Rodexo
Cultura

Las tiendas de discos vascas celebran hoy su fiesta

Las tiendas de discos vascas celebran hoy su fiesta


Gorka Urbizu, el líder de Berri Txarrak, lo resumió a la perfección hace un par de años: «Como todo aquello que tiene ‘día de’, el Record Store Day significa que algo va mal: Día del Trabajador, Día del Euskera, Día del Árbol… Nadie imagina un Día del Banco Central, por ejemplo». La jornada anual que celebra la existencia de los discos, de las tiendas que los venden y de la cultura que gira a su ritmo nació en Estados Unidos en 2008, en un momento de decadencia del sector: las descargas de internet habían hecho caer al gigante Tower Records, así que unos cuantos comercios independientes de San Francisco se aliaron para reivindicar su propia vigencia. Querían dejar claro que, en la línea de la famosa frase de Mark Twain, las noticias sobre su muerte eran una exageración, a la vez que aspiraban a movilizar a los aficionados para revertir lo que parecía una condena a la extinción más o menos inminente.

Once años después, esta fiesta se celebra en todo el planeta, con un trasfondo menos fúnebre que en sus orígenes: la crisis hizo sucumbir a muchas de aquellas tiendas «verdaderas, vivas, físicas, no grandes almacenes, ni mayoristas, ni gigantes corporativos», tal como las describen los organizadores del Record Store Day, pero las que lograron sobrevivir están experimentando la inesperada resurrección del vinilo, un repunte que sigue siendo poco significativo en el panorama general de la industria pero que basta para salvar las cuentas de algunos establecimientos. «Las cosas han cambiado a mejor. Probablemente, en el ámbito de las grandes compañías, el aumento de las ventas digitales y del vinilo a duras penas compensará el descenso imparable del cedé, que continúa de capa caída. Sin embargo, para las pocas tiendas independientes que hemos sobrevivido, el auge del vinilo ha supuesto una bocanada de oxígeno, aunque también es verdad que la cosa se ha estabilizado en los últimos dos años», analizan los responsables de Power Records, la veterana tienda de Bilbao, fundada en 1990.

Este año, de hecho, son siete los establecimientos vascos que participan en la jornada, ya que a los nombres clásicos (Power y Brixton en Bilbao, Long Play en Barakaldo, Discolaser en Vitoria y Bloody Mary en Irún) se han sumado otras dos tiendas vitorianas que ni siquiera existían hace un año: Old Tower Stuff, que abrió en junio de 2018, y Vinylora, en funcionamiento desde febrero. «Algo de cierto hay en la cacareada vuelta del vinilo. Se acerca gente de todo tipo, viejos coleccionistas de los de toda la vida y gente joven con curiosidad y ganas de investigar. Ahora bien, no tengo muy claro que vaya a ser suficiente para mantener nuestra apuesta a largo plazo», admite Nagel Nalda, de Vinylora. A audaces emprendedores como estos se les puede aplicar el lema que luce en esta edición el póster español del Record Store Day: «No todos los héroes llevan capa, algunos regentan una tienda de discos».

Actuaciones en Villarías

Como de costumbre, la fiesta de hoy tiene dos vertientes. Una es la puramente discográfica, con ediciones limitadas que muchas veces se agotan en la propia jornada. La lista de lanzamientos nacionales incluye 42 referencias de lo más variado: desde el mítico ‘Intonarumore’ de Aviador Dro en disco de diez pulgadas, hasta el ‘Diversiones…’ de Soziedad Alkohólika en vinilo rojo y negro; desde un ‘picture disc’ de Johnny Cash interpretando un par de temas en castellano, hasta el sencillo del ‘Amante bandido’ de Miguel Bosé. En cuanto a la oferta internacional, se recoge en un listado mastodóntico que más parece un compendio de la música popular de las últimas siete décadas. Entre sus muchas tentaciones a 33 y a 45 revoluciones por minuto, no faltan directos inéditos, versiones atractivas (por ejemplo, Mastodon haciendo el ‘Stairway To Heaven’) o caprichos como el ‘picture disc’ de Dio en forma de mano con su característico gesto de cuernos.

Pero, además, el Record Store Day sirve para reafirmar la importancia de estas tiendas como «centro de reunión para aficionados», según lo acuñan en Power. La tienda bilbaína monta hoy su ya tradicional celebración: por la mañana, a partir de las 11.30 horas, pinchará en el interior Satte, del colectivo Soulero!, y por la tarde, a partir de las 16.30 horas, su tramo de la calle Villarías acogerá las actuaciones de Madbil, Mona Rora, Homewreckers, Winterafter y los reactivados La Secta. También los nuevos establecimientos vitorianos debutan en la fiesta con actuaciones: en Old Tower Stuff tocará en acústico, a las 13.00 horas, el músico Doctor Sax, mientras que Vinylora ha programado a los Vandits a las 18.00 horas y sorteará un tocadiscos al final del día.

Tentaciones en vinilo

42
referencias nacionales aparecen en la lista oficial de este Record Store Day. He aquí tres: el vinilo coloreado de Soziedad Alkohólika y los ‘picture discs’ de Johnny Cash (cantando en castellano) y Bunbury/Héroes del Silencio.

Loading...


Sources:
elcorreo.com

Related posts

Del mundo animado de Lego a la fascinante vida de María de Estuardo

admin

El disco ‘Unknown Pleasures’ cumple 40 años

admin

Carlos Bardem: «Estoy muy orgulloso de mis enemigos»

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.