Paraguay

Trabajar de día y estudiar de noche, sacrificios necesarios para salir adelante – Periodismo Joven

ABC Color


Entre el miedo a los motochorros, las pocas horas de sueño y el cansancio, muchos jóvenes se forman para salir adelante. Estudiar en el horario nocturno constituye un gran sacrificio para quienes no tienen otra alternativa y, además, deben ser valientes.

Llegan las últimas horas del día y vos no vas a ir a tu casita para descansar, sino que ahí recién empieza tu desafío: ir a la universidad en horario nocturno. Ya la canción, algo modificada, de la Chuchi dice “tomás el bus, te vas al laburo y por la noche a reforzar tu estudio. Te formás de noche, trabajás de día, por algún título que no es churro pero vale la pena”.

Sí, esta es la historia de muchos jóvenes paraguayos, quienes desean seguir una carrera y luchan hasta contra la naturaleza, abriendo los libros de noche y mojando la camiseta de día. Por otra parte, realizar las actividades académicas, cuando el sol ya no está y la luna es la que guía, no es para chicos que portan excusas y pereza dentro de sus mochilas.

Asimismo, la travesía que viven los estudiantes día a día es muy aventurera y estresante a la vez, pues uno nunca sabe con qué situación se va a encontrar. El peligro de que el bus no venga, un delincuente te asalte o hasta vos te quedes dormido representa el temor constante de un joven del turno noche. ¿Tantas cosas se deben vivir y sufrir para llegar hasta la meta?

Todas las estaciones: cuando hace frío, llueve, hay tormenta, el calor nos agobia o por poco no cae nieve, los estudiantes de igual manera deben soportar todo hasta las 21:00 a 22:00 h. Igualmente, el sueño y el cansancio forman la pareja más difícil a la que los chicos deben enfrentar, ya que, a veces, observamos el powerpoint del profe de lengua entre bostezos y escuchamos al maestro de historia, mientras nos recostamos sobre el pupitre, que parece decirnos “estoy acá, no te va a hacer mal dormir cinco minutitos; nadie se va a dar cuenta”.

Ante tantas circunstancias negativas como los asaltos, quienes se capacitan en el turno noche deben tomar medidas de precaución. No usar el celular en la calle, esperar con alguien más el micro, tratar de no sentarse hacia el fondo del bus y manejar los horarios de los colectivos comprenden la lista de los pequeños tips a poner en práctica.

Quizás, para los jóvenes, que buscan llenarse de nuevos conocimientos, a pesar de las trabas, horarios pesados y trabajos desgastantes, solo la valentía y la motivación suficiente pueden ser las alarmas que despierten a la hora de enfrentar al estrés o a las ganas de bajar los brazos. Por eso, recordá que hoy las estrellas brillan mientras vos estudiás y mañana, tal vez, seas vos el que ilumines tu entorno, gracias al fruto de todos tus sacrificios.

Finalmente, seguro dormís solo seis horas al día porque andás del trabajo a la facu y de ahí a la cama para repetir esta misma secuencia todo los días, pero ¡seguí adelante, amigo universitario; el esfuerzo suele tardar en dar recompensas, sin embargo, estas siempre llegan!

Por Andrea Parra (19 años)

clubwifiusa


Sources: abc.com.py

Related posts

EE.UU.: Trump, en “una gran reunión en la CIA”

admin

El Paseo de los Yuyos se alista con 500 jarras para el Día del Tereré

admin

“La corrupción es una triste situación que vive nuestro país”

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.