Economía

Italia consigue retrasar su decisión sobre el tren de alta velocidad para conectar Turín y Lyon

Italia consigue retrasar su decisión sobre el tren de alta velocidad para conectar Turín y Lyon


El Gobierno italiano, que se muestra dividido sobre la construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad (TAV) para conectar Turín y Lyon (Francia), consiguió este sábado retrasar su decisión final con un acuerdo para permitir aplazar las licitaciones que se tendrían que haber publicado este lunes.

Tras varias reuniones fallidas entre los dos socios del Gobierno, el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, explicó que envió una carta a la compañía franco-italiana que está construyendo el túnel de Turín-Lyon, Telt.

En dicha misiva, se pedía a la compañía “que se abstuviera de cualquier tipo de decisión que crease vínculos jurídicos y económicos al Estado Italiano respecto al lanzamiento de licitaciones que comenzaban este lunes”.

Telt, según Conte, garantizó a Italia que por el momento se limitarán a lanzar solo un aviso de licitación este lunes como estaba previsto, y no habrá ningún tipo de decisión y se tratará sólo de “actividades preliminares”.

El primer ministro reiteró la voluntad del Gobierno italiano de querer “debatir con Francia y la Unión Europea (UE) la realización de este proyecto, a la luz del análisis sobre costes y beneficios” realizado por el Ministerio de Transportes e Infraestructuras, y que resultó negativo para los intereses de Italia.

De esta manera, se retrasa una decisión que está poniendo en jaque a la coalición gubernamental, ya que el antisistema M5S siempre ha defendido que se evite su realización, mientras que la ultraderechista Liga apoya la construcción.

La línea férrea forma parte del llamado Corredor Mediterráneo que enlazará a lo largo de 3.000 kilómetros el este con el oeste de Europa para favorecer los intercambios comerciales.

En el informe encargado por el Ministerio de Transportes e Infraestructuras, en manos del M5S, se concluyó que la diferencia entre los costes incurridos y los beneficios resultantes de la realización del trabajo es negativa por 7.000 millones de euros.

Sin embargo, para otros expertos, si Italia se retirara del proyecto, la UE y Francia pedirán con toda probabilidad el reembolso del dinero desperdiciado, y a esto se sumarán otros 813 millones procedentes de fondos europeos otorgados entre 2014-2020, si bien la cantidad que no se haya gastado simplemente se devolverá sin ser técnicamente una pérdida.

Mientras que se intenta ganar tiempo, el M5S reiteró hoy su no al proyecto, mientras que el líder de la Liga, Matteo Salvini, aseguró que la TAV se realizará a cualquier coste.

clubwifiusa


Source: eleconomista.es (Noticias destacadas por elEconomista)

Related posts

¿Es posible otra crisis global?

admin

Telecinco repone ‘Los Nuestros’ este domingo en busca de nuevos espectadores

admin

El Atlético le declara la guerra al Barcelona por Griezmann: pide 80 millones más y anuncia acciones legales

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.