Ciencia

Olivia Wilde, de icono erótico televisivo a feminista y cineasta revelación del año | Gente y Famosos

Olivia Wilde, de icono erótico televisivo a feminista y cineasta revelación del año | Gente y Famosos



No hay mejor evidencia de un debut triunfal en el mundo del cine que el hecho de que hasta seis estudios pujen por hacerse con tu siguiente proyecto. Pero lo único que parece haber conseguido impresionar a Olivia Wilde (Nueva York, 1984) en lo relativo a su estreno como realizadora cinematográfica es precisamente eso, el debut. “Es increíble que tenga 35 años y este sea el primer trabajo que no depende de mi aspecto físico”, reflexionaba la intérprete en una entrevista con The New York Times. Convertida en una estrella de la televisión internacional con su papel de Trece en la serie House y con una treintena de películas a sus espaldas, Wilde se pone ahora detrás de la cámara en la comedia adolescente Súper empollonas (Booksmart) que llega a las salas este 26 de junio con el favor de la crítica y galones de clásico generacional.

Wilde, que eligió el apellido en homenaje al escritor irlandés ­–el real es Cockburn–, tenía solo 24 años cuando se puso la bata de médico por primera vez. Su atractivo físico jugó una parte importante a la hora de hacerse con papeles, en un puñado de películas o en la serie adolescente The O.C., por lo general, sobrados de carga sexual. También la exhibía la internista Remy Hadley, conocida por el doctor House y millones de espectadores como Trece. Su incorporación en la cuarta temporada de la ficción médica la convirtió en toda una estrella internacional y afianzó su posición de icono erótico. Calificada en 2009 como la mujer viva más sexy por la revista Maxim, tuvo la oportunidad de protagonizar filmes de gran presupuesto como Tron: Legacy y Cowboys & Aliens, pero confiesa que Hollywood le hizo sentir “explotada”. “Llegue a insensibilizarme ante el hecho de que cada reunión a la que acudía –con hombres y con mujeres– fuera a ser juzgada según mi apariencia. Con esto lidian todos los actores y es agotador”.

Quizá fueran aquellos años de objetificación que ahora denuncia los culpables de su compromiso activista. Es una de las caras visibles de la organización Time’s Up y ejerció como oradora en la Marcha de las mujeres celebrada en Los Ángeles en enero de 2018 para reclamar la igualdad de derechos y censurar las políticas machistas de Donald Trump. “Esta es una lucha ganable, pero necesitamos que todos trabajemos juntos para que ocurra”, sostuvo. También fue parte activa de las campañas electorales de Barack Obama y Hillary Clinton. El compromiso le viene de familia. Wilde es la segunda hija de dos reputados periodistas. Su padre es el editor de la revista Harper’s y su madre, una reportera de guerra que llegó a presentarse el pasado año, sin fortuna, como la candidata demócrata para la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

2011 fue un año clave en su vida. Se divorció del que había sido su marido desde los 18 años, el cineasta y aristócrata Tao Ruspoli, segundo hijo de un príncipe de la región italiana de Lacio. A la ruptura sumó su marcha de House, en pleno auge de su popularidad, y apostó por producciones con aspiración a estatuilla como Her (Spike Jonze) o Rush (Ron Howard). En ese mismo año, en una fiesta del programa de sketches Saturday Night Live, también conocería a uno de los miembros de su reparto, Jason Sudeikis, su pareja actual y padre de sus dos hijos: Otis, de cinco años, y Daisy, de dos.

Suideikis también ha formado parte del elenco dirigido por Wilde en Súper empollonas, su ópera prima y uno de los grandes hallazgos del curso cinematográfico según la crítica. La comedia adolescente narra las desventuras de dos brillantes estudiantes de instituto, interpretadas por Beanie Felstein (Lady Bird) y Kaitlyn Dever (Beautiful Boy), en la noche previa a su graduación. El filme pretende erigirse como una celebración de la sororidad femenina y convertirse en heredera de obras generacionales como El club de los cinco o Clueless (Fuera de onda). La actriz segura haber preparado a conciencia y durante los últimos diez su salto a la dirección, realizando cortometrajes y videoclips de grupos de la repercusión Red Hot Chili Peppers (Dark Necessities).

La neoyorquina se une así a la lista cada vez más nutrida de intérpretes femeninas que han decidido situarse tras la cámara en una era de cambios estructurales en la meca del cine, como Angelina Jolie, Greta Gerwig, Elizabeth Banks o Brie Larson. Aunque Universal ya se ha hecho con los derechos de la que será su segunda película como realizadora, Wilde sostiene que continuará actuando para tener la oportunidad de aprender de los mejores. Por ejemplo, de Clint Eastwood, que actualmente la dirige en el filme The Ballad of Richard Jewell, basado en el atentado ocurrido durante los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

 

 

clubwifiusa


Source: elpais.com

Related posts

La violación por turnos de la ‘manada de Manresa’ | Sociedad

admin

40 mujeres sobreviven al maratón más duro de la historia | Deportes

admin

El precio de la vivienda subió un 6,7% en 2018, la mayor alza desde 2007 | Economía

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.