Costa Rica países

Diario Extra – Investigan 3 por fraude de $13 millones con herencia

Diario Extra - Investigan 3 por fraude de $13 millones con herencia


Una familia de gran poder económico está inmersa en una fuerte disputa legal desde hace cinco años por la repartición de una millonaria herencia que dejó y pidió repartir Ricardo Camacho Fernández.

Este empresario, conocido por sus allegados como “Cacayo”, falleció en 2010, después de enfrentar varias enfermedades.

Un grupo de hermanos de apellidos Camacho Fernández, todos adultos mayores de entre 73 y 95 años, y varios de sus hijos acudieron a la justicia para denunciar que su sobrino Álvaro Camacho de Pass, su esposa Ana Lorena Guadamuz González y su cuñado Andrés Guadamuz González (reside en Reino Unido desde 2015) se adueñaron del dinero que debía distribuirse entre la familia.

Los hechos los investiga la Fiscalía Especializada de Fraudes del Primer Circuito Judicial de San José bajo expediente 14-000713-0612-PE, tras denuncia interpuesta por Cristina, Marta, Ligia, Arnoldo, Vera y Flory Camacho Fernández (hermanos), Olga Brenes Camacho, Gonzalo Brenes Camacho y Marta Camacho Castro (primos).

CONFIÓ EN SOBRINO

 

De acuerdo con el expediente, del cual DIARIO EXTRA tiene una copia, el calvario para esta familia empezó en 2007, aunque para la fecha nadie imaginaba que estaba gestándose lo que hoy es un pleito familiar y judicial.

Para ese año Ricardo Camacho Vargas, ya con 93 años, habló con su hermano Álvaro Camacho González para explicarle que por su condición de salud debía apartarse de los negocios que manejaba.

Por esa razón le pidió que lo aconsejara para que alguien le ayudara a administrar su capital, pues debía estar pendiente de trámites en bancos, renovación de certificados de depósito y otros que se le imposibilitaba cumplir.

Ante esta situación, su hermano le recomienda a su hijo Álvaro Camacho de Pass por su amplia experiencia laboral en bancos, donde por muchos años se desempeñó, gracias a su formación académica como administrador de empresas.

Se lee en la documentación de la Fiscalía que por esa sugerencia Camacho Vargas confía a su sobrino la administración de sus bienes y como parte de las nuevas acciones lo convence para que se constituya en Panamá la sociedad anónima Cacayo S.A. en enero de 2008.

Ese trámite se llevó a cabo con el fin de movilizar el dinero de sus negocios y las acciones que tenía en Florida Ice and Farm Company (Fifco-Cervecería Costa Rica).

En el texto judicial se expone que tan solo seis meses después Camacho Vargas enfermó nuevamente y debió someterse a una cirugía, lo cual deterioró aún más su salud, al punto que falleció el 31 de enero de 2010.

En todo momento fue único accionista de la sociedad creada en Panamá, pero su voluntad era repartir sus bienes entre sus hermanos y sobrinos, para lo cual habló con Álvaro Camacho de Pass, su sobrino y confidente de negocios, a quien encargó hacer la distribución que él ya tenía establecida.

 

EMPEZARON LOS PROBLEMAS

 

Tras la muerte del empresario se realizaron varias reuniones familiares entre mayo y noviembre del mismo año para dejar claro cómo se entregaría la herencia y cuánto le correspondía a cada uno.

Sin embargo han pasado nueve años, las transacciones no se han hecho y no se ha resuelto la forma en que se van a emitir, pese a que el ahora acusado instruyó a sus familiares para abrir nuevas sociedades anónimas en Panamá y Estados Unidos con el propósito de trasladar el dinero y acciones desde Cacayo S.A.

Camacho Fernández incluso estableció que sus hermanos Arnoldo, Álvaro, Marta, Flory, Vera, Nora, Cristina y Olga tenían derecho al 10,5% de lo que {el poseía, mientras que sus sobrinos Marta, José Manuel y Álvaro (el denunciado) tenían derecho a un 5,2% cada uno.

En un correo Camacho de Pass explicó a sus parientes que “(…) No existe testamento: la razón es que tío Ricardo no quería heredar así, sino que cedió en vida la propiedad de los activos y dijo cómo quería que fueran custodiados y administrados los bienes después de la muerte”.

Lo que alegaron las víctimas a la Fiscalía es que Camacho de Pass buscó el medio idóneo para apoderarse de forma legítima de los bienes de su tío y que con las reuniones constantes solo pretendía ganar tiempo y desviar la atención para adelantarse con lo que a ellos les tocaba.

La investigación del Ministerio Público -visible en el expediente en nuestro poder-, basada en información bancaria secuestrada, determinó que los acusados tienen en su poder los dineros y los bienes propiedad de la sociedad anónima del ahora fallecido.

“Los dineros de Cacayo S.A. se manejan básicamente en seis cuentas que la sociedad posee en las cuentas de Lafise y Davivienda. Así mismo, la sociedad posee un total de 6.454.000 acciones de Fifco, comunes y nominativas, cuyos dividendos son depositados en una de las cuentas de la sociedad.

Los activos de la sociedad al 2015 y que representa el perjuicio a la sucesión de don Ricardo y sus herederos, ascendían a la suma de $12.844.280 (casi $13 millones) a ese año”, destaca lo investigado.

 

INFORME DELATA LA RUTA DEL DINERO

 

Un informe de la Sección de Delitos Económicos y Financieros del Departamento de Investigaciones Criminales del Organismo de Investigación Judicial revela el destino de los dineros que pertenecen a la sociedad de Camacho Fernández.

“… se puede afirmar de forma categóricamente que existen sumas cuantiosas de dinero que continúan siendo administradas por los querellados, quienes han venido disponiendo ilegalmente de los fondos de Cacayo S.A., cuyas acciones pertenecían de forma exclusiva a don Ricardo Camacho.

Seguidamente tras analizar la apertura de cuentas en Banco Davivienda y Banco Lafise, señala que ‘se determina la participación de Álvaro Camacho de Pass y su esposa Ana Lorena Guadamuz González, en la administración de los recursos financieros tanto personales de Ricardo Camacho Vargas, como de la empresa creada en Panamá Cacayo S.A.’”.

Continúa la descripción del expediente indicando que “se determinó que (…) como principal destino de los fondos girados contra las cuentas de Cacayo S.A., se determinó su acreditación en las cuentas de Álvaro Camacho de Pass y el retorno de una parte del dinero”.

En siete páginas del informe se exponen los números de cuentas y los bancos a los que se trasladó el dinero, detallando los tractos y cambios de moneda ejecutados para poder adjudicar los fondos.

A raíz de esto los afectados solicitaron al Ministerio Público la inmovilización de las 6.454.000 acciones de Fifco, la cual acogió el Juzgado Penal de Heredia por el tiempo que dure el proceso y se impusieron medidas para evitar más fuga de bienes.

“No podrán cederse, venderse, traspasarse, pignorarse y se ordena que los dividendos que se pagan por estas acciones sean depositados en la cuenta de este despacho”, resolvió la jueza Heidi Ulate.

La Fiscalía mantiene la causa abierta y las partes esperan audiencia, pues el caso está empantanado en el II Circuito Judicial de San José en Goicoechea, donde según las víctimas no ha tenido ningún avance.

clubwifiusa


Sources: diarioextra

Related posts

En México anuncian que Brayan Angulo llegará al Cruz Azul por USD 6 millones

admin

Hallan feto en basurero | Critica

admin

Prevención y pronta detección reducen daños de enfermedad cerebro vascular – Diario Digital Nuestro País

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.