fbpx
Puerto Rico

Eddie Casiano: “Se van a buscar los mejores”

Eddie Casiano: "Se van a buscar los mejores"


Quebradillas – Por los próximo cuatro o cinco meses, Eddie Casiano trabajará de lleno en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) para tratar de  llevar a los Piratas  de vuelta al trono.

Pero al mismo tiempo, el técnico del Equipo Nacional tendrá que prestarle mucha atención a la preparación del combinado para la Copa Mundial  de China, que  inicia el 31 de agosto, con una primera parada en los Juegos Panamericanos de Lima a finales de julio.

Casiano y el conjunto boricua vienen de lograr la clasificación mundialista el pasado lunes en un partido decisivo frente a Uruguay en el coliseo Roberto Clemente. 

Al excanastero, de 46 años, le espera un cargado itinerario, pero él asegura que es una encomienda que tomará responsablemente con las herramientas que tenga disponible. 

Vistiendo los colores del equipo de Puerto Rico en el coliseo Raymond Dalmau antes de la práctica de los Piratas, Casiano se sentó en las gradas de la instalación con El Nuevo Día para dar un panorama de lo que será la preparación para el decimocuarto Mundial que participará la isla en su historia, incluyendo la idea de reclutar jugadores colegiales de Estados Unidos y de la NBA para los compromisos de este  año, entre otras cosas. 

  A casi una semana de haber logrado el pase al Mundial, ¿cómo te sientes?

—Clasificamos que era la primera meta. Ya estamos viendo opciones. Plan A, plan B, plan C. Sabemos que no podemos hacer planes como otros países porque jugamos un torneo (BSN) de 36 juegos en 12 semanas. Después vienen los playoffs y hay que ver quiénes son los jugadores que físicamente quedan bien, y quiénes no. Quiénes terminan lastimados, quiénes no. Tenemos que tomar las cosas con calma y seguir planificando.

¿Pensaste en algún momento que la clasificación no se iba a dar al definirse en el último juego de las ventanas de FIBA? 

—Es difícil. Nosotros jugamos con 23 jugadores distintos en las ventanas. Sabemos que no es el mejor momento de Puerto Rico en el baloncesto. Sabíamos que era cuesta arriba, pero sí que podíamos clasificar. De eso sí estuvimos claro, pero iba a ser cuesta arriba.

Después de la victoria contra Uruguay preferiste celebrar y no hablar de inmediato de los planes. Ya la fiesta se acabó. ¿Cuál será el plan que compartirás con la Federación de Baloncesto en las próximas reuniones? 

—Yo voy a escoger los 24 jugadores y de esos 24 jugadores vamos a escoger el mejor equipo posible. Nombre o no nombre, cuando se escojan los 24 jugadores se tomarán las decisiones en el momento. No quiero caer… nosotros caemos en que no debemos llevar los jugadores de NCAA, no debemos llevarnos los jugadores de NBA. Estamos privándonos de muchas cosas que no vamos a caer en un dime y direte. Simplemente, vamos a escoger los 24 mejores jugadores  y luego de eso montamos el equipo  para el Mundial.

¿Van a reclutar jugadores de Estados Unidos? 

—Claro. Creo que la única posibilidad que los jugadores de NCAA puedan jugar es en el verano. Así que tenemos que aprovechar ese momento y ver porque también están los (Juegos) Panamericanos. Así que vamos a mejorar  el programa.

Cuando hablas de jugadores de la NCAA, ¿puedes mencionar un nombre de los jóvenes que están en la mira? 

—Hay un sinnúmero. No voy a entrar en nombres porque si digo uno hay tres que están en California y pueden decir: ‘A mí no me dijeron nada’.  Hay un grupo grande que nosotros hemos visto y estamos pensando en todos y luego de ahí los seleccionamos.

Vuelve a surgir el debate de que si deben convocar o no  a jugadores de la NBA como Shabazz Napier y Moe Harkless. ¿Deben ser considerados? 

—Yo lo que digo es que cualquiera que estuviese en mis pantalones no pensaría así. Uno va a pensar en lo mejor disponible, como lo piensa Argentina, como lo piensa Estados Unidos, como lo piensa España, como lo piensan los demás equipos del mundo.  

 Así que los vas a llamar. 

—Se van a buscar a los mejores… a los mejores 24 y se tomará la mejor decisión para la Selección Nacional, y así tener la mejor representación posible. 

El hecho de estar dirigiendo en el BSN, me imagino que le limita en ciertos aspectos a la hora de trabajar en la preparación de la Selección Nacional.

—Limita, limita. Cansa. Lógicamente, me miden por la victorias y derrotas en el BSN, y no por lo que haga en la Selección. Yo tengo que vivir de esto. La Federación está saliendo de una crisis económica poco a poco y no está en la salud económica para tenerme sin trabajar en el BSN y trabajar estrictamente con el Equipo Nacional.

Lo limita a viajar para reclutar a jugadores.

—Claro, claro. Ese era el plan que yo quería. Ese era el Plan A y no se pudo dar. Tengo que trabajar. Tengo que vivir de esto y, pues, tuve que firmar en Quebradillas. La oportunidad en Quebradillas fue la que se me abrió para dirigir. Conozco a (Roberto) Roca (apoderado de los Piratas), conozco a Gaby (Gabriel Miranda, gerente general). Me abrieron las puertas a trabajar porque sé que voy a estar en buenas manos. 

¿El equipo que vaya al Mundial debe ser el mismo que viaje a los Panamericanos?

—Eso no se sabe porque hay que ver la disponibilidad de los jugadores de la NCAA. El problema de los jugadores de la NCAA es que cuando ellos tienen su temporada, pierden muchas clases y recuperan en verano. Hay que ver quiénes tienen permiso o no, y aglutinar el mejor grupo posible para entonces tomar esa decisión.

Cuando usted dirige a jugadores que son de la Selección como, por ejemplo, cuando estuvo en Aguada, y ahora que tiene a varios del programa en Quebradillas, ¿cómo hace para que los jugadores no se sientan que están ensayando para un puesto en la Selección?

—Es difícil. Una de las cosas que me pasó en Aguada fue que… yo le tengo mucho cariño a los jugadores que jugaron conmigo en la Selección, pero se unieron las dos cosas y la relación que yo tenía de ser humano se afectó porque yo tenía que tomar una decisión de cortarlos, de llevarlos, o de no jugarlos en algún momento estando ahí y eso me dio problemas en Aguada. Le tengo cariño a jugadores como (Alex) Abreu, (Chris) Gastón, (Gilberto) Clavell. A lo mejor, si no los hubiera invitado nunca hubieran hecho el Equipo Nacional, era una posibilidad. Pero, en vez de tener una mejor relación y que haya una parte de agradecimiento, terminé con ellos un poco incómodo hacia mí. La gente que está alrededor siempre le gusta tirar cizaña. Hay familiares de jugadores que te hablan mal o te bajan la mirada, o te hacen sentir mal. Pero, eso es Puerto Rico al final del día y uno está dirigiendo la Selección Nacional.  Quien tiene las manos en el fuego soy yo y quien tiene que tomar decisiones difíciles. Pero nunca es personal, siempre es por lo mejor de Puerto Rico.

¿Es algo que va a evitar en Quebradillas?

-Es lo que hablo con los muchachos. Tengo a Mike Rosario, que debería tener una oportunidad en la Selección. Tengo que tomar decisiones. Cada cual tiene su momento y tiene que aprovecharlo. Si vienes a ver, Mike está trabajando para volver a la Selección. Igual Alex Franklin y Angel Álamo que podrían estar en la preselección. Uno nunca sabe. Pero una cosa no tiene que ver con la otra y ellos son lo suficientemente maduros para entender eso.



Sources: metro.pr

Related posts

Disponibles en el país mil pruebas rápidas de COVID-19

admin

Hubo un aumento de un 130% en el uso del Tren Urbano en el día de la marcha

admin

Melanie Díaz avanza a cuartos de final en el tenis de mesa panamericano

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.