Cultura

«Los malos son siempre más divertidos»

«Los malos son siempre más divertidos»


De payaso triste, en ‘Balada triste de trompeta’, la película en la que «peor y mejor» lo ha pasado, a un hombre con un trastorno de personalidad múltiple, en ‘La que se avecina’. Pasando por fundador del grupo de ‘subnopop’ ‘Ojete calor’, pero eso ya en la vida real. Carlos Areces (Madrid, 43 años) tuvo que elegir entre sumarse a la serie, que mañana a las 22:40 horas emite Telecinco, o ‘El Pueblo’, otra comedia que estrenará en abierto el canal de Mediaset en 2020 y que ahora puede verse en Amazon Prime Video, una de las plataformas que «dan una gran comodidad», pero que también «desacralizan el mundo audiovisual». «Antes, tenías que estar a una hora delante del televisor, y aquello era casi como una liturgia. Así viví yo ‘Twin Peaks’, y ahora es otro mundo, otra dimensión», comenta el actor, que finalmente pudo embarcarse en ambos proyectos.

– ¿Cómo llegó a ‘La que se avecina’?

– Hace tiempo contactaron conmigo, en la temporada 9, para hacer un personaje: Patricio, el portero, que aparecía solo en un capítulo o capítulo y medio. Y luego me propusieron hacer un personaje fijo en ella, o en una nueva serie que le iban a presentar a Telecinco, que era ‘El Pueblo’. Me dijeron que no pasaba nada por haber interpretado ya a un personaje y volver para hacer uno completamente diferente, así que, entre esas dos opciones, me quedé con ‘La que se avecina’, que era una serie que ya tenía probado su total éxito. Después me preguntaron que por qué no hacía las dos, y dije: ‘Pues venga’. Ya ves tú, si será por trabajar. Y de repente estoy ahí en las dos.

– Ha vuelto a coincidir con Ernesto Sevilla.

– En realidad, con Ernesto no he tenido ninguna trama en absoluto. De hecho, en un capítulo estábamos los dos en una discoteca, y ni siquiera cruzamos palabra. Y en la temporada que estamos rodando ahora, él ha salido porque tenía que dedicarse a ‘Capítulo 0’, de Movistar.

– Es el único de ‘Muchachada Nui’ que no ha salido ahí.

– Sí. Joaquín y Ernesto se han acordado de nosotros para hacer cameos, y el único que hasta la fecha no ha podido salir en ningún capítulo precisamente he sido yo, porque me ha pillado rodando ‘El Pueblo’. En la nueva les he dicho que me saquen en foto. La nostalgia de seguir participando juntos siempre queda presente.

– ¿Diría que ‘El Pueblo’ es comparable a ‘La que se avecina’?

– Bueno, hay diferencias evidentes. ¿Es ‘La que se avecina’ en un pueblo? No, no lo es. Primero, a nivel estético, de producción, son escenarios naturales, y la otra es un decorado. Eso marca ya una diferencia de tono. Además, ‘La que se avecina’ tiene unos personajes muy forzados a la comedia. De hecho, es una serie en la que todos los personajes son negativos, donde el que no es muy cabrón es idiota. Hay pocos personajes que sean inteligentes o que tengan buenos sentimientos y una intención de ayudar.

– ¿Eso no ocurre en ‘El Pueblo’?

– Aunque se fuerza también con los estereotipos, los personajes son en general más positivos. Probablemente, el más negativo sea el mío. Cosa que agradezco, porque los malos son siempre más divertidos a la hora de interpretar.

– ¿Cómo fue ese aislamiento del resto del mundo?

– Allí no llegaba la cobertura ni los avisos de llamadas perdidas siquiera. Al principio, piensas: ‘Qué bien, que a gusto, sin estar pendiente del móvil’, pero según va pasando el tiempo lo vas echando de menos. También diría que he sido de las personas que mejor lo ha llevado. Incluso me quedaba los fines de semana para poder disfrutar de la desconexión y de la felicidad de estar allí leyendo rodeado de jabalíes.

– ¿Cómo surgió su grupo musical?

– Un día se nos ocurrió el mejor nombre que un grupo podía tener, y a partir de ahí nos vimos obligados a formarlo simplemente por justicia histórica. No había ninguna motivación musical. Eso vino después, pero no podíamos privar al mundo de un grupo que se llamase ‘Ojete Calor’. Es un regalo a fondo perdido.

– ¿Cuál ha sido su personaje favorito?

– Hay una película a la que estoy unido sentimentalmente de manera especial. Y no me refiero a que sea la película en la que mejor he estado. ‘Balada triste de trompeta’ es la primera película en la que tenía un cambio de registro. Estuve desde la primera idea que se le cruzó a Álex (de la Iglesia) por la cabeza, una de esas 400 que le pasan por minuto, que era un payaso matando una familia con un pequeño saxofón. Para mí, recién llegado al cine, poder asistir a todo el proceso y evolución de la idea. fue una gozada y una lección maravillosa.

clubwifiusa


Sources:
elcorreo.com

Related posts

Cuando Freddie Mercury fue Farrokh Bulsara

admin

Programa de la Azoka de Durango 2019: conciertos y actividades

admin

Antena 3 finaliza ‘Allí abajo’ tras cuatro años en emisión

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.