fbpx
Bolivia países

Independencia complicada: mudarse solo en Capital cuesta cerca de 100 mil pesos – 30/05/2019

Independencia complicada: mudarse solo en Capital cuesta cerca de 100 mil pesos - 30/05/2019



Hace años se discute en todo el mundo el fenómeno del “nido lleno”: es decir, hijos adultos que permanecen en la casa de sus padres. Están los que nunca se fueron y los que vuelven, tras una separación o un período de independencia. Para muchos no se trata de una búsqueda de comodidad, sino de que la plata no alcanza.

El último informe oficial disponible mostró que a fines de 2018 el salario mensual promedio de los porteños era de $ 25.803. En un contexto de inflación y suba de las tasas de interés, acceder a la vivienda propia con un crédito hipotecario se volvió prácticamente inaccesible. La situación de los inquilinos no es mucho mejor.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

De acuerdo con los datos provisorios de la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, en abril de este año, el alquiler mensual medio de un monoambiente trepaba a $ 10.986 (o hasta dos mil pesos más en un barrio como Palermo). El precio ascendía a $ 14.382 para un departamento de 2 ambientes y a $ 21.071 para uno de 3. El aumento en relación al año pasado fue de 31,5%, 29,7% y 22,7% respectivamente.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad maneja números más altos: $ 12.000 de alquiler para un monoambiente y $ 3.000 de expensas. “Se da una situación bastante inédita. La incidencia de este gasto sobre los ingresos -sumando expensas y servicios- es la mayor de los últimos cien años. Para muchos, llega a un 50% de sus haberes y los lleva a buscar alternativas forzadas de convivencia”, dice Fernando Muñoz, coordinador del Programa de Atención a Inquilinos.

Pero comenzar a pagar esos alquileres tampoco es fácil, ni barato. El solo hecho de entrar a un departamento de un ambiente en un barrio promedio -sin considerar costos de mudanza y equipamiento- implica un desembolso de decenas de miles de pesos, entre adelanto, depósito, gastos de escribanía o seguro de caución. Según relevó Clarín, la cuenta total hoy representa entre $ 31.000​ y $ 48.000 si hay un garante; y de $ 45.000 a $ 60.000 si se opta por un seguro.

El adelanto equivale a un mes de alquiler (casi $ 11.000). El depósito suele corresponder también a un mes, pero del último semestre del contrato: teniendo en cuenta que los aumentos rondan un 15% semestral, está en el orden de los $ 16.730. Algunas inmobiliarias -pese que no es lo más común- cobran incluso dos meses de depósito ($ 33.470).

Mirá también

La garantía -de por sí, difícil de conseguir para muchos- conlleva gastos propios, que tienden a recaer sobre el inquilino. Es el caso del informe de garantía, cercano a los $ 1.500. Lo mismo ocurre con los $ 2.100 de certificación de firmas del garante, el locador y el locatario. Aunque una iniciativa del Instituto de la Vivienda de la Ciudad permite hacerlo gratuitamente, sólo hay dos escribanías habilitadas con ese fin y ambas se encuentran en la Comuna 1.

Ante la falta de una garantía, a la cuenta debe agregarse el precio de los seguros de caución. Estos reemplazan la necesidad de un garante, respondiendo ante el propietario si el inquilino no cumple sus obligaciones. Pueden ser abonados en hasta 24 cuotas y son ofrecidos por bancos, entidades financieras o de seguros.

“Actualmente una de cada tres ofertas de alquiler aceptan los seguros de caución, cuando el inquilino no tiene garante. Estos aumentan el gasto inicial entre $ 17.000 y $ 22.000. O sea, el valor de un mes y medio o dos de alquiler”, detalla Muñoz. 

En cuanto a la comisión de la inmobiliaria, si bien en la Ciudad una ley vigente dice que debe abonarla el propietario, se repiten los reclamos sobre incumplimientos. “Su primer instinto sigue siendo cobrarle al que alquila”, resume un especialista en el tema.

El Defensor explica que gran parte de los porteños prefieren no compartir casa: datos de 2017 mostraban que el 37% vivía solo, mientras otro 26% lo hacía con una pareja e hijos. “Esto contribuye a que el mercado oriente la construcción hacia el monoambiente, lo cual eleva el precio del metro cuadrado”, reflexiona Muñoz.

Si los costos para un monoambiente son elevados, entrar a un departamento de 2 ambientes para inquilinos con garantía se complica más: va de $ 39.855 a $ 61.728. Uno de 3 ambientes exige entre $ 56.717 y $ 88.764.

Una vez que el flamante inquilino logró costear todo lo anterior, debe prepararse para una segunda tanda de gastos que puede ser igual o incluso más pesada que la primera: los necesarios para llevar sus pertenencias básicas al monoambiente vacío y para equiparlo con lo mínimo.

La contratación de un flete (que se paga a razón de $ 500 la hora) incrementa desde mil pesos la cuenta general para el ingreso. O el doble, si se agregan operarios.

A esto hay que sumar el amoblamiento, que ronda los $ 33.000, considerando ofertas para un departamento vacío. Las opciones más económicas en negocios online ofrecen una cama sommier nueva por $ 5.500; $ 2.200 por un juego de sábanas, acolchado y almohadas; $ 18.000 por una heladera; $ 1.000 por un juego básico de platos, vasos y cubiertos; $ 600 por una sartén pequeña; y $ 6.000 por una mesa básica con cuatro sillas. ​

Si se eligen productos y electrodomésticos de mayor calidad, se suman utensilios de cocina y comodidades como un televisor Led de 32” económico ($ 10.500), un sillón ($ 10.000) y un lavarropas ($ 7.000), el número sobrepasa los $ 75.000. ​En otras palabras, tres sueldos más.

Ricardo Botana, presidente de la Unión Argentina de Inquilinos, afirma: “Hay indicadores muy claros. Ingresar a un departamento es tan costoso, que ciertos bancos ofrecen créditos para ese propósito. Estamos viendo familias enteras que retornan a la casa de algún padre o madre de la pareja”.

Fernando Muñoz apunta a otra arista del problema. “Se reconvierten vínculos y relaciones entre los inquilinos, porque no pueden afrontar solos los costos. Muchos jóvenes eligen compartir casa y otros son empujados a hoteles familiares”, explaya el experto.

Según la 3° Encuesta Nacional a Inquilinos realizada por Inquilinos agrupados, el sector de entre 18 y 24 años resulta el más perjudicado, al destinar un 55% de sus ingresos al pago del alquiler. El mismo informe indica que este gasto avanzó 6 puntos porcentuales sobre el salario, en comparación con el año pasado.

Un tercio termina antes de tiempo

“Hicimos una encuesta nacional que mostró un resultado preocupante: el 30% de los inquilinos finaliza su contrato antes de tiempo”​, acota Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional y referente de Inquilinos Agrupados. Los más afectados son los jóvenes de 18 a 24.

El trabajo de la Federación introduce otro dato poco conocido: el sesgo de género. Las mujeres inician el 68% de los trámites relacionados con la rescisión de alquileres. El fenómeno tendría origen en la desigual distribución de ingresos, así como en un peor trato por parte de las inmobiliarias.

“Desde las agrupaciones tenemos dos peleas importantes. Por un lado, que los aumentos de los alquileres sean anuales y que se los regule de acuerdo a los precios y los salarios. También pedimos que los contratos sean más largos, como ocurre en muchos países, para que no haya que pagar renovaciones altísimas cada dos años”, concluye Muñoz.

PS



Sources:
clarin-com

Related posts

Interior y Policía relanzará el programa "Vivir Tranquilo" en 160 barrios

admin

El ‘spin-off’ de Han Solo se queda sin director | TENDENCIAS

admin

Arresto de “conejitas” llega a portada de Playboy México

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.