Cultura

Un Jabier Muguruza íntimo, austero y entrañable

Un Jabier Muguruza íntimo, austero y entrañable


El reposado cantautor Jabier Muguruza (Irún, 1960), el hermano mayor de Fermín e Íñigo Muguruza (ambos ex Kortatu y Negu Gorriak), participó el lunes en el ciclo ‘Literatura eta Musika Euskaraz’, subvencionado por el Área de Euskera del Ayuntamiento de Bilbao. Esta iniciativa se celebra en el foyer del Teatro Arriaga (en el amplio descansillo del segundo piso, tras subir las escaleras), donde se colocan sillas y los oficiantes actúan a un palmo del respetable, este lunes una escasa treintena de personas a las que Muguruza conocía en su mayoría.

Jabier Muguruza, sin desprenderse de su estilo reflexivo y pausado hasta lo etéreo (al hablar siempre parece que pierde el hilo), presentó por segunda vez en Bilbao (la primera fue en el Arriaga y nos dio rabia no poder asistir) su decimoquinto álbum, ‘Leiho bat zabalik / Una ventana abierta’, publicado en su propio sello Mara Mara Diskak y grabado mano a mano con el guitarrista elgoibarrés Ander Mujika, de los disueltos Napoka Iria, que le acompañó en el foyer. Es un disco con textos de Iñaki Irazu, Harkaitz Cano, Ángel Erro, Iban Zaldua, Íñigo Astiz…

Pero lo que marca el sonido de este trabajo es la renovación sónica de Muguruza, que adopta un estilo oscuro hasta lo desasosegante, desnudo por el escueto acompañamiento instrumental (la guitarra eléctrica experimental más aportes de samplers electrónicos disparados por el irundarra desde un atril). El del lunes fue un concierto de 84 minutos para una docena de piezas, dos de ellas con Muguruza a capela: ‘Bizitza bizitza da’ y, a modo de bis sin hacer el paripé de salir del escenario y volver, ‘Tan petita’, en catalán.

A pesar de la austeridad sónica conceptual y general, de la dilatación de los ambientes y de la entonación pausada y casi recitada de Muguruza, se hizo corto el encuentro. Apoyado en la guitarra de Ander Mujika, el cantautor exploró el post-rock (‘Leiho bat zabalik’), recitó a lo Gari (‘Spam kanta’), sumó coros a lo Leonard Cohen o Benito Lertxundi (‘140’), y hasta cantó en africano convincente en su vieja canción ‘Mazisi Okeita Denbele’.

Todo iba bien, pero a partir de la séptima pieza subimos un escalón y pareció que éter se anchaba hasta el infinito. Quizá la inspiración y la relajación había desintegrado la mera interpretación en ese foyer tan iluminado al que el songwriter pidió apagar una par de focos tras cantar la primera canción. Con los atriles a tiro pero apenas mirados (casi únicamente para disparar los samplers), Muguruza flotante evolucionó en ‘Etxera iritsi’, se lució a capela en la mentada ‘Bizitza bizitza da’ (con cierto aire de bertsolari), el mejor sampler reforzó el hondamente soulero ‘Jada iritsi diren barbaroen zain’ de Harkaitz Cano (con Mujika golpeando la guitarra al modo de Joseba Irazoki), un poco teatralizado a lo Albert Pla Jabier se asomó el espigado guipuzcoano en ‘Kontraesanak’, la también antigua ‘Maite zaitut, ez’ arrancó en tono menor y derivó al soul, y se despidió con la citada pieza catalanoparlante ‘Tan petita’, que fue un remate suave y a capela de un encuentro cómodo, cercano, logrado, corto, íntimo y entrañable.

clubwifiusa


Sources:
elcorreo.com

Related posts

La ganadora de GH VIP 2018 Miriam Saavedra, se vuelve loca al ganar Gran Hermano VIP Miriam Saavedra se vuelve loca al ganar ‘GH Vip’

admin

Bryan Adams en Bilbao en 2019: fecha y entradas del concierto

admin

La Fiscalía reclama a Nacho Villa más de 200.000 euros por gastos no justificados en la tele castellano-manchega

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.