se ubica en la zona norte de Ciudadela, se encontró con un mundo distinto. “Entramos de la mano de la familia de él. Siempre con respeto. La gente estaba muy preocupada por saber qué se iba a contar, pero después vimos que se empezó a soltar y logramos entablar relación. Eso nos permitió tener confianza para ahondar en lo humano. Los vecinos ya no hablaban de cuestiones anecdóticas de Tevez, contaban por qué les costaba irse de ahí. Es difícil salir de ese micromundo”.

Dentro de las prioridades de Tevez están la familia y los amigos con los que se crió. Tan arraigada es su fraternidad con la gente de la que se rodea que además de haber llevado a muchos de ellos a Europa –en sus épocas de jugador en el viejo continente– también tuvo un estrecho acercamiento con el grupo de cumbia Piola Vago, que integraba su hermano Diego Tevez. Los ayudó a tunearse. Les compró instrumentos, pagó sus clases de música e incluso participó bailando en un video (Déjala).

“Me parece que ‘Apache’ se escapa de las fórmulas que puedan llegar a tener algunas series”, dice Caetano. /Fernando de la Orden.

“Tevez me decía que lo que más lo protegió fue la contención familiar. Tiene una cosa afectiva de mucho soporte familiar. Es un personaje que irradia luz. El mismo dice que tiene una luz propia, que fue una persona tocada por una varita”, recuerda Caetano.

La película de Tevez

A pesar de que se formó haciendo películas, Caetano no reniega de los formatos actuales y sabe cómo convivir con la lógica de la series. Si antes lo supo hacer con la televisión –dirigió exitosos programas como Tumberos, Disputas, El marginal, Sandro de América–, ahora se enfoca también en productos que se puedan acomodar al consumo masivo actual: el formato serie.

El futbolista junto a Balthazar Murillo, el actor que interpreta a Tevez adolescente. Tuvo un coach actoral que le enseñó a hablar como lo hacia el jugador de boca de chico. Murillo debutó como actor en un filme de Luis Ortega. /Clarín.

De todas maneras, reconoce que su manera de trabajar sigue funcionando con los parámetros del largometraje. “Tevez sería un gran personaje para una película. Siempre que concibo algo, lo hago desde el largometraje. Vengo de ahí. El gancho de Apache de capítulo a capítulo, típico de las series, existe, pero podría funcionar en una película de una escena a otra. Me parece que Apache se escapa de las fórmulas que puedan llegar a tener algunas series, aunque tampoco reniega de ese mecanismo. Tiene una narrativa clásica, trata de tenerte enganchado. Pero está pensada como una gran película”.

Apache genera expectativas. Hace rato que cada trabajo de Caetano es esperado con ansiedad. Hay un público que reconoce su manera de contar y aplaude la calidad de su dirección. Se hizo su lugar en la televisión a fuerza de trabajo. Desde su debut con Tumberos hasta la premiada serie sobre Sandro, el cineasta uruguayo ha marcado un estilo con nombre propio.

La producción de Apache es de Torneos. El jugador de Boca aceptó de inmediato que fuera Caetano el que se se hiciera cargo de la serie. La reunión entre ellos fue breve. “Carlos no es una persona que ande con rodeos –sostiene el director–. Fue muy claro desde el comienzo: ‘No quiero que nadie de mi familia se sienta mal’, me dijo. Pusimos mucho énfasis en eso. Hay cariño por todos los personajes que aparecen. No se juzga a nadie. Pero la familia tampoco quería una versión Disney. Hubo sinceridad a la hora de mostrar ciertas cosas y eso me pareció totalmente válido de parte de Carlos”.

En octubre del año pasado, cuando se filmó la serie, Carlos Tevez visitó Fuerte Apache. /Clarín.

​La cámara lúcida

Caetano está a punto de cumplir 50 años. Es padre de tres hijos y tiene su lugar de trabajo en Devoto. Cuenta con varias películas que lo consagraron como uno de los referentes del Nuevo Cine Argentino y para muchos es el director que mejor muestra y narra la marginalidad. “Cuando me vine para acá me di cuenta de que no era tan fácil salir a filmar a la calle, aunque hice Pizza, birra, faso (con Bruno Stagnaro). La película que me marcó mucho estéticamente fue Bolivia, porque me enseñó a hacer un rodaje casi entero adentro de un bar y con un presupuesto de rigor. Eso me ayudó a filmar en espacios pequeños y a sacarle el jugo al bajo presupuesto”.

Antes de venir a Buenos Aires, tener un paso prematuro por Córdoba y hacer la carrera de cine, pasó su niñez en un barrio de Montevideo, al que compara con Isidro Casanova por las imágenes de trabajadores sobreviviendo sin grandes lujos. Fue obrero metalúrgico y jugador de fútbol, hasta que una lesión le impidió seguir jugando. Pero reconoce que desde chico siempre cultivó una inquietud por contar historias.

“Tevez es un personaje que irradia luz. El mismo dice que tiene una luz propia, que fue una persona tocada por una varita”.

Adrián Caetano

Director de cine

“Escribía cuentos pero no era muy bueno. Leía comics e iba mucho al cine. Siempre fui de una imaginación medio rápida y si no la sacaba afuera explotaba. Por ejemplo, en la primeria, para la clase de biología hacía, con un compañero, una historieta que se llamaba Supercoxis. O les contaba cuentos a mis primos. Pero donde más flasheaba era en el cine. Por eso en cuanto se me dio la oportunidad agarré viaje”, explica.

Caetano es como un antropólogo que va conquistando territorios vírgenes a lo largo de sus trabajos. No parece adherir a la idea de sacrificio, más bien su militancia está en el esfuerzo. Es lo que vio de chico. Se crió en una familia que tuvo que hacer un exilio forzoso por la situación económica de su país y rearmarse otra vez.

Una escena de Pizza, birra, faso, la película de Caetano y Bruno Stagnaro que ya es un clásico./ Archivo.

“Yo nací con un país con una democracia muy próspera, hasta que empezó el tema de la lucha armada y llegó la dictadura. Viví en carne propia cómo el país se fue haciendo pelota. De chico íbamos a comer afuera, comprábamos ropa, hasta que empezamos a pasarla cada vez peor. Y veía también cómo algunos amigos se hacían mierda. No había tanta droga pero sí destrucción de otras maneras. Veías el empobrecimiento. No me es ajena la crisis. Vengo de una familia que pudo haber sido clase media hasta que la crisis se la llevó puesta.”

Mirá también

Antes de que los mates empiecen a lavarse, el hombre de barba encanecida deja de lado su seriedad y bromea, con voz serena y monocorde: “Bueno, con esto ya tenes un montón, eh”. Se levanta del sillón y se alista para las fotos. Primero, en el living de su lugar de trabajo –donde se lucen un afiche de la tira televisiva Disputas y otro de Independiente, equipo del que es hincha y cuyo escudo aparece en varias de sus películas– y después en un patio repleto de árboles.

Caetano agradece la nota y se muestra apurado. Tiene que irse al set de otra producción en la que está trabajando de forma conjunta con Netflix y Pol-ka. Amaga adelantar algo pero lo piensa y prefiere la intriga. “Primero tengo que hacer propaganda de la de Tevez”, dice y se despide.

​MF

clubwifiusa


Sources:
clarin-com

Related posts

Buscan más herramientas para salvar a los clubes de barrio – 31/12/2018

admin

¡Detengan los memes! Llegó el nuevo RAP del Conalep con más de 1 millón de reproducciones

admin

Iglesias del estado mexicano de Morelos también sufrieron graves daños por los recientes sismos

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.