fbpx
Bolivia países

Javier Conte, el abanderado argentino en Lima 2019: “Será junto al podio olímpico el momento más emocionante de mi carrera” – 26/07/2019

Javier Conte, el abanderado argentino en Lima 2019: "Será junto al podio olímpico el momento más emocionante de mi carrera" - 26/07/2019



Javier Conte no titubea cuando habla. Tiene ideas firmes y se mueve consecuentemente a ellas. Vive en Lima unos Juegos Panamericanos distintos. Por varios motivos. Aquí lo acompañan por primera vez sus hijos -la mayor de 13 y los mellizos de 11-, aquellos que eligieron el hockey y el fútbol pero no la vela como primer deporte, y su mujer. Aquí está, también, a punto de vivir “un momento muy relevante” de su carrera deportiva, cuando encabece la delegación y haga flamear la bandera argentina en el desfile inaugural de este viernes en el Estadio Nacional.

“Que me eligieran como abanderado lo viví con tranquilidad y orgullo. Fue una sorpresa para mí y lo vivo como un reconocimiento a una larga carrera deportiva. No imagino cómo será porque soy de vivir el momento. Supongo que va a ser uno de los momentos más emocionantes de mi carrera deportiva, junto a haber subido a un podio olímpico, panamericano y mundial. Ese momento del desfile va a ser un momento muy relevante en mi experiencia deportiva”, afirma el campeón panamericano en la clase Lightning hace cuatro años en diálogo con Clarín.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Hace casi 20 años, cuando tenía 25, se colgó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 junto a Juan De La Fuente en la Clase 470. “En ese momento ni lo pensaba”, recuerda ahora con 43. “Pero trabajo día a día a largo y a corto plazo. Ese era un objetivo, y siempre realizo todos los esfuerzos tratando de lograr los objetivos. Con esa forma de pensar no hago futurología a 20 años. Pero trabajo día a día pensando en mis sueños, que hoy son Lima”, agrega.

-¿Esos Juegos Olímpicos cambiaron al yachting nacional?

-Desde Sídney 2000 que la vela no es un deporte de fin de semana, es competitivo como cualquier otro. Ahora, Argentina es una potencia a nivel mundial en la vela, de los cinco países referentes del mundo. Y es algo que atribuyo a que hay muy buena gente que navega hace varios años, te diría que unos 20, desde aquel Juego Olímpico.

Javier Conte y Juan De la Fuente celebran con la medalla de bronce ganada en la Clase 470 de los Juegos de Sidney. (Foto: AP)

-¿Y de aquel chico de 25 a este padre de 43 qué cambió?

-Capaz lo vivo con más tranquilidad y experiencia porque uno trae una mochila de casi 20 años de ese podio olímpico y de estar en este nivel hace 30 o 35 años. Lo vivo más con los pies sobre la tierra que a los veintipico, cuando es fácil dispersarse. Ahora lo vivo con mucha más concentración porque hay menos balas en el cartucho también. Y con más confianza y la tranquilidad de haber vivido torneos similares. Cada torneo hay que competirlo, obviamente, pero esto que rodea a un juego, como la prensa, lo vivís de otra manera. Con semblante. Sin embargo, nunca pensé en un retiro. Tal vez al ser un deporte más longevo que otros es que nunca me lo planteé.

Mirá también

-Sin embargo, entre Beijing 2008 y Toronto 2015 hubo una pausa…

-Hubo una primera etapa en las que corrí en las clases olímpicas hasta 2008, cuando abandoné los barcos chicos. Pero siempre profesionalmente seguí corriendo en barcos grandes, en Europa. Quería tomarme un tiempo. Antes de Beijing ya había decidido dejar esas categorías por un tiempo para estar más con mi mujer y mis hijos. Pero después de Toronto como que me pegó de vuelta, con hijos más grandes, y arranqué de vuelta en los barcos chicos. Capaz la gente o el periodismo lo ve como dos etapas porque los barcos tienen más difusión pero nunca dejé de navegar ni de obtener títulos.

Mirá también

Su hija más grande nació en 2005, cinco después de aquella medalla olímpica. Y tanto ella como los mellizos están aquí, en un hotel de Miraflores, para acompañar a papá por primera vez en una competencia. “Quiero que ellos vivan también el deporte amateur y la experiencia de un Juego. Y estoy feliz de compartirlo con mi mujer y con ellos porque se acostumbraron a que el padre viaje mucho por su trabajo. ¿Si ya navegan? No. Les di libertad. Nunca los llevé a navegar. En la familia se respira deporte pero ellos eligieron sus deportes, los que más les gustan en esta etapa de su vida. Si quieren navegar, los llevaré con gusto”, explica.

Javier Conte, el abanderado de la delegación argentina, en el barrio de Miraflores, uno de los coquetos de Lima. Foto: Maxi Failla / Enviado especial

Conte llega a Perú después de haberse consagrado bicampeón mundial en el Mar Báltico y con pergaminos suficientes para revalidar el oro, esta vez junto a María Paula Salerno e Ignacio Giamonna. “Llegamos muy bien a los Juegos Panamericanos. Nos planteamos después de Toronto una planificación ambiciosa y lo pudimos cumplir. Los objetivos de este año eran el Europeo, el Mundial y los Panamericanos, tanto el Europeo como el Mundial lo pudimos ganar y llegamos bien a los Juegos. Sabemos que va a ser un campeonato difícil, porque los que quedaron segundos y terceros del Mundial compiten también”, avisa. Sin embargo, Lima es su sueño y a los sueños no se renuncia nunca.

Mirá también

La experiencia del otro lado del mostrador

Javier Conte se bajó del barco para intentar, con su experiencia deportiva, sumar desde el lado dirigencial. En el último año del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, asumió como subsecretario de Deporte.

-¿Cómo te sentiste en ese rol?

-La realidad es que fue un honor y una experiencia muy enriquecedora como persona y para ayudar al deporte desde otro lugar. Me tocó ser atleta, miembro del directorio del Enard, de la fundación del ente y subsecretario de alto rendimiento. Siempre que pueda sumar para que el deporte sea mejor, mas grande y con más posibilidades estaré dispuesto y disponible a hacerlo.

Mirá también

-¿Estando de ese lado qué encontraste?

-Cuando uno es más joven, el deportista tiende a veces a enojarse con su propia dirigencia de la federación y con los políticos de turno. Pero es difícil cambiar las realidades estando ahí. Estando del otro lado del mostrador, muchas veces no son tan inmediatos esos cambios como lo requiere el deporte o la persona.

-¿Y cómo se logran? Porque a veces el deportista tiene miedo de plantear públicamente los problemas que afronta.

-El mundo deportivo tiene que luchar por sus derechos de una forma conjunta. De todos los sectores. No solo los deportistas porque a veces son rehenes del propio sistema, no salen a hablar por represalias o esas cosas. Desde la dirigencia, los deportistas y los políticos tienen que luchar por un mismo interés: que el deporte sea más grande y mejor con más posibilidad y accesible para todas las personas. Hace falta un gran consenso en el mundo del deporte para ir hacia un rumbo y mejorar las cosas.

Javier Conte, el abanderado de la delegación argentina, en el barrio de Miraflores, uno de los coquetos de Lima. Foto: Maxi Failla / Enviado especial

-¿Cuál es tu opinión sobre la degradación de la Secretaría de Deportes a Agencia de Deporte Nacional?

-Son políticas de Estado. En el pasado el deporte logró tener muchos logros con impulso y apoyo. Cada presidente o gobierno electo entra con su forma de ver el Estado. Ahora el deporte no ocupa un lugar preponderante. La realidad es que uno lucha por el lugar hasta donde puede, pero la decisión de hacer el deporte más o menos importante es política y está ajena a lo que puedan hacer los deportistas. El deporte es igualador, una herramienta de inclusión social. Los clubes de barrio, por ejemplo, cumplen una función histórica en la Argentina, que es la de contención social y familiar. Y creo que todas las cosas que están pasando no favorecen.

Mirá también

-Decís que en la decisión política está la cuestión, ¿eso en qué se reflejó en el pasado?

-En la época de Cristina y Néstor la hubo: creación del Enard, obras de infraestuctura deportiva como nunca, puesta en valor del CeNARD y la creación de la Escuela Media del CeNARD en 2005, organización de Juegos Odesur 2006, Juegos Juveniles Parapanamericanos de 2013, Juegos Mundiales de Trasplantados en 2015 y los Juegos Evita que cada año núclea en las finales a más de 17000 chicos y que en muchos deportes es el torneo nacional son algunos ejemplos. Se había ganado mucho en la ultima década. Y siento que a veces hay retrocesos.

Lima, Perú. Enviada especial.



Sources:
clarin-com

Related posts

Juan Guaidó ignora las amenazas del régimen y promete mayores presiones contra Maduro (Video)

admin

Suecia-Inglaterra (0-0): minuto a minuto

admin

Banque mondiale: Les transferts de fonds vers la région Afrique subsaharienne ont atteint 38 milliards de dollars en 2017

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.