fbpx
El Salvador países

Talcigüines se preparan para representar la lucha entre el bien y el mal | Noticias de El Salvador

Talcigüines se preparan para representar la lucha entre el bien y el mal | Noticias de El Salvador



El grupo de jóvenes, y hasta hombres pasados de los 50 años de edad, se reúne en el salón de usos múltiples de la Alcaldía de Texistepeque, frente al parque central del municipio, donde desde hace aproximadamente un mes se preparan para las actividades de la Semana Santa en esta localidad, entre ellas, los tradicionales Talcigüines, por la cual es reconocido este municipio.

Este grupo de personas, que hoy visten como cualquier ciudadano, son los miembros de la Asociación de Tradiciones de Texistepeque, de la cual forman parte los Talcigüines, que el próximo lunes santo saldrán al parque y calles aledañas a azotar a los visitantes, como parte de esta tradición, que relata la eterna lucha entre el bien y el mal.

Esta noche, durante el ensayo, los talcigüines tienen rostro y no visten con su tradicional traje rojo, que consiste en una sotana que les cubre hasta poco más debajo de la rodilla y una capucha del mismo color.

De la indumentaria que ocupan el lunes santo, solo llevan su infaltable látigo o azote, constituido por cuatro riendas de cuero, atadas a un mango de madera, con el cual azotan a las personas durante la celebración.

Los “riatazos” suenan en el piso del salón y entre alguno que otro compañero, que aprovecha la reunión para probar la destreza para azotar las pantorrillas.

Los ensayos son parte de las responsabilidades que deben cumplir los miembros de esta especie de hermandad. Sobre su historia, hace falta remontarse en dos periodos para conocer sus orígenes: de 1850 a finales de ese siglo, cuando se conoce su aparecimiento, y de 1930, cuando la tradición es retomada hasta la actualidad.

El presidente de esta Asociación, Gustavo José Acevedo, quien ha formado parte del grupo de los Talcigüines por más de 20 años, relata que para ser miembros de esta comunidad es necesario cumplir con los requisitos establecidos. Dentro de estos están ser creyente católico y originario del municipio, hasta pasar por todas las etapas de la asociación: desde los denominados judíos hasta convertirse en talcigüín y tener el privilegio de participar en estas tradiciones.

“Los Talcigüines inicialmente fueron diez, fue pasando el tiempo y crecieron. Ahora viene más afluencia de personas a la actividad, ya necesitamos tener más talcigüines, ahora tenemos un grupo de 50 o 60 talcigüines, no cualquiera puede serlo. Los Talcigüines somos un grupo selecto, privilegiados, hay requisitos; tenemos que profesar la fe católica, cumplir una edad específica de haber sido judío para poder pasar a ser talcigüín, nadie puede ser talcigüín por cuello”, dice el líder del grupo.

De hecho, Acevedo dice que hay un reglamento interno que se debe cumplir para poder permanecer dentro del grupo y poder salir cada lunes santo a azotar a los visitantes del municipio texiano y a enfrentarse a Jesús en la dramatización de la lucha entre el bien y el mal.

Según Acevedo, debe haber una coordinación entre todo el grupo para realizar la jornada del lunes santo, que inicia con una misa en la parroquia San Esteban, que se hace en honor a todos los talcigüines que ya murieron, para luego salir todo el grupo a azotar a las personas, que se aglomeran en el parque y otras calles del municipio.

Las cuadras y el parque son cubiertos por los hombres endemoniados u hombres saltarines, según se ha traducido del náhuatl la palabra talcigüín, que se dividen los sectores, para azotar a los visitantes.

Pasadas unas tres horas de azotes y riendazos, Jesús, personificado también por un texiano, sale a realizar la lucha contra los demonios, representando el momento en que Jesucristo fue tentado por el demonio estando en el Huerto de los Olivos.

Cuando se enfrentan cara a cara, cada talcigüín debe realizar el denominado paso, que consiste en realizar tres saltos, con igual número de azotes en el suelo, para luego dar una vuelta alrededor del personaje de Jesús, siempre lanzando los azotes al suelo, hasta caer vencido, de un brinco, frente a Jesús, y finalmente quedar tendido boca abajo.

Todos estos pasos son los que ensayan los talcigüines en estas jornadas previas al lunes santo, en su proceso de preparación para la lucha entre el bien y el mal.



Sources: laprensagrafica.com

Related posts

A 62 años de su asesinato, Frank y Raúl viven (+ Fotos) (+ Video) › Cuba › Granma

admin

Con un Bravo enorme, Chile es finalista

admin

Masaya quiere al Comandante Daniel, quiere a la Revolución, afirma Edén Pastora

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.