Rodexo
Puerto Rico

La influencia mestiza de Gabriel Vicéns

La influencia mestiza de Gabriel Vicéns


Gabriel Vicéns se encuentra en un momento decisivo en su carrera. El joven guitarrista puertorriqueño, considerado el mejor de su generación, ya ha comenzado a cosechar los frutos de su mudanza a Nueva York hace tres años.

Habiéndose integrado de lleno a la exigente escena musical de la Gran Manzana, Vicéns está tocando en algunos de los principales clubes de jazz junto a varios de los músicos más importantes del momento. Acaba de publicar un nuevo y excelente sencillo, “Coming Back” -en el que participan estrellas jazzísticas como David Sánchez y el trompetista Alex Sipiagin- y se dispone a grabar este próximo mes de mayo su tercer disco como líder. Como si fuera poco, también le está dando espacio a su otra vena artística, la de pintor, y ya ha exhibido sus obras en galerías de Manhattan.

Cuando se trasladó a Nueva York en 2016, sus planes iniciales eran completar una maestría, integrarse a la escena jazzística y conocer a otros músicos. En diciembre de 2017, se graduó en “Jazz Guitar Performance”, en Queens College, donde Luis Perdomo -el reconocido pianista venezolano, integrante del cuarteto de Miguel Zenón- fue uno de sus maestros.

Decidió radicarse permanentemente en la ciudad, porque “mientras estudiaba, escribía música nueva y tocaba con mi grupo y varios otros”. También comenzó a ofrecer clases privadas en Fort Lee School of Music, en New Jersey, y en el New York Jazz Workshop, junto a guitarristas de la talla de Vic Juris y Miles Okazaki.

Algunos de los clubes de jazz más prestigiosos también le han abierto sus puertas, entre ellos Birdland, con el grupo del baterista puertorriqueño Fernando García; Cornelia Street Café, con su propia banda; Fat Cat, con el renombrado bajista boricua John Benítez; y el Teatro La Tea, junto al baterista Joel Mateo, en una serie de conciertos curada por Zenón.

Además, en The Cell Theater, donde ha tocado dos veces con su propia banda, integrada por figuras claves de la escena actual: el saxofonista cubano Román Filiú (“es mi hermano y voy a grabar en su próximo disco”); el también saxofonista Wil Vinson; los bajistas Joe Martin, Peter Slavov y el puertorriqueño Ricky Rodríguez en el bajo; Luis Perdomo o Glen Zaleski en el piano; y E.J. Strickland o Rudy Royston en la batería.

“He estado escribiendo música nueva pensando en los ritmos de bomba y plena”, dice el músico guaynabeño. De hecho, “Coming Back”, tema del cual se siente orgulloso, se inscribe en esa onda.

“Es una bomba yubá transformada”, explica Vicéns. “No es jazz latino. Es una expresión más personal. Los caribeños llevamos el mestizaje por dentro. Los cubanos, los venezolanos, están haciendo jazz, pero en alguna parte tienen un tambor que los diferencia de los demás. África afectó a todos los países del Caribe. Y siento que no solo los músicos, sino también los pintores y artistas en general están en búsqueda de esa identidad”.

En “Coming Back”, agrega el guitarrista, participan los mismos músicos de “Days”, su disco anterior: Jonathan Suazo, en saxofón; Bienvenido Dinzey, en piano; Dan Martínez, en bajo, y Leonardo Osuna, en batería. Fue grabado en San Juan y la mezcla estuvo a cargo del afamado ingeniero Dave Darlington. Está disponible en todas las plataformas digitales.

Otro de los elementos que Vicéns está utilizando para crear música nueva es el ritmo cubano de changüí. “Llevo ya varios años estudiando esta música folclórica de Cuba, que viene de Guantánamo, e incorporándola a mi música, a la improvisación y a mi estilo de tocar la guitarra”, señala. “Siento que me ha ayudado a desarrollar un estilo muy personal de tocar mi instrumento y de poder entender mejor la música afrocaribeña en general”.

Fue precisamente en Cuba donde Vicéns tuvo una de las experiencias musicales más interesantes de su carrera, durante una visita que realizó el año pasado junto al grupo Villa Locura, del baterista Henry Cole. “Fue una experiencia increíble poder tocar en el Festival de World Music, en la Fábrica del Arte Cubano, un club gigantesco que también tiene un museo. También tocamos en el Callejón de Hamel, un sitio legendario de rumba. Fue como un sueño, bien vivo, con mucho arte, música y folclor”, cuenta.

“El arte y la música tienen una conexión”, explica el músico, sobre su otra pasión, la pintura, que ha sido inspirada por creadores como Mark Rothko y Francis Bacon, entre otros. “Los caribeños somos mestizos, nuestra música es mestiza. Mi pintura es lo mismo”.

Loading...


Sources: metro.pr

Related posts

Nueva Jersey: Paracaidista de la Marina muere en accidente

admin

Un motociclista atropella a un agente de la Policía en medio de una intervención en Cayey

admin

Usuarios de Uber podrán comprar boletos de transporte público

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.