Ciencia

La versión amable del violento asalto a la Embajada de Corea del Norte | España

La versión amable del violento asalto a la Embajada de Corea del Norte | España



Que el caso del asalto de la Embajada Corea del Norte es un asunto maldito, lleno de sombras, se percibe nada más llegar al despacho del abogado que defiende al supuesto líder del grupo, que, para empezar, no desvela cómo, ni a través de quién, acabó este cliente en sus manos. La misión de Lee Wolosky, socio del bufete Boies Schiller Flexner, consiste en batallar contra una posible extradición de Adrian Hong a España, donde la justicia le buscapor siete presuntos delitos –allanamiento, detención ilegal, robo con violencia y falsificación de documento, entre otros- a raíz de los hechos del 22 de febrero en la legación diplomática. Primero, no obstante, la policía estadounidense tendría que encontrarle. Su representante legal cuida las palabras y evita explicitar si ha huido.

“Sabemos que el régimen norcoreano ha señalado como objetivo al señor Hong y que este Gobierno asesina de forma rutinaria a sus opositores políticos, incluso aunque se encuentren en terceros países, así que creemos que ha dado los pasos razonables para permanecer a salvo”, explica Wolosky, un experto en seguridad de amplia trayectoria en la Administración estadounidense, como miembro del Consejo de Seguridad Nacional de los Gobiernos de Bill Clinton y George W. Bush y, posteriormente, representante especial para Guantánamo de Barack Obama. La policía estadounidense, según la orden de detención emitida en California, lo vio en su domicilio de Los Angeles alrededor del 9 de abril. Su compañero, el exmarine Christopher Ahn, fue detenido días después en la misma ciudad.

El registro de las andanzas de Adrian Hong en Madrid comienza el 7 de febrero, según la orden de detención estadounidense, cuando, bajo el nombre de Matthew Chao y en calidad de hombre de negocios, se presenta ante la embajada norcoreana y habla con su encargado de negocios, identificado en el escrito como Y. S. S. El 22, sobre las cinco de la tarde, las cámaras le graban entrando y, supuestamente, cuando otros funcionarios le piden que aguarde hasta ser recibido por Y. S. S., aprovecha un despiste y comienza el asalto. Hong, según el documento, deja entrar a otros seis individuos armados con machetes, barras de acero y pistolas de intimidación. Entonces comienzan las más de cuatro horas de asediorelatadas ya en el auto del juez de la Audiencia Nacional de España José de la Mata.

Adrian Hong, autor del ataque a la legación de Corea del Norte. EL PAÍS

El grupo se hizo con un par de pen drives, dos discos duros, dos ordenadores y un teléfono móvil y supuestamente se marcharon con coches de la embajada. Hong, bajo el nombre de Oswaldo Trump, tomó un Uber hasta cerca de Toledo. Al día siguiente aterrizaba en el aeropuerto de Newark y se trasladaba en otro Uber a Nueva York.  El 27 entregó los materiales al FBI,pero los federales no informaron de esto a España hasta tres semanas después. Los investigadores españoles sospecharon que la operación –a cinco días de la cumbre de Kim y Donald Trump en Vietnam- buscaba sustraer información sensible sobre el programa nuclear norcoreano y exploraron los posibles vínculos con la CIA de varios de los miembros del grupo, autodenominado Free Joseon y antes conocido como Cheollima Civil Defense.

El abogado de Hong asegura no tener ningún conocimiento de una posible relación de la CIA con la operación e insiste en que no existen pruebas de actos violentos dentro de la legación. “El señor Hong tiene un largo historial en la defensa de los derechos humanos y ha mantenido desde el principio que fue invitado a la embajada. Se mantiene en esa versión”, señala, y añade que “las imágenes proporcionadas por las autoridades españolas corroboran esa versión, ya que muestra a los miembros de Free Joseon entrando de forma casual en la embajada”.

Testimonios de los diplomáticos

“Las actuales acusaciones se basan solo en las declaraciones de los agentes norcoreanos, que no son fiables, de hecho, tienen incentivos para mentir sobre por qué estuvieron durante horas hablando con un grupo de la oposición dentro de la embajada”, considera. Y califica de “extremadamente ingenuo por parte de las autoridades españolas” haberse basado en “versiones interesadas de agentes norcoreanos que temen por sus vidas”.

A finales de marzo, fuentes de la investigación en España señalaron que, pese a que los presuntos asaltantes se llevaron los discos duros de las grabaciones de las cámaras de seguridad del edificio diplomático, la policía logró extraer parte de los contenidos de esas cámaras antes de que se borrasen de forma automática, lo que permitió a los investigadores observar que la actuación había resultado “extremadamente violenta y profesional”.

En cuanto a la mujer que resulta herida huyendo por una ventana de la legación –la esposa de uno de los agentes norcoreanos-, Wolosky señala que esa circunstancia sigue sin probar “nada de los ocurrido dentro de la embajada”, tampoco que los materiales obtenidos fueran robados. El grupo, Free Joseon, “no usa la violencia, a diferencia del régimen totalitario de Kim” y su cometido, asegura, “es rescatar a personas y ayudar a desertores”.

Operación en Kuala Lumpur

No es mucho lo que se sabe de este grupo. Jean H. Lee, delegada de la agencia AP en Pyongyang durante cinco años y ahora directora de los estudios sobre Corea del Norte para el Wilson Center de Washington, señala que parecen ser “un grupo de activistas liderados por personas de origen coreano, quizá coreanos americanos”. En el pasado, apunta, “han afirmado contar con el apoyo de Gobiernos extranjeros, en concreto, en la operación de puesta a salvo de Kim Han Sol [hijo del hermanastro del dictador] tras el asesinato de su padre en 2017 [en el aeropuerto de Kuala Lumpur]”, pero “sus supuestas tácticas de guerrilla en Madrid pueden haber forzado a algún Gobierno a cortar los vínculos”.

Adrian Hong, el supuesto líder, era un hombre relativamente conocido en los círculos activistas contra el régimen de Kim. Con pasaporte mexicano, se formó en Yale, fundó una consultora llamada Pegasus Strategies y fue director ejecutivo de Liberty in North Korea, una ONG que ayuda a refugiados norcoreanos. En los últimos años su nombre aparece en la firma de artículos de opinión sobre el régimen en The New York Times, Atlantic y Foreign Policy.

Según la orden de detención estadounidense, vive en un domicilio de Los Angeles diferente del que dio en el hotel de Madrid. En él fue visto por las fuerzas de seguridad alrededor del pasado 9 de abril. Es la misma fecha del registro de la orden. Su compañero, el exmarine Christopher Ahn, fue detenido el 18. Hong se encuentra ahora “fugitivo” del Gobierno de España.

clubwifiusa


Source: elpais.com

Related posts

Tessa Thompson, la primera mujer negra y bisexual que conquista Hollywood

admin

La resurrección de Colate Vallejo-Nágera | Gente y Famosos

admin

La desconocida ‘app’ china que conquista el mundo | Tecnología

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.