Rodexo
países Spain

Elecciones: El cómico Zelenski gana la presidencia en Ucrania, según los sondeos a pie de urna | Internacional

Elecciones: El cómico Zelenski gana la presidencia en Ucrania, según los sondeos a pie de urna | Internacional



Y el actor se convirtió en presidente. Ucrania ha decidido este domingo entregar las riendas del país a Volodímir Zelenski, un cómico sin ninguna experiencia política. Con una campaña centrada en la lucha contra la corrupción, la gran losa que pesa sobre el país, y contra el sistema, Zelenski, de 41 años, ha arrebatado la presidencia al veterano Petro Poroshenko. Y, según los sondeos a pie de urna, ha arrasado con un 72,7%. El actor, que ha sabido enganchar a los votantes al ritmo y al tono de show de su campaña, ha sacado ventaja de esa bisoñería y se ha hecho con el voto del desencanto con la élite política y la oligarquía. Zelenski liderará el último país en guerra de Europa, un Estado geoestratégico, marcado por la tensión con Rusia.

🔴 Zelenski gana. Los sondeos a pie de urna dan la victoria al cómico sin experiencia política para liderar Ucrania. Y según este sondeo no sólo gana; arrasa pic.twitter.com/67G0X0D5M1

— 𝑀𝑎𝑟𝑖𝑎 𝑆𝑎ℎ𝑢𝑞𝑢𝑖𝑙𝑙𝑜 (@mrsahuquillo) 21 de abril de 2019

Los datos han sido tan tremendos que Poroshenko se ha apresurado ya a reconocer su derrota. El descontento de la ciudadanía por la situación económica, los constantes escándalos de corrupción que el veterano político no ha atajado en sus cinco años de Gobiernoy la angustia por el conflicto en el Este, que ya ha costado la vida a unas 13.000 personas, han empujado al actor al poder. Ucrania pasa a engrosar así la lista de países que han entregado las riendas a líderes ajenos a la política en un momento de agitación política en todo el mundo, con el Brexit en Reino Unido, la elección del magnate Donald Trump en Estados Unidos o el Movimiento 5 Estrellas en Italia, inspirado en otro cómico: Beppe Grillo

Zelenski, que precisamente interpreta en una serie a un honrado maestro que, tras convertirse en una estrella en las redes sociales, gana las elecciones, ya lo vaticinó el viernes cuando, en el estadio olímpico de Kiev, en un debate electoral inédito, le lanzó a Poroshenko: “No soy tu oponente, soy tu sentencia”. El magnate de los dulces —conocido así porque ha hecho su fortuna con sus empresas de chocolate— lo tenía difícil para remontar. Ya en la primera ronda tuvo la mitad de votos que el cómico (16% a 30,2%). Aunque pese a contar con todos los sondeos en contra, Poroshenko confió en el voto oculto y en los indecisos hasta el final.

No ha podido sobreponerse al enojo de una ciudadanía hambrienta de cambios. Y ese cambio tiene el rostro y el nombre de Volodímir Zelenski. Por el actor apostó Anna Tomak, de 25 años. El suyo fue un voto contra el sistema. “Necesitamos un cambio, el país se lo merece, tenemos que luchar por ello”, afirmó la joven en un colegio electoral de Kiev. Solo un 9% de los ucranios cree en sus gobernantes, según una encuesta de Gallup de marzo. Una cifra que contrasta con la media de los países post-soviéticos, que está en el 48%. La media global se sitúa en el 56%.

El cómico ya se levantó ganador. Antes de votar, rodeado por un enjambre de periodistas, contó que había desayunado huevos y que su esposa, Yelena, le había puesto una canción del rapero Eminem para motivarse. Muy acorde con el personaje que ha cultivado durante toda la campaña. “Hemos unido Ucrania, no importa lo que pase, será una victoria para los ucranios”, recalcó Zelenski al ir a votar. Dentro, para las decenas de cámaras que le esperaban, el actor mostró sonriente su papeleta marcada Un gesto prohibido por la ley en Ucrania, que le ha costado 170 euros de multa. “Os prometo que no os decepcionaré”, insistió al conocer su victoria. Acompañado de su esposa y rodeado de su equipo, en la sede electoral de su campaña, un moderno restaurante con barra libre de champagne y canapés, Zelenski se dirigió a todos los países del espacio post-soviético. “Miradnos. ¡Todo es posible!”, clamó entre aplausos.

Las elecciones de Ucrania, son clave para todos los Estados de la antigua Unión Soviética, que han observado con mucha atención la competencia política abierta inédita en casi todos sus territorios. En plena tensión con Rusia, que en 2014 se anexionó la península ucrania de Crimea y con un conflicto latente en el Donbás con los separatistas apoyados por el Kremlin, este país de 44 millones de habitantes es un punto clave para Europa y todo Occidente.

Para muchos, la elección de ayer ha sido un referéndum contra Poroshenko y contra su Gobierno. Pese al varapalo, el político y empresario aseguró anoche que dejará “el puesto pero no la política”. Y resaltó que llamaría a su adversario, con el que ha intercambiado duras palabras durante toda la campaña y al que ha acusado de ser demasiado débil para enfrentarse a presidente ruso, Vladímir Putin, y de ser una marioneta del oligarca Igor Kholomoiski, dueño de los canales de televisión en los que se difunde la serie de Zelenski, que ha supuesto minutos de oro e impagables de propaganda electoral. Vínculos que el actor ha asegurado que son solamente profesionales, pero sin abundar más en su relación.

El magnate de los dulces centró su mensaje en el lema “Idioma, Ejército, Religión”, al potenciar la lengua ucrania sobre el resto —la rusa y otras minoritarias que también se hablan en el país, como el húngaro, el polaco o el rumano—, aumentar el presupuesto para el Ejército y presionar para escindir la iglesia ortodoxa ucrania de la rusa.

ampliar foto

Poroshenko y su esposa, Yelena, tras depositar su voto en Kiev, este domingo. S. SUPINSKY

Pero esos elementos no parecen haber convencido al electorado de uno de los países más pobres de Europa, donde el salario medio es de unos 300 euros mensuales y millones de personas han salido al extranjero en busca de mejores oportunidades. En 2018, los trabajadores en el extranjero enviaron a casa casi 13.000 millones de euros en 2018, según el Banco Mundial; el 11% del PIB del país.

La guerra en el Este es lo que llevó a Ira Garkusha a votar a Poroshenko. Originaria de Donetsk cuenta que todavía tiene allí a gran parte de su familia a la que no puede ver. “Necesitamos un presidente, uno de verdad, y ese es Poroshenko”, comentó tras entregar a su hijo, de tres años, la papeleta para que el chiquillo la echase en la urna. También le preocupan los vínculos de Zelenski con el oligarca Kholomoiski, que vive autoexiliado en Israel tras dejar un escándalo bancario en Ucrania.

Pero estos no preocupan en absoluto a Vladislav, que ha votado en el mismo centro electoral que Zelenski, una academia naval en un barrio de altas torres de estética comunista muy cera del río Dnieper. Este constructor ha apoyado al cómico. “Es mejor tener esperanza en algo nuevo. Lo peor que podría pasar es que estemos en manos de otro oligarca, como ahora. Merece la pena arriesgarse”, aseguraba.

Los analistas afirman que Zelenski ha encontrado apoyos en muchos grupos sociales: jóvenes, mayores, hombres y mujeres; hablantes de ucranio y de ruso. Y que cuenta con un electorado mucho más variado que el de Poroshenko. Los sondeos a pie de urna muestran que solo en el oeste, feudo de Poroshenko, los porcentajes están cercanos. Sin embargo, su programa electoral es muy vago y el actor no ha dado apenas explicaciones de lo que pretende hacer con el Gobierno. Algo que, sin embargo, parece haberle dado puntos. Al no prometer demasiadas cosas concretas, ha dejado que los ciudadanos rellenen esos huecos en blanco con sus propias expectativas.

Incertidumbre por la estrategia hacia Rusia

Zelenski en el cuartel electoral de su campaña. Efe

“No soy un político. Solo soy una persona que ha venido a romper el sistema”, clamo el cómico Volodímir Zelenski el viernes, en el estadio olímpico de Kiev y ante más de 22.000 personas. Y con su carismático empaque, sus millones de seguidores en Instagram y una sonrisa casi imperturbable, el actor, ha logrado romper una tendencia (al menos aparentemente): la presencia de la oligarquía en el Gobierno. Zelenski es el primer presidente ucranio que no perteneció en su juventud a Komsomol, las juventudes comunistas de la antigua URSS, y uno de los pocos en todo el espacio post-soviético.

Ucrania pasa además a ser el primer país —excepto Israel—en tener un primer ministro y un presidente judíos. Aunque en el caso de Zelenski, su religión (u orígenes religiosos) ha estado casi fuera de toda discusión. Algo relevante en un país en el que se ha detectado el auge de la extrema derecha en los últimos años.

El actor, que también se licenció en Derecho antes de abrir su propia productora con un grupo de amigos de la infancia, debe decidir ahora si lanza su partido ‘Servidor del pueblo’ —llamado igual que la serie de televisión que le ha encumbrado— a las elecciones parlamentarias de octubre. Comicios que ya ha dicho que desea adelantar para “renovar” la élite Gobernante. El Parlamento está ahora controlado por el partido de Petro Poroshenko. Las encuestas muestran que Servidor del pueblo tendría apoyos. Y eso pese a que los ciudadanos todavía no conocen quien lo forma.

Zelenski cuenta con un equipo de gente de confianza y tecnócratas que, cumpliendo una promesa ante las críticas de que no concede entrevistas, presentó tres días antes de las elecciones. Lo hizo en televisión. Y su anuncio de nuevo tuvo un toque de show, como toda su campaña.

Las dudas más importantes son ahora qué estrategia va a seguir con el presidente ruso, Vladímir Putin. Zelenski ha dicho que mantendrá el rumbo pro-occidental de Ucrania, pero también ha prometido negociar con Rusia para resolver el conflicto en el Este, pero sin dar ningún detalle. Y eso, su relación con la vecina Rusia, que lleva años haciendo un gran esfuerzo por mantener su influencia en Ucrania y en toda Europa del Este, abre una etapa de gran incertidumbre en Ucrania y en toda Europa.



Loading...


Sources: elpais.com

Related posts

“Protegeré a las mujeres y ellas serán protagonistas”

admin

Confirman “caso controlado” de meningitis bacteriana

admin

Paro minero ya causa desplazamientos en Segovia – Medellín – Colombia

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.