fbpx
Bolivia países

El camino de la renovación – 01/03/2019

El camino de la renovación - 01/03/2019



A lo largo del verano, pasaron por Espacio Clarín grandes referentes del mundo del tango, como Ricardo “Chiqui” Pereyra, Raúl Lavié y la bailarina Mora Godoy, entre otros. También tuvieron su lugar los artistas que, desde hace unos años, ocupan un lugar ascendente en el mundo del 2×4, que necesita de difusión en el país.

En la última jornada del verano dedicada al tango, llegaron al escenario de Alberti y Güemes dos artistas premiados (ver recuadro): Jorge Vázquez y Carolina Minella.

Nacida en la localidad Los Surgentes (Córdoba), Minella comenzó a cantar a los seis años y no dudó en elegir el canto como su vocación.

Con su disco “Alma de loca”, inició una gira por distintos países de América Latina y Europa.

En su paso por Espacio Clarín -el primero en su carrera-, la cantante presentó una formación de trío: piano, bandoneón y bajo. Su concierto abrió con su grupo tocando el tango instrumental “Libertango”, del hijo dilecto de la ciudad, Ástor Piazzolla.

Después, ella eligió algunos de los tangos más clásicos, como “Vuelvo al sur”, “El último café” y “Qué tango hay que cantar”, entre otros.

La cantante Carolina Minella nació en Los Surgentes (Córdoba).

Aunque su formación está enfocada en el tango, Minella también se dio el gusto de pasear por otros ritmos. Con una voz cálida y límpida, la cordobesa interpretó “Ne me quitte pas”, una canción en francés del músico belga Jacques Brel. Esa obra, que cuenta una historia de amor, se convirtió en un símbolo de la “chanson” francesa de la década del 60.

Por último, mostró sus dotes para los valses en “Que nadie sepa mi sufrir”, que en la Argentina popularizó la cantante de folclore Soledad Pastorutti.

Luego del paso de Minella por el escenario de Alberti y Güemes, fue el turno de Jorge Vázquez.

El cantante nacido en La Plata cantó junto a un pianista y bandoneonista. En el tango, no es frecuente la renovación de la letrística; a veces, los intérpretes no se animan a grabar canciones nuevas, quizá por la sombra de grandes monstruos de la poesía, como Homero Manzi, Cátulo Castillo y Enrique Cadícamo. Pero Vázquez se animó.

“Hemos grabado un nuevo disco, que se llama ‘Pasional’. En ese trabajo me animé a escribir algo”, dijo antes de interpretar “Buenos muchachos”, el tango que compuso junto a Diego Ponce.

Luego, el cantante ganador de un Premio Gardel tuvo tiempo para recordar clásicos del género, como “El corazón al sur” y “Grisel”, entre otras.

Por su modulación y el timbre de voz, muchos periodistas compararon a Vázquez con el gran cantor Julio Sosa. Quizá para algunos la comparación resulta una exageración. Pero quedó bastante explícita en la versión del platense de ‘Qué me van a hablar de amor’, que también solía hacer el notable uruguayo.

La carrera de Vázquez tuvo un gran salto a partir de su participación en el programa “Elegidos” emitido por Telefé en 2015. Ese fue el gran empujón que le dio popularidad y lo hizo recorrer el país y el mundo.



Sources:
clarin-com

Related posts

Vicepresidente Cabrera asegura que instancias gubernamentales están listas para iniciar proceso de transición

admin

Dos años tras papeles Panamá, la UE está mejor dotada frente a evasión

admin

Fuertes vientos y olas altas en el litoral del Pacífico nicaragüense

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.