Rodexo
Noticia

Graum Fest Granada | Un festival que pinta mucho

Graum Fest Granada | Un festival que pinta mucho


La grafitera Beija Flor pintaba ayer por la tarde un mural en la puerta de Fermasa. Afuera, los acróbatas de las ruedas practicaban junto al escenario donde se producía la prueba de sonido. Dentro, decenas de asistentes se tatuaban muslos, piernas, cuellos y otras extensiones corporales. Arte epidérmico: la identidad estampada en la piel. El tatuaje marca carácter. Es una forma de expresión y también un escudo ante la vida. Los cuerpos pululaban como expositores andantes en la Feria de Muestras de Armilla. Hasta el domingo, el Graum Fest acoge a tatuadores, grafiteros o malabaristas con y sin manillar. Una convención de internacional de cultura urbana que abarca todo tipo de disciplinas artísticas y movimientos sociales.

La jornada inaugural arrancó a mediodía con exhibiciones de grafiti y ‘body painting’. La tarde continuó entre la batalla infantil de ‘2VS2’ y el espectáculo en una zona habilitada para el deporte extremo, donde tenían lugar entrenamientos libres de BMX, ‘skate’, motocross y maniobras –habitualmente prohibidas– de ‘stunt’: acrobacias en moto. «El ‘stunt’ requiere entrenamiento», señaa Carlos, aficionado a esta modalidad de riesgo. «A veces, hacen la vista gorda para que podamos montar, pero el miedo de que nos detengan no nos la quita nadie. Y sin entreno no hay evolución», insiste. En España, el ‘stunt’ se desarrolla al margen de las competiciones oficiales. Los pilotos organizan sus propias concentraciones. Es contracultura asentada. «El hecho de que podamos practicar ‘stunt’ en un gran festival de cultura urbana hace de Granada un verdadero lujo, una ciudad avanzada», recalca.

R. L. P.

Tatuar es dejar huella. Se trata de un arte –el de adornar el cuerpo con motivos y mensajes a veces crípticos– más antiguo de lo que mucha gente piensa. Desde los grabados del siglo XIX a la creatividad corporal tribal, pasando por las mujeres de los circos de los años veinte, hasta el ‘old school’, los carcelarios o los clásicos diseños de motoristas. Todo un mundo representado en materias colorantes bajo la epidermis. «Mi devoción por el universo del tatuaje me llevó a viajar a Amsterdam para acceder al estudio del gurú Henk Schiffmacher», admite María José, con dibujos visibles en la espalda y los brazos. «No me arrepiento: cada tatuaje encapsula un momento de mi vida y pasa formar parte de mí. Si desapareciera, sería como extirparme un órgano», comenta.

Una escuela superior de imagen integral pintaba en su estand el cuerpo entero de una chica. Cada noche, a las 21 horas, llega el turno de los concursos de tatuajes. La Convención Internacional del Tatuaje de Granada reúne a 150 profesionales nacionales e internacionales. Colectivos como Golden Moth, La Cosa Nostra, Balm, Zeta, 958, La Juana, Grial, El Arte del Búho o los granadinos Unity se empleaban a fondo. Había buscaba comprar productos y los hallaba en el apartado de In Tattoo Veritas Suplier. En los pasillos, esprays para hacer grafitis, calaveras customizadas, camisetas frikis, sillones industriales a la venta, y todo tipo de mobiliario con metales reciclados. Reliquias motorizadas propias del cine en ‘Easy rider’. Cascos, gorras y botas militares. Marcas oficiales como Zodiac y Harley Davidson, rodeadas de un sinfín de accesorios, lucen en los expositores.

En las dos ediciones anteriores, pasaron por Fermasa unas 4.000 personas. Ahora quieren batir esa cifra. «Nos hemos abierto al público familiar», señala a IDEAL la directora, Laura Cubero. «Los nenes pueden pasarlo en grande con los talleres infantiles de grafiti. Y para los mayores hay un poco de todo», subraya. ¿Lo mejor de la primera jornada? «Que la zona de ‘tattoo’ está súper concurrida y que los tatuadores no paran de trabajar. Eso para nosotros es muy importante. Tienen citas desde el mismo viernes y los expositores están a pleno rendimiento todo el fin de semana». ¿Reclamos para hoy? «El plato fuerte de la música, con la presentación de Costa. No te puedes aburrir aquí», sonríe.

El Graum está pensado para toda la familia. Los niños disfrutarán hoy y mañana de talleres específicos de grafiti, mientras las batallas de baile, las danzas urbanas y el hip hop embelesan a mayores y pequeños. El nivel, además, es alto. Así que todos observaban ayer con la boca abierta. El espacio dedicado al motor alberga las competiciones de vehículos personalizados ‘Bike Show’ y ‘Car Show’, con especialistas de todo el país que presentan sus últimos trabajos sobre motos y coches de querencia ‘Custom’. Xavier Dols ‘Jabato’ y Jorge Bravo encabezan las diabluras del ‘Freestyle Motocross’, y Narcís Roca, piloto oficial BMW, muestra los encantos del ‘Stunt Riding’.

En las competiciones de baile, como el ‘breakdace’, pugnan más de un centenar de bailarines procedentes de toda la geografía española, tras la atenta mirada de seis jueces de prestigio. Varias escuelas de baile desplegaban coreografías para el goce del público. Entre ellas, la plataforma local de danza urbana ‘BasMove’, que colabora con el festival para que la zona de baile funcione a pleno rendimiento. La noche hacía acto de presencia con el jazz rapeado de Tao Medina. El rapero Costa presentará hoy ‘Maldito’ y The Radions recuperarán el domingo aquellos viejos rocanroles de tupé y brillantina. Si Fermasa adoptara un nombre de película para el cierre del Graum Fest, sería ‘American Graffiti’.

Loading...


Sources:
huffingtonpost.es
ideal.es

Related posts

Sebastián Piñera gana en Chile: ¿en qué se puede diferenciar su segunda presidencia de la primera?

admin

Porqué no todos son México | Internacional

admin

Cataluña: Fernando Giner: “El ‘procés’ ha dado alas a la parte más radical de Compromís” | Comunidad Valenciana

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.