Cuba países

Mi industria primero › Cuba › Granma

La industria nacional avanza en la sustitución de importaciones por concepto de fabricación de envases y embalajes. Foto: vicente Brito


Los objetivos y resultados del trabajo desempeñado por el Ministerio de Industrias (Mindus) en las áreas de preparación de cuadros, políticas y funciones rectoras, producción, e inversiones y control, fueron presentados y debatidos en sesión Plenaria del Parlamento cubano.

Alfredo López Valdés, ministro del ramo, tuvo a su cargo la presentación de la información, en la cual, como se ha insistido en estos días de análisis en comisiones, se destacó la importancia de este sector para la economía del país, por lo que representa en el propósito de lograr sustituir importaciones con producciones nacionales, que no solo contribuyan al desarrollo de otras ramas –agricultura, azúcar, alimentaria y turismo, entre otros–, sino que también satisfagan las demandas del mercado interno. De ahí que la dirección del país dedique millonarios recursos a su avance y esfuerzos sostenidos para ello.

Una de las políticas en las cuales ha estado trabajando este organismo, señaló el Ministro, es en la relacionada con la recuperación de materias primas, cuya implementación se encuentra al 83 % de cumplimiento, y queda en proceso la acción referida a la actualización de la Ley de Reciclaje y su Reglamento, cuya presentación se reprogramó para 2020.

Este es un paso importante, pues, como dijera López Valdés, existe una escasa cultura del reciclaje en la población, que se refleja en el bajo índice de reciclaje de desechos (recuperación/generación total, incluyendo los residuos sólidos urbanos), que hoy alcanza el 15 %.

No obstante, resulta alentador que la industria cubana ya inició la fabricación de nuevos productos a partir de materiales recuperados (derivados del plástico fundamentalmente, para el uso eficiente y racional del agua y productos para la construcción); introdujo la clasificación de placas electrónicas, lo cual permite elevar los ingresos por exportaciones; y logró duplicar la recuperación realizada en 2012, tras el completamiento paulatino del equipamiento especializado para el reciclaje en polos turísticos.

De la misma forma, el Ministerio continúa con la tarea Hierro Viejo, cuya primera etapa (octubre de 2017) compulsó la baja técnica de muchos equipos en desuso, de los cuales se recuperaron más de 19 000 toneladas de acero; mientras que en la segunda etapa, al cierre del primer trimestre del actual año, se sumaron otras 2 000 toneladas, provenientes de la Unión de Ferrocarriles de Cuba y cinco organizaciones superiores de dirección empresarial atendidas por el Ministerio de la Agricultura.

Por otra parte, el reordenamiento y uso eficiente de máquinas y equipos en función de la economía nacional arrojó como resultado que, de 16 342 equipos paralizados, identificados en el inventario inicial, solo se han reordenado 6 375, para un 39 %.

Otro aspecto vital, la actualización del inventario nacional de máquinas herramienta y equipos, por cuanto permite identificar con qué cuenta el sector, aún no se ha concluido y se prevé su concreción para este año.

No obstante, resulta alentador que se elevó la cantidad y calidad de los mantenimientos y reparaciones de máquinas herramienta y equipos, lo cual al cierre del primer trimestre mostraba un balance de 1 323 reparaciones generales y medias, para un 27 % del plan anual.

La producción y recuperación de piezas de repuesto fue otro elemento destacado en la presentación del Ministro y, aunque ha mantenido un crecimiento sostenido en los últimos años, se reconoce que sigue sin satisfacer la demanda nacional, cubierta al 67 % en este minuto.

Al cierre del primer trimestre se logró la obtención de piezas de repuesto por valor de 124 820 000 pesos, para un 23 % de lo previsto en este calendario, siendo Azcuba, el Grupo Empresarial de la Industria Sideromecánica (Gesime) y la Unión de Industrias Militares las instancias con mejores resultados en esta actividad.

Fomentar y desarrollar las industrias productoras de envases y embalajes es otra de las políticas que el Mindus ha seguido con detenimiento, por ser una de las que tienen mayor impacto en otros sectores, como la industria alimentaria y la agricultura.

El Ministro explicó que las importaciones por este concepto decrecen en un 13 % en relación con 2012 y se logró también la reutilización del 58 % de la circulación de envases de vidrio (127 millones), ocho millones más que en 2017.

La puesta en marcha de la línea de envases de cartón ondulado en Compacto Caribe S.A. es otro de los resultados alcanzados en esta área, que garantiza para 2019 la sustitución de importaciones de 5 600 000 cajas, lo que representa un ahorro estimado de más de tres millones de dólares.

En cuanto a las inversiones, Alfredo López informó que se da seguimiento a más de 50 proyectos seleccionados en las diferentes etapas del proceso inversionista, con un monto de ejecución de unos 43 361 900 pesos. Igualmente se controlan 25 negocios con Inversión Extranjera, de ellos seis en la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel.

Elaborar la propuesta de política para la transformación y desarrollo de la industria; organizar y controlar la implementación de las funciones rectoras del organismo (automática, ascensores, diseño industrial y recape, entre otros); así como controlar que se cumplan los indicadores seleccionados en el sistema empresarial atendido por el Mindus, figuran asimismo entre los objetivos de trabajo del organismo.
 

EL PARLAMENTO OPINA

La diputada Ana Teresa Igarza, directora general de la ZED Mariel, se refirió en su intervención en el plenario a la responsabilidad que representa atraer inversión industrial hacia la zona especial, así como el empeño que se dedica a que estas inversiones se establezcan y empiecen a producir.

En ese orden aludió a los más de 279 millones de inversión captada en la actividad de la industria, desplegada en 12 empresas, de las cuales, seis cuentan con capital totalmente extranjero. Resaltó las capacidades de estos proyectos de cara a la exportación de productos y en la sustitución de importaciones, al tiempo que exhortó a otorgarles un valor de uso paulatino a las instalaciones conforme se vayan construyendo, en pos de sumarlas a la producción.

El ministro de Economía y Planificación, diputado Alejandro Gil Fernández, insistió en que la industria debe seguir estrechando vínculos con el sector del turismo, con los exportadores y con la ZED del Mariel.

«Nuestra industria debe participar cada vez más de los sectores que son noticia en la economía nacional, para que esté en mejor capacidad de ofrecer bienes y servicios que nos permitan disminuir el componente importado con que contamos hoy», afirmó.

El titular del MEP explicó que este funcionamiento debe engarzar con la estrategia económica planteada por el país, y destacó la importancia del proceso de elaboración del plan para 2020.

Motivado por una intervención del presidente del Parlamento, Esteban Lazo Hernández, los diputados abordaron también la confección de los uniformes deportivos para los atletas cubanos de cara a los venideros Juegos Panamericanos. En este sentido, Osvaldo Vento Montiller, titular del Inder, aclaró que del vestuario de la delegación que asistirá a Lima 2019 se hará cargo un grupo de firmas y marcas deportivas previstas, mientras que la industria cubana complementará la producción. Además, catalogó como buenos los resultados productivos en la confección nacional de balones y guantes de béisbol, entre otros implementos deportivos.

Pero este no es el único sector que recibe incidencia directa de lo que pasa en la industria cubana. La diputada Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, se refirió a la confección de los uniformes escolares y de las libretas para el curso 2019-2020, y destacó el carácter prioritario que se les concederá a los estudiantes de nuevo ingreso. Además, subrayó que, para cubrir las necesidades de este periodo lectivo, el Ministerio de Educación trabajó en conjunto con los ministerios del Comercio Interior y de Industrias, lo cual ha permitido un adecuado ordenamiento, a pesar de las tensiones que han experimentado este año.

En este sentido, el diputado Arturo Rodríguez comentó el compromiso de los colectivos laborales, los cuales, sobre la base de un sistema de trabajo bien montado en los talleres encargados de la confección de las prendas escolares, han emprendido la tarea con responsabilidad y sacrificio.

Sobre la «importancia de luchar contra la obsolescencia del pensamiento más que contra la obsolescencia tecnológica» reflexionó la diputada Yailin Orta Rivera, e instó a «ser más desarrolladores y menos copiadores» en materia de producción industrial. Llamó, además, a ponderar la belleza y el buen gusto desde los procesos industriales cubanos, y le confirió a este desafío una dimensión cultural.

«Es necesario ponderar la cultura del detalle contra la chapucería, donde el ahorro necesario se imponga, pero sin considerar que el diseño puede generar un costo, cuando justamente es una inversión en función del pensamiento y de la creación. Debemos seguir defendiendo la calidad sobre la funcionalidad. Debemos pensar en el confort y evaluar las necesidades reales ante el mercadeo barato», concluyó.

clubwifiusa


Sources: cubadebate.cu

Related posts

Las multas de tránsito suben por el incremento del salario básico en Ecuador

admin

Macri se reúne con la mesa chica y sigue la ronda con gobernadores

admin

De desplazada por la violencia a empresaria textil

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.