Rodexo
Cultura

Liu Bolin, la paradoja del camaleón

Liu Bolin, la paradoja del camaleón


Liu Bolin (Sandong, 1973) se hace invisible para dar visibilidad a los males que nos aquejan. Se mimetiza con el entorno en una «protesta silenciosa» para denunciar abusos políticos y de poder, el consumismo salvaje, la degradación medioambiental o el drama de la inmigración. El artista chino ha forjado su camaleónica y paradójica leyenda haciendo de la invisibilidad una muy visible arma de denuncia mediante trampantojos fotográficos que mezclan la performance y el camuflaje con la crítica social y política.

«Como los camaleones, los gecónidos o los escarabajos, que han aprendido en su lucha por la vida a relacionarse con su entorno y sus enemigos, muchas veces la clave para sobrevivir es esconderse», escribe Liu en su defensa del camuflaje como estrategia. Lamenta que en los últimos tres milenios de civilización «los humanos se desarrollen destruyendo su entono y explotando a los demás». «El precio de esta brillante civilización es que los humanos se olvidan de que aún son animales y de su propio instinto para protegerse», asegura. «Mientras la humanidad disfruta de su desarrollo, cava su tumba con su propia codicia», asegura Liu. Cree, con todo, que «no basta con esconderse para estar a salvo» y que «estamos matándonos con nuestras propias manos».

El ‘hombre invisible’ reúne 70 trampantojos que mezclan performance, camuflaje y crítica sociopolítica en su primera muestra en España

Como los niños buscan a Wally, hay que buscar a Liu fundido con el Coliseo de Roma o la Gran Muralla. Ante un basurero, una patera, una estantería, los expositores de un supermercado, una bandera o una playa plagada de emigrantes. Ocultarse es su paradójica manera de mostrar cómo de mal anda el mundo y denunciar que «la humanidad está en peligro». «Más que decir que desaparezco en el entorno, lo correcto es decir el entorno me ha devorado y que puedo elegir ser activo o pasivo», plantea.

Liu presenta por primera vez en España sus inquietantes imágenes en ‘The Invisible Man’, la muestra que el Palacio de Gaviria de Madrid acoge hasta el 15 de septiembre. Beatrice Benedetti, su comisaria, ha seleccionado 70 fotos y vídeos de toda la trayectoria de Bolin, que combina la performace, el ‘body painting’ y la foto «para mimetizarse en diversos entornos y lanzar al mundo un mensaje de protesta y denuncia».

‘Unity to Promotion Education’ / Liu Bolin

La protesta está en el origen de su carrera. En 2005 las autoridades chinas destruyeron su estudio en Pekín y sus primeras obras, cargadas de críticas al gobierno. Liu decidió transformar sus imágenes en un «testimonio sin palabras para denunciar la arbitrariedad» y «retratarse a sí mismo de forma silenciosa». «Se mimetiza con un entorno frente al cual pretende ser neutral, tener una mirada neutral y volverse parte de ese fondo», insiste la comisaria al presentar la serie ‘Escondido en la ciudad’. «Su mimetismo es, como en los camaleones, una declaración de identidad», asegura Benedetti, que divide la muestra en siete secciones.

En la Gran Muralla

En China realizó series como ‘Civil y policía’, que critican la censura fundiéndose con la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida y otro iconos del gigantesco país. «Muestra un edificio histórico a punto de ser demolido y coloca a un grupo de personas camufladas con el paisaje con un anagrama que significa destrucción», destaca la comisaria.

Se camufla luego en Italia para honrar la rica memoria cultural y artística del país fundiéndose con el paisaje de Pompeya, el Palacio de Lombardía o la Scala de Milán «para contar que la historia preservada no se destruye sino que se conserva». Hace lo propio en ‘Escondido en el resto del mundo’, fundiéndose con decenas de banderas, con enclaves como la ‘Zona cero’ en Nueva York, los trabajadores explotados en la India, y espacios comerciales como quioscos, supermercados y tiendas de teléfonos móviles.

‘Scaloned Onore Reggia di Casserta’ / Liu Bolin

Critica Liu el consumo pero, en otra paradoja, no duda en incluir sus colaboraciones con relevantes figuras del mundo de la moda y de la fotografía, como Annie Leibovitz, Alber Elbaz, Jean-Paul Gaultier, el grafitero francés JR o la firma Valentino. Incluso creó una pieza para la campaña de conservación del medio ambiente de la marca de ropa Moncler, en la que Bolin ‘desaparece’ retratado por Leibovitz sobre un iceberg.

En la serie ‘Liu Bolin x Charlie’ se mimetiza con 200 ejemplares de Charlie Hebdo tras el salvaje atentado terrorista contra la revista satírica francesa. La serie ‘Migrantes’ con obras como ‘Memory Day’, ‘The Hope’ o ‘Europa azul’ da visibilidad a los inmigrantes de África y Medio Oriente que llegan a las cosas italianas.

‘Suojia Village’ / Liu Bolin

Cada imagen de Liu exige un arduo trabajo de un equipo complejo. «Estar inmóvil mimetizándose con un fondo requiere un gran esfuerzo con el que el artista quiere transmitir un mensaje de sufrimiento y disciplina», apunta la comisaria. Bolin utiliza una vestimenta especifica, «entre lo civil y militar» que también está en la muestra y una cámara ‘Phase One’. Escoge escenarios «con significado», y tras inspeccionar y definir qué quiere retratar solicita permisos especiales que, en el caso del Coliseo romano, requirieron hasta cinco años de trámites.

Datos útiles

Qué:
Liu Bolin. The Invisible Man
Dónde:
Palacio de Gaviria. Calle Arenal, 9. Madrid. www.palaciodegaviriamadrid.com
Cuándo:
Hasta el 15 de septiembre de 2019
Cuánto:
Entrada general 12 euros. Reducida 10.



Sources:
elcorreo.com

Related posts

Christina Rosenvinge presenta ‘Debut. Cuadernos y canciones’: «Las letras de reggaeton se estudiarán en las universidades»

admin

Nombres para las mil caras de Bob Dylan

admin

Snoopy salta del cómic al escenario

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.