Rodexo
Noticia

Menos móviles y más libros

Menos móviles y más libros


Hoy, 2 de abril, es el Día Mundial del Libro Infantil. A nadie se le escapa que esa incruenta lucha diaria que mantienen los profesores con su alumnado para acercarles a las páginas de los libros alejándoles de las, a veces, mucho más seductoras pantallas brillantes, es una guerra donde estos solo tienen un arma: las palabras.

Palabras, pero también imágenes, vertebraron el acto de esta jornada que tuvo lugar en la sala Val del Omar de la Biblioteca de Andalucía. Allí, los delegados de la Junta de Cultura, Antonio Granados, y de Educación, Antonio Jesús Castillo, hablaron en su idioma, ese español que no requiere de mucha retórica, a quienes tienen en sus manos el futuro de nuestro país. También el cultural, porque sin lecturas, como ayer se dijo, un país se muere.

Fue Aylana, una niña que estudia tercero de Primaria en el Colegio San José de la calle Tablas -ejemplo de multiculturalidad, con alumnos de 22 países diferentes-, y que salió huyendo de la catástrofe humanitaria que se está viviendo en Venezuela, la encargada de poner voz al manifiesto del Día Internacional, escrito este año por el lituano Kęstutis Kasparavičius. Un manifiesto que comienza con palabras demasiado frecuentes en nuestro vocabulario: «¡Voy con prisa! ¡No tengo tiempo! ¡Adiós!». Palabras que denotan poco deseo de pararse ante un libro y disfrutar de él. Este medio millar de niños -y los adultos, profesores, profesionales y representantes instistucionales que les acompañaron en el acto- oyeron unas palabras del autor lituano que dan que pensar: «No tengo duda de que a los libros les parece muy interesante estar sobre vuestro regazo, pues una persona que lee –sea niño o adulto– solo por eso ya es bastante más interesante que la que se resiste a tomar un libro entre las manos, que la que -siempre con prisa- no llega a sentarse y no tiene tiempo de fijarse en casi nada».

Aurora Martínez, tutora de tercero de Primaria, recuerda que «el hábito de la lectura debe introducirse poco a poco. Desde el cómic hasta los libros de aventuras más complejos. A la edad de ocho años, que es la que tienen los alumnos de tercero, se sienten atraídos por el cómic y por formas de lectura que se les hagan amenas. Pero poco a poco, van entrando en autores más complejos, que introducen matices que les van ayudando a comprender la realidad que les rodea». Muy gráfico fue el delegado de la Junta, Antonio Granados, para describir la evolución de los lectores, que fue también la suya propia. «En el cuarto de los juguetes de mi casa había muchos libros. Era una auténtica leonera. Allí descubrí la lectura. Y pasé de leer libros con muchos dibujos y pocas letras, hasta leer libros con la letra pequeña. Ese será vuestro camino, pero tened siempre presente que los libros dan que pensar y que hablar, y son mucho mejores compañeros que los móviles». En resumen: menos móviles y más libros, para crecer intelectualmente equilibrados.

Con todo, como cualquier enseñanza de hoy es inseparable del lenguaje audiovisual, el acto acabó con un vídeo de apenas 10 minutos, donde escritores como Juan Mata mostraron la importancia de las bibliotecas para la formación de los lectores, y lo fácil que es acercarse a ellas. Aurora Martínez afirma con orgullo que «todos los niños del colegio tienen carnet de la biblioteca Riquelme, que es la nuestra, y la inmensa mayoría, también de la red de bibliotecas públicas». Por ahí se empieza.

Loading...


Sources:
huffingtonpost.es
ideal.es

Related posts

Referéndum de Cataluña: El fiscal ordena a los Mossos que acudan a todos los colegios electorales en busca de urnas | España

admin

Moçambique-Japão: Cooperação potencia energia e agricultura

admin

La milagrosa recuperación de Craig Cunningham, el jugador de hockey que regresó a patinar tras sufrir un paro cardiaco y la amputación de una pierna

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.