Rodexo
Bolivia países

Por una Inteligencia Artificial inclusiva – 15/04/2019

Millennials: los dueños del mercado de Internet - 10/11/2018

Loading...

María Álvarez es venezolana y hace 30 años que está radicada en los Estados Unidos, desde donde padece la situación que enfrenta su país y el éxodo masivo de sus compatriotas, al que compara con el que sufre Siria. Ingeniera, máster en computación, actualmente se desempeña como directora de Inteligencia Artificial e Investigación en Microsoft, donde lidera un equipo de más de 200 profesionales, dedicados a apoyar una división de 5.000, que investiga y desarrolla productos con IA. Firme defensora de la cultura inclusiva y la creación de equipos diversos, viajó la semana pasada a Buenos Aires para dar charlas a estudiantes de Ingeniería de la UBA, la UTN e ITBA.

Hace 8 años que trabaja en la compañía y se presenta como embajadora ejecutiva de Diversidad e Inclusión de la División de Inteligencia Artificial y Research. Su misión es un hallazgo: desarrollar una Inteligencia Artificial que realmente sea diversa e inclusiva y no reproduzca los sesgos y prejuicios que todos conocemos. Esto es, María no sólo se preocupa por que haya más mujeres en tecnología o carreras consideradas “duras”. También se ocupa de que los programas y los sistemas que se desarrollan no repitan los estereotipos a los que estamos acostumbrados. “Tenemos muchos programas para incrementar la representación de mujeres en la industria. En mi caso, soy una privilegiada. Estoy en este lugar porque mi mamá me incentivó. Ella me dijo que el futuro estaba en la computación y la ingeniería. Hace 30 años ya lo sabía. Yo quería ser psicóloga. Pero, como era muy buena en matemáticas, seguí esta carrera, que me encantó”.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Toda una definición en cuanto al estímulo que hace falta para incrementar la participación femenina, minoritaria en este segmento. ¿Cómo explica algo tan complejo como la IA? Igual de simple: “La IA es cómo las computadoras entienden al mundo. Es la capacidad que tienen de comportarse como una persona, para razonar, interactuar, crear, decidir inteligentemente”. Al poder almacenar gran cantidad de datos y procesarlos a través de la nube, la IA tuvo la posibilidad de reconocer imágenes, dictados de voz, procesamiento de lenguaje o de lecturas. “Eso es lo que ha hecho su gran avance”, certifica.

Cuando habla de inclusión aún “entre computadoras”, se refiere a que sus sistemas sigan ciertos principios para que los resultados no sean sesgados, ya que los sistemas de IA empiezan o nacen con la data, que es la que los entrena, explica. Como ejemplo cita lo que ocurrió con Amazon. En 2015, tuvo que rechazar un programa que había creado para seleccionar los mejores CV. “Tenían un sistema que identificaba al top five para contratar a los postulantes. Pero se dieron cuenta de que el sistema perjudicaba a las mujeres y a las minorías. ¿Por qué? Porque todos los CV que habían usado para entrenar a ese modelo eran de hombres. Como consecuencia, el sistema aprende y descarta a las mujeres”, aclara. Otro tanto ocurre con la recolección de fotos. “Si el training es con fotos de blancos y jóvenes, hará que los reconozca más a ellos, pero no a las mujeres, las personas mayores o de otras etnias”, agrega.

A partir de este “error de programación”, ahora analizan primero de dónde viene la data para que sea completa, imparcial. “Tenemos que aplicar principios también a la hora de controlar los modelos. Cuando se hace un sistema, se crea una metodología para diseñarlo, testearlo. Lo mismo pasa con los datos. La IA debe ser responsable, equitativa, confiable, inclusiva, transparente; tiene que rendir cuentas y garantizar la privacidad. Debe estar regulada para que sea justa para todos”, insiste. Este punto hoy está en pleno debate y demanda un control que, según Álvarez, debe involucrar desde empresas y organizaciones hasta universidades y Estados.

Mientras tanto, destaca las virtudes de una fuerza laboral diversa y de los ambientes laborales integradores que permiten el intercambio de ideas y el trabajo en equipo. “La sensación de pertenencia es fundamental. Cuando una persona se siente parte y puede opinar libremente, aunque esté en desacuerdo, se genera innovación. Las empresas que más evolucionan son las que implementan políticas para ayudar, habilitar el trabajo de otros e interactuar, aparte de calificar el desempeño y cumplimiento de objetivos. Esto es necesario para cambiar la cultura y dejar de lado el individualismo. Cuando hay una cultura de inclusión, la gente lo valora y aumenta la participación”.

Su equipo hoy elabora tecnologías que veremos dentro de diez años. ¿Qué podemos esperar de la IA en el futuro? Grandes avances en materia de salud, por ejemplo. Sensores para mosquitos que serán controlados desde la nube y podrán predecir enfermedades antes de que se manifiesten; lectores de tumores en el cerebro que permitan perfeccionar la aplicación de radioterapia o detectores de cáncer en lunares. También, que escriba poesía, pinte, lea noticias y acompañe a niños y ancianos, con más robots como Alexa, que facilitarán las tareas domésticas, entre otras funciones impensadas. En definitiva, una revolución que desplazará mano de obra y creará, como pronostican, nuevos puestos de trabajo, también automatizados.w



Sources:
clarin-com

Related posts

El diseñador troll de Twitter sigue con mucho trabajo, mira sus nuevas ocurrencias (+17 Fotos)

admin

Chicaiza confiesa que Correa lo llamó por teléfono, dice abogado de Balda

admin

Cayó de una vivienda que estaba en construcción en Diriamba

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.