Rodexo
Ciencia

Vox: Amos del juego | Opinión

Vox: Amos del juego | Opinión



Los pactos alcanzados por el Partido Popular y Ciudadanos para constituir los Ayuntamientos surgidos el pasado 26 de mayo tendrán un efecto duradero sobre la gestión de los municipios y, en la medida en que son determinantes para los acuerdos que se cierren en otros ámbitos de poder, sobre la totalidad del sistema institucional. Ambos partidos tenían en su mano la posibilidad de contribuir a la configuración de un espacio político mayoritario que conjurase la crispación durante los próximos cuatro años. Bastaba con que hubieran hecho lo mismo que sus partidos afines en la Unión Europea: tejer alianzas que neutralizaran las posibilidades de chantaje sobre el sistema que viene ejerciendo la ultraderecha. En lugar de ello, han preferido desempeñar el papel de anomalía comunitaria, una vez que la experiencia austriaca de un Gobierno de la derecha y la ultraderecha concluyera recientemente en fracaso.

El objetivo del Partido Popular recurriendo a Vox para completar mayorías no es otro que dulcificar el severo castigo electoral que ha recibido en las urnas, compensando la pérdida de apoyo con el vistoso trofeo de algunas grandes ciudades. En el caso de Ciudadanos, por el contrario, la estrategia resulta indescifrable, aun en el supuesto de que lo que pretende sea hacerse con el liderazgo de la derecha. Aliándose con los populares en aquellos municipios en los que además necesitan de los votos de Vox, Ciudadanos no solo no obtiene más poder del que habría logrado con un pacto alternativo, sino que se lo entrega al partido que quiere debilitar y paga por añadidura el coste de aparecer vinculado a la ultraderecha. Falta por ver si sus electores se muestran o no condescendientes con el intento de disimular este último extremo recurriendo al truculento contrasentido de que el aliado imprescindible de su aliado no es su aliado, sino una sombra inexistente.

Incluir a la ultraderecha en las mayorías de Gobierno conlleva los riesgos manifestados durante la tramitación de los Presupuestos andaluces. El Partido Popular pactó con Vox un programa en el que se sustituían por eufemismos sus reclamaciones inconstitucionales, y Ciudadanos consintió recurriendo a la fórmula farisaica que ahora ha generalizado. Vox solo ha necesitado amagar para obtener de sus aliados las contrapartidas que ha estimado oportunas. Constituidos las Ayuntamientos, las posibilidades de este género de chantaje se multiplican, dejando en evidencia el tenebroso callejón hacia el que el Partido Popular y Ciudadanos han empujado la política española: ellos la radicalizaron verbalmente, pero le han entregado a Vox la llave para traducir la radicalidad en hechos.

El derrotero adoptado por los pactos municipales coloca al candidato socialista, Pedro Sánchez, ante la tesitura de contar con los independentistas en el momento de su investidura o repetir las elecciones. Es de esperar que el Partido Popular y Ciudadanos no tengan la osadía de reclamar como éxito propio lo que, en realidad, es la descorazonadora derrota que su estrategia ha infligido a todos: entendiéndose ellos con la ultraderecha obligan al partido socialista a entenderse con los independentistas, de modo que, en lugar de reforzar el sistema democrático frente a los extremos, se les hace gratuitamente entrega de los mecanismos para chantajearlo. Aceptándolos como árbitros del juego institucional se les facilita lo que están persiguiendo: convertirse en sus amos.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.



Source: elpais.com

Related posts

Una masa de aire polar tumba las temperaturas hasta 15 grados por debajo de lo normal | España

admin

El Barcelona, primer equipo español en alcanzar la final de la Champions femenina | Deportes

admin

Rafael Moreno Valle Martha Erika Alonso: Mueren la gobernadora y el exgobernador de Puebla en un accidente aéreo en México | Internacional

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.