Bolivia países

Laura Duschatzky: “En el contexto actual, es esencial que la escuela enseñe a conversar y a escuchar al otro” – 28/07/2019

Laura Duschatzky: "En el contexto actual, es esencial que la escuela enseñe a conversar y a escuchar al otro" - 28/07/2019



En tiempos de estímulos múltiples para grandes y chicos, de pantallas ubicuas y omnipresentes, se escucha mucho hablar sobre la necesidad que tienen los docentes de motivar a los alumnos en el aula. Como si les faltaran herramientas para competir contra plataformas y aplicaciones con contenidos más “interesantes” y probados a nivel internacional. Laura Duschatzky es experta en educación y, en los últimos años se especializó en “acompañamiento pedagógico” a docentes y directivos de escuelas, en forma presencial y virtual. Acaba de publicar el libro “¿Cómo disfrutar de mis clases?” (editorial Morata) en el que reflexiona sobre la motivación y otros asuntos cotidianos del aula. Lo hace a partir de un intercambio de cartas que mantuvo con dos docentes españolas. 

-¿En qué consiste el acompañamiento pedagógico?

– Empecé hace varios años como asesora pedagógica en las escuelas. Mi función es acompañar a los docentes. Trato de generar un espacio de encuentro con ellos y poder conversar para ver si puedo ayudarlos a sacar lo mejor que tienen para enseñar. Claramente es una tarea práctica, en el sentido que quiero que enseñen mejor. Pero estamos atravesados por múltiples cuestiones.

-¿Cómo cuáles?

– Enseñar es difícil y lo que se requiere es tener una relación diferente con la dificultad. Ahora hay cuestiones que no están garantizadas, y antes sí. En este momento, por ejemplo, estoy como asesora pedagógica en una escuela media. Cuando entramos del recreo al aula nada indica a los chicos que empezó la hora de clases. Antes era más claro esto, aunque no quiero decir que aprendían más o menos. Son este tipo de cosas las que trabajo con los docentes. También, sacar las calificaciones del estilo “los chicos son antipáticos, son difíciles, no les interesa, están conectados todo el tiempo con el celular”. No. La pregunta es ¿cómo hacemos para leer lo que nos pasa y ver qué hacemos con eso? Es verdad que los chicos están con el celular. Pero nosotros también. Tengo reuniones con profesores donde me cuesta decirles “apagá el celular”, o “no mires el celular mientras te hablo”. Entonces el gran desafío de la escuela y en esto ayudo es: cómo hacer para que el aula o el enseñar constituyan, aunque sea por un rato, “un plus”: que los alumnos sientan que si no estuvieron en el aula se perdieron algo importante.

-¿Y cómo se logra?

-Tenemos que producir escenas donde los chicos sientan un desafío, sientan que son considerados, que pueden. No subestimarlos y ofrecerles preguntas en las que juntos tengamos que pensar. Que impliquen para mí como docente también un desafío. La planificación es apenas un punto de partida porque no está el otro ahí cuando yo planifico y no sé lo que me va a pasar cuando ese alumno esté : no sé qué le va a pasar en ese momento en nuestro encuentro o desencuentro.

– ¿Cómo compiten contra contenidos “más interesantes” como los que ofrece la tecnología?

– No creo que el docente tenga que darle algo al chico para que lo tome. Hay que pensar en ese encuentro como algo nuevo que puede aparecer. No quiero decir con esto que vaya a pasar algo seguro, porque no puedo garantizar como docente que el chico aprenda. El aprendizaje es un movimiento de cada uno. No puedo obligarte a aprender, pero sí es mi responsabilidad como docente ofrecer situaciones donde el alumno pueda moverse para poder querer aprender.

-¿Puede un docente motivar a un alumno a que estudie?

– Hay que ver cómo se toma la palabra motivación. El docente no tiene que motivar al alumno antes para que quiera aprender, sino que tiene que motivarlo, in situ, en el momento de la enseñanza. La motivación es inminente en la situación de aprendizaje.

– ¿Cuáles son las claves?

– Lo más importante es que el docente se interese por lo que da, que se meta en el tema, que encuentre preguntas que valgan la pena, que se demoren en esa pregunta, es decir, que no tenga rápidamente una respuesta. Que le interesa el tema, y lo ofrezca de un modo interesante.

– ¿Cuál sería ese modo?

– Un modo donde prevalezca la narración, en el sentido del tipo de discurso que doy. Hasta Matemática se puede encarar como una narración. Lo importante es generar la conversación. Conversar en el sentido de que un “querer hablar después”. Para mí el tema de la conversación y el silencio son esenciales. Es esencial que la escuela hoy enseñe a conversar y a escuchar al otro. Qué bien le haría a esta sociedad, en la que tan poco se conversa, que aprendamos a conversar. Conversar significa que lo que está en juego entre vos y yo son ideas, son pensamientos, no son juicios, no sos tu persona, ni la mía. Tener la tranquilidad que vos no me vas a lastimar por lo que yo piense. Por supuesto hay límites.

– ¿A cuánto estamos de esto?

– Muchas veces les ofrecemos a los chicos cosas muy escolarizadas, perdón la palabra. Por ejemplo, damos un texto y la guía para leerlo. Pero el chico debe encontrase con el texto a su modo, debe hacerse sus preguntas. ¿Por qué tengo que guiar su propia lectura? Son pequeñas cosas como estas. Otras veces escribimos en el pizarrón una consigna ¿y qué hacemos después? Se las leemos. ¿Por qué? Si ya la escribimos. Son detalles pero hacen a construir un lugar donde el alumno se sienta que está ahí: si escribí un texto en el pizarrón le doy importancia a la escritura. En cambio, si leo encima no le doy importancia. Y además, lo que es peor aún, creo que al chico hay que explicarle todo.

Señas particulares

Laura Duschatzky es magister en Educación por la Universidad Nacional de Entre Ríos y también licenciada y profesora en Ciencias de la Educación por la Universidad de Buenos Aires. Se especializó en acompañamiento pedagógico a docentes y directivos y tiene una amplia experiencia internacional.

Coordinó talleres en la Universidad de Barcelona, Málaga y Valencia; también en Puebla, México, y en Río de Janeiro, Brasil.

}Además, es miembro del equipo pedagógico de la Diplomatura “Pedagogías de las Diferencias” en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO.

clubwifiusa


Sources:
clarin-com

Related posts

Futbolistas exigen solución | elPeriódico de Guatemala

admin

Una opción profesional para revisar el auto antes del verano – 28/12/2018

admin

Paraguaya arbitrará el X Brasileño de rugby en silla de ruedas – Deportes

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.