fbpx
Cultura

El Zinemaldia comenzará a mostrar su archivo en otoño

El Zinemaldia comenzará a mostrar su archivo en otoño


Hubo un tiempo en la vida del Zinemaldia en el que los barrios donostiarras acogieron proyecciones de películas que ya figuran en la historia del cine, en el que la censura de un filme provocaba un seísmo cultural, en el que los movimientos sociales irrumpieron en la propia concepción del festival y en el que, en definitiva, el certamen mutó para siempre. La convulsa realidad se colaba en las salas de cine.

Fue entre 1976 y 1979, ese período que va de la muerte de Franco a la entrada en vigor de la Constitución y que se corresponde precisamente con el que han elegido los ocho alumnos de las áreas de Archivo y Comisariado de la Escuela de Cine Elías Querejeta en Tabakalera para comenzar la revisión del fondo documental del Zinemaldia. El resultado de esta labor ‘arqueológica’ se pondrá por primera vez a disposición del público este próximo otoño y de manera integral en 2020, con motivo del 70 aniversario del certamen.

En 1976, Elías Querejeta retiró del certamen ‘El desencanto’ por la muerte de un manifestante

Los archivos del Zinemaldia permanecen en una nave del barrio donostiarra de Martutene y a grandes rasgos contienen «la documentación administrativa, una hemeroteca muy completa y una fototeca clasificada por años, pero que habría que catalogar con más detalle. A esto se añade la colección de diarios del festival que el Zinemaldia publica desde sus inicios», explica Ana Redondo, documentalista y miembro del comité de selección del Festival. Sólo la documentación correspondiente al período de la Transición ocupa quince metros lineales.

A partir de este material, este grupo de estudiantes de la Elías Querejeta reconstruyen el periplo vital de un certamen que desde su creación en 1953 «se caracteriza por una centralización total ya que todo dependendía del Sindicato Nacional de Espectáculos, y del Ministerio de Información y Turismo –apunta Ana Redondo–. Esta centralización culmina con la dirección de Echarri, jefe del sindicato y productor, en cuya persona confluyen todos los intereses que el sistema quería».

El performer y activista Ocaña llega al festival del brazo del actory director Pierre Clementi en 1979. / zinemaldia

Veto a ‘Saló’ de Pasolini

Sin embargo, ya en 1976, primera edición tras la muerte del dictador, confluyen todos los factores que alumbran la tormenta perfecta: reivindicación de autonomía política, eclosión de los movimientos sociales, estreno de las libertades y una cierta emergencia de un nuevo cine vasco. Y el festival, que hasta entonces y bajo la dirección de Echarri «era muy elitista, con unos códigos de etiqueta muy marcados, cambia de arriba a abajo. De repente se organizan cineforums en Trintxerpe o con Bernardo Bertolucci en Intxaurrondo», señala el profesor Pablo La Parra, coordinador del proyecto.

El acceso a los materiales ha supuesto para los alumnos de la Escuela Elías Querejeta una inmersión en la historia de sucesivos conflictos en cadena, tan propios de aquella época. Para La Parra, «el suceso que marcó el punto de ruptura en el certamen fue la muerte por disparos de la Policía de Jesús María Zabala en el transcurso de una manifestación en Hondarribia. «En ese momento, la calle irrumpe en el festival en el sentido de que le exige un posicionamiento político y a partir de ahí, el Zinemaldia intenta avanzar a la velocidad de las reivindicaciones de la calle». A raíz de la falta de posicionamiento del Festival, el productor Elías Querejeta decide retirar del certamen la película ‘El desencanto’, de Jaime Chávarri y, a continuación, la prensa que cubría abandonó también el Festival. En este sentido, La Parra señala que «a raíz de todo estos procesos, en 1977 se crea una comisión de barrios y pueblos que descentraliza las proyecciones de las películas. La idea, que se mantuvo hasta mediados de los ochenta, era sacar las proyecciones del Zinemaldia fuera de los círculos hasta entonces elitistas del Victoria Eugenia».

En 1978, la controversia estalló debido a la decisión de la distribuidora United Artist de vetar la proyección de ‘Saló o los 120 días de Sodoma’ (1975) de la restrospectiva que el Zinemaldia dedicó ese año a Pier Paolo Pasolini. Durante una mesa rendonda en la que participaban la actriz Laura Betti, el director Bernardo Bertolucci y el historiador Román Gubern, surgió la idea de redactar un manifiesto de protesta que suscribieron numerosas personalidades, entre otros, Jean-Paul Sartre, Camilo José Cela, Carlos Saura y Costa-Gavras. En vano. La división española de United Artist se salió con la suya y la cinta de Pasolini no se exhibió en España en condiciones de normalidad hasta 1980.



Sources:
elcorreo.com

Related posts

Entender Italia desde la historia

admin

María Pagés, polvo al polvo

admin

Entre ‘Jumanji’ y una Eva Green astronauta, los estrenos de la semana

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.