Rodexo
países Spain

Merkel y Macron chocan en la cumbre por las condiciones de la segunda prórroga del Brexit | Internacional

Merkel y Macron chocan en la cumbre por las condiciones de la segunda prórroga del Brexit | Internacional
[bsa_pro_ad_space id=2]



Las dos visiones europeas del Brexit chocaron este miércoles durante la cumbre extraordinaria en Bruselas convocada para responder a la petición de una nueva prórroga para evitar una salida abrupta del Reino Unido de la UE. La comprensión casi infinita de la canciller alemana, Angela Merkel, con las dificultades de Londres para aprobar el acuerdo del Brexit se enfrentó a la creciente exasperación del presidente francés, Emmanuel Macron, ante un socio en retirada que puede bloquear su soñado “renacimiento de Europa”, por lo que pidió que May se comprometa con una hoja de ruta clara para la salida.

La cumbre extraordinaria es fruto de la petición de prórroga de la primera ministra británica, Theresa May, que desea retrasar de nuevo el Brexit (ya aplazado una vez del 29 de marzo al 12 de abril) hasta el 30 de junio. May dejó claro a su llegada que puede aceptar “cualquier prórroga” que permita a Reino Unido marcharse cuando logre “ratificar el acuerdo de retirada”, lo que auguraba una extensión más larga. Su petición ha trasladado al Consejo Europeo un debate que hasta ahora solo dividía al Parlamento británico.

Por primera vez desde el referéndum del Brexit de hace tres años, Alemania y Francia han llegado a la cumbre con posiciones claramente opuestas. Y aunque ambas delegaciones comparten la voluntad de llegar a un término medio que evite el mal mayor de un Brexit sin acuerdo este viernes, el ruido de la fricción entre Berlín y París es cada vez más evidente.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, hizo un llamamiento a “mantener la cabeza fría”. Y consideró vital “mantener la unidad de los Veintisiete”. Pero al menos al inicio de la cumbre, esa unidad parecía en entredicho.

Macron supedita la segunda prórroga del Brexit a que May, se comprometa con una clara senda para zanjar la salida del club. Y el presidente francés quiere que, mientras el Reino Unido permanezca en el club a la espera de salir, se imponga un estrecho corsé que garantice que no podrá obstaculizar ninguna medida que adopten los 27 socios restantes.

“Hace 34 meses que se celebró el referéndum y en esto tiempo hemos conseguido tomar decisiones y permanecer agrupados, pero la viabilidad y la unidad del proyecto europeo todavía están en juego”, señaló Macron al inicio de la cumbre. Y aunque fuentes francesas se mostraron favorables a conceder la nueva prórroga solicitada por la primera ministra británica, Macron advirtió de que “nada está garantizado de antemano y menos que nada, una prórroga larga”. La batalla podía comenzar.

Merkel y Macron celebraron un encuentro bilateral momentos antes de la cumbre para acercar posiciones, dado que las diferencias entre ambos eran palpables. Frente a las exigencias del francés, la canciller alemana se conforma con que May aproveche la prórroga para proseguir con sus negociaciones con la oposición laborista para buscar una mayoría parlamentaria favorable al acuerdo de salida.

La canciller, que tardó casi seis meses en cerrar su último Gobierno de coalición con los socialistas, recordó, antes de partir de Berlín para Bruselas, la dificultad intrínseca de unas negociaciones entre partidos rivales. Merkel defiende que se le conceda a May “un período de tiempo razonable” para que las negociaciones entre el Gobierno británico y la oposición laborista lleguen a buen puerto.

Merkel pasa por alto que May ha tardado casi dos años en iniciar el diálogo con el líder laborista, Jeremy Corbyn. Y que solo lo ha hecho cuando el Parlamento británico ha rechazado hasta tres veces, por abrumadoras mayorías, el acuerdo de salida que ella pactó confiadamente con la UE el pasado 25 de noviembre.

Alemania, sin embargo, no está dispuesta a tolerar un Brexit brutal, del que podrían derivarse devastadoras consecuencias para la economía británica pero también para la continental. “Tenemos solo 59 horas para evitar una salida desordenada del Reino Unido de la UE”, señaló la canciller alemana, Angela Merkel, antes de salir de Berlín para Bruselas.

El detallado cálculo de Merkel sobre el tiempo restante confirma la intención apuntada por fuentes diplomáticas alemanas de apurar hasta el último minuto todo el margen temporal y político de negociación con tal de evitar una abrupta ruptura con Londres.

La negociación de la cumbre arrancaba con un borrador de conclusiones con todos los mimbres de un posible acuerdo final: una prórroga con un plazo límite, la obligación de que Reino Unido participe en las elecciones al Parlamento Europeo del 23 de mayo si para esa fecha no ha ratificado el acuerdo de salida, la negativa a renegociar ese acuerdo de salida y el párrafo clave, reservado a fijar las obligaciones de Londres durante su permanencia excepcional en el club.

Ese párrafo, el séptimo en la versión inicial, estaba llamado a endurecerse y ampliarse durante la cumbre, según fuentes diplomáticas. El texto define al Reino Unido como “Estado miembro de salida”, una categoría más política que legal sobre la que se quiere construir el armazón para despejar cualquier temor al sabotaje interno por parte de Londres.

Fuentes diplomáticas relativizan el supuesto riesgo de bloqueo. Pero varios socios, con Francia al frente, exigen garantías. La Comisión Europea ha plantado la posibilidad de desarrollar un modelo de decisión basado en la fórmula 27+1, que permitiría a los socios de la UE precocinar y pactar las medidas legislativas antes de someterlas a decisión en un Consejo de la UE con presencia y voto de Reino Unido.

Ese sistema permitiría blindar el desarrollo de la inmensa mayoría de normas legislativas, que se aprueban por mayoría cualificada. Pero Londres mantendría su derecho de veto como el resto de capitales en áreas como política exterior o fiscalidad.

Francia quiere que incluso esa posibilidad se neutralice con un compromiso de Reino Unido de no obstaculizar ninguna decisión en esos campos. Las instituciones comunitarias, sin embargo, dudan de que se pueda obligar a un Estado miembro de pleno derecho a renunciar a alguna de sus prerrogativas y auguran que una decisión de ese tipo sería anulada por el Tribunal de Justicia europeo.

Los 27 confían en superar sus discrepancias y alcanzar un pacto que permita despejar, durante un tiempo, el asunto del Brexit. El hartazgo es patente en la mayoría de las delegaciones

Poco a poco, el Brexit ha pasado de ocupar algunos minutos de los Consejos Europeos, en los que los 27 socios se limitaban a escuchar en silencio a la primera ministra británica, Theresa May, a convertirse en el tema dominante en la pasada cumbre europea de marzo y requerir una cumbre extraordinaria este 10 de abril. El aire de crisis interminable, indomable y potencialmente destructiva empieza a pesar en el ambiente de un club europeo que se acerca al momento crucial de las elecciones al Parlamento Europeo y la consiguiente renovación de toda la cúpula comunitaria.

Loading...


Sources: elpais.com

[bsa_pro_ad_space id=2]

Related posts

Macron y otros dirigentes más jóvenes en sistemas democráticos

admin

Alemania compra datos de Mossack Fonseca por 5 millones de euros

admin

Herederos tramitarán Cepadem | Panamá América

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.