Rodexo
Deportes

Comparar ya no es de locos

Comparar ya no es de locos


En este mundo de locos parece que en apenas unas semanas o meses de diferencia algo que antes era una locura, una temeridad, algo fuera de lugar, ahora sea una valoración sabia, fundamentada, razonada. Pongámonos a reflexionar. El pasado 9 de noviembre, Ousmane Dembélé no se presenta al entrenamiento del Barça. Durante hora y media está totalmente ilocalizable. Las alarmas se encienden y las críticas arrecian sobre el francés, que ve cómo Valverde no lo convoca para el Barça-Betis aduciendo unas molestias físicas.

22/01/2019

Act. a las 08:06

CET

En aquel momento, el ex del Borussia Dortmund cae en sus momentos más bajos desde que llegó al Barça. Los rumores le sitúan más fuera que dentro de la disciplina azulgrana, incluso no se descarta acelerar el proceso y dejarlo marchar en enero. Pero dos grandes partidos ante PSV y Villarreal le hacen recuperar crédito y a partir de ese momento su escalada ha sido imparable. ¿Alguien se imagina si en el momento más oscuro de Ousmane nos hubiéramos atrevido a comparar el tridente que forma con Suárez y Messi con el que formaban el uruguayo y el argentino con Neymar?

UN TRIDENTE ESPERANZADOR

Lo dicho. El ‘Mosquito’ vuela cada vez más alto y ahora sí, apenas un par de meses después de esa ‘espantá’, que quedará ya para siempre en su currículum con el Barça, podemos decir alto y claro que el tridente que forma con Luis Suárez y Lionel Messi es verdaderamente temible. La última exhibición del galo, que no tuvo problemas en enfundarse el traje de Messi (salvando las distancias, obviamente) frente al Leganés, ha dado aún más alas a este ensalzamiento de una sociedad que ahora mismo es la gran esperanza ofensiva de un Barça que tampoco está para grandes alardes. Y no solo ha llegado hasta el punto de llevarse elogios y alabanzas, sino que hemos entrado en esa zona en la que podemos ya establecer una comparación entre este tridente y el que maravilló hace un par de temporadas con la figura de Neymar.

DE LA ‘MSN’ A LA ‘MSD’

Y como nos apasionan las siglas (a todos, no solo a los periodistas, no lo neguemos) lo que toca ahora que ya no es una locura ni una temeridad es comparar las prestaciones de la ‘MSN’ (Messi-Suárez-Neymar) con las de la ‘MSD’ (Messi-Suárez-Dembélé). Muchos dirán que es pronto, que es precipitado, pero lo cierto es que los números comienzan a ser significativos y a equipararse mucho más de lo que se cree. Si contamos la primera temporada completa sin sobresaltos (sanciones por mordiscos, en el caso de Suárez) de la ‘MSN’ y de la ‘MSN’ las cifras son prácticamente idénticas.

El primer curso entero en el que coincidieron Suárez, Messi y Neymar, el 2015/2016, saldaron la primera vuelta con 50 goles oficiales anotados entre los tres y 23 asistencias (trabajamos sobre Liga, Copa del Rey y Champions en todos los casos). Messi, que estuvo, todo hay que decirlo, varias semanas fuera de combate por un esguince de rodilla, acabó la primera vuelta con 14 goles en las tres competiciones y cinco asistencias. Suárez, con 19 y 7 y Neymar, con 17+11. Si nos trasladamos a la actualidad, la ‘MSD’ no solo no tiene nada que desemerecer a su antecesora, sino que podríamos hasta decir que la supera.

Aclarar primero que analizamos como primera temporada completa la actual de Messi-Suárez-Dembélé porque el ex del Dortmund se pasó más de la mitad de la pasada campaña (sobre todo la primera vuelta, que es lo que nos interesa) lesionado. Pues bien, al término de los 19 primeros partidos de Liga los tres acumulaban un total de 50 goles (53 si contáramos el duelo del otro día ante el ‘Lega’, pero ya era de la segunda vuelta) y 24 asistencias. Cursiosamente, empate técnico en cuanto a cifras goleadoras entre ‘MSN’ y ‘MSD’ y una asistencia más para la segunda.

UN FUTURO ILUSIONANTE

Nadie puede obviar que Dembélé es un perfil de genio incomprendido que despierta algo en el barcelonismo. Ese punto de intriga, de misterio, de anarquismo y hasta de soledad ha contagiado al aficionado azulgrana. Y lo cierto es que esa gran evolución es una de las cosas que más apetecen en el futuro próximo. Él, Messi y Suárez serán los responsables parece que casi únicos (ojalá Coutinho salga de su letargo) del peso ofensivo de un Barça que más allá de su propuesta sobre el campo tiene esta gran suerte. 



Sources:
sport.es
elcorreo.com

Related posts

Guardiola quiere a Douglas Costa

admin

El perdón de Gareth Thomas

admin

Rodrigo culmina una remontada con polémica del Valencia

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.