Argentina países

Argentina y Brasil comparten la lucha contra la corrupción – 11/03/2019

Argentina y Brasil comparten la lucha contra la corrupción - 11/03/2019



En 2014, el juez Sergio Moro provocó la admiración de los brasileños y de gran parte de la comunidad internacional cuando impulsó la operación Lava Jato, que desenmascaró una enorme red de corrupción política y empresarial en el país vecino. El proceso judicial fue observado con detalle por muchos de los que hoy somos funcionarios públicos nacionales.

En efecto, el Lava Jato inspiró la Ley del Arrepentido, promovida por Cambiemos en 2016. Este nuevo marco legal fue central en el avance de la causa de corrupción más importante de nuestra historia, la de los “cuadernos de Centeno”. Gracias a los incentivos de reducción de pena que plantea la ley, muchos de los involucrados en la corrupción de los gobiernos pasados están delatando a los líderes de ese entramado.

El vínculo del Gobierno nacional y el juez Moro se afianzó con la visita del brasileño a nuestro país en 2017, que fue promovida por el ministro Germán Garavano. En ese encuentro, Moro también pudo conocer nuestras iniciativas para luchar contra el narcotráfico, la corrupción y otras formas de crimen organizado.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

A principio de año, Sergio Moro asumió como nuevo Ministro de Justicia de Brasil y presentó un plan de reformas en sintonía con el plan argentino de combate al crimen organizado y que incluye varias medidas en común. Algunas de ellas son las siguientes: Moro busca autorizar las operaciones encubiertas para investigar a las organizaciones criminales. En 2016 la Argentina aprobó lo que llamamos nuevas técnicas de investigación penal que son un conjunto de herramientas que incluyen el agente encubierto, el agente revelador y el informante. Estas técnicas permiten conocer desde adentro y, por lo tanto, con más detalle, al crimen organizado y a sus líderes.

El ministro brasileño quiere crear un Banco Nacional de Perfil Genético. El Banco permite comparar el ADN de los condenados con pruebas tomadas en crímenes anteriores y, eventualmente, en crímenes futuros. La coincidencia de una muestra de ADN tomada en la escena del crimen con un ADN del banco de datos es una prueba muy relevante para descubrir al autor de un delito. Argentina ya cuenta con un Registro para delitos sexuales, y en los próximos días el Ministerio de Seguridad presentará un proyecto de ley para incluir a todos los delitos dolosos.

Mirá también

Moro quiere agilizar los trámites procesales para que la lentitud de la Justicia no sea garantía de impunidad. En nuestro país, esto comenzó a ocurrir con la ley de flagrancia y continuará con la implementación efectiva del Código Procesal Penal, aprobado en diciembre por el Congreso. El plan de Moro también incluye la posibilidad de tomar declaraciones mediante videoconferencias, algo que ya estamos aplicando en el Servicio Penitenciario Federal. Esto reduce la duración de los procesos, evita traslados innecesarios y garantiza mayor seguridad.

El Gobierno brasileño pide que la prisión preventiva sea efectiva desde el momento de la sentencia, aunque ésta no se encuentre firme. Esta medida está incluida en el nuevo Código Procesal Penal.

Moro quiere endurecer las penas para delitos con armas y para jefes y miembros de organizaciones delictivas. El proyecto de nuevo Código Penal que prepara la Argentina también contempla estos aumentos de penas.

Mirá también

El Ministerio de Justicia de Brasil busca que la intervención de un agente policial para prevenir un conflicto armado contra sí mismo o un tercero sea considerado legítima defensa. El anteproyecto de Código Penal argentino también exime de responsabilidad a los agentes que actúan en cumplimiento de su deber.

La similitud entre los planes argentino y brasileño para combatir el crimen organizado implica cuatro aspectos importantes. Primero, que en ambos países era urgente tomar todas las medidas necesarias para afrontar el gran problema de la corrupción estructural y el crimen organizado que los anteriores gobiernos habían dejado como herencia. Segundo, que la corrupción y el narcotráfico no son problemas locales, sino regionales. Tercero, que Brasil y Argentina pueden trabajar juntos compartiendo aprendizajes y coordinando acciones para erradicar estos males. Y cuarto, que el camino iniciado en 2015 por Cambiemos era el necesario y adecuado; y que hoy contamos con herramientas mucho más efectivas para combatir el narcotráfico y la corrupción pasada, presente y futura.

clubwifiusa


Sources:
clarin-com

Related posts

Tereré: El mejor amigo del paraguayo

admin

Discutió con su pareja y casi se lanzó desde el Puente de la Amistad

admin

Este gato eligió a su dueño en la calle y lo siguió hasta el techo de una casa

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.