Rodexo
Puerto Rico

Cuestionan el proclamado ahorro de alcaldes que renuncian a sus salarios

Cuestionan el proclamado ahorro de alcaldes que renuncian a sus salarios


Los alcaldes que renunciaron a sus salarios por estar jubilados han argumentado, por años, que su proceder representa un ahorro para los ayuntamientos. Sin embargo, ese argumento se debilita si se consideran estatutos recientes que disponen que los pagos de las pensiones saldrán de los presupuestos municipales, al igual que los beneficios marginales que reciben.

Once de los 15 alcaldes jubilados que se mantienen al frente de sus municipios no pudieron proveer a El Nuevo Día un análisis, métricas o documentos detallados que sustenten la afirmación de que representan economías para los ayuntamientos al no devengar un sueldo.

“Seguro que es más barato. Hay una aportación del sueldo que tiene que consignarse al presupuesto y, al estar jubilado, no es dinero que sale del presupuesto municipal”, afirmó el alcalde de Hatillo, José “Chely” Rodríguez Cruz.

Pero, por ser pensionados, estos alcaldes no dejan de recibir beneficios pagados por el gobierno municipal, como vehículo oficial, gasolina, chofer, peajes, celular, dietas, tarjetas de crédito o gastos de representación, entre otros, según consta en ordenanzas y reglamentos municipales analizados por este medio.

Las arcas municipales tienen un peso adicional tras la imposición del llamado sistema “PayGo”, pues luego del colapso de la Administración de los Sistemas de Retiro (ASR) se estipula por ley que el pago de las pensiones de los empleados públicos saldrá del presupuesto de los municipios y las agencias de gobierno.

Estar pensionado incluía otros beneficios para los mandatarios municipales: una aportación de $1,200 anuales ($100 mensuales) para el pago de su plan médico, $200 anuales de bono de Navidad y $100 anuales para medicinas. Sin embargo, esos pagos solo están vigentes para quienes se jubilaron antes de 2013, ante la aprobación de la Ley 3, que modificó el Sistema de Retiro.

En el acumulativo, 13 alcaldes reciben al mes $62,680 en pensiones. Esa cifra aproximada no incluye los pagos que se hacen a los alcaldes de Maricao y Aguadilla, quienes no concedieron entrevista a este diario. La lista de los 15 alcaldes jubilados fue validada por la ASR.

Para algunos de los ejecutivos municipales que hablaron con este diario, la pensión es dinero que ya pagaron a la ASR y ahora los municipios tienen que honrarla.

“Yo le cuesto un 25% de lo que puede costar uno (alcalde) nuevo con un salario de $7,000 anuales”, apuntó el alcalde de Juncos, Alfredo “Papo” Alejandro Carrión, quien además de su pensión de $4,400 mensuales, recibe pagos del Seguro Social.

Los alcaldes son elegibles para recibir su pensión una vez cumplen cierta cantidad de años en el servicio público. En su mayoría, los alcaldes jubilados han trabajado por más de 25 años en el gobierno.

Ahorro en entredicho

Para el catedrático en Administración Pública Víctor Rivera, “idealmente, la ventaja de un alcalde jubilado es que debe tener un cúmulo de experiencias y sabiduría administrativa, gerencial y política para el desempeño de su puesto”.

Ahora bien, en torno al aspecto económico, Rivera sostuvo que “es muy poco lo que se puede llamar como una ventaja” si solamente se toma en cuenta el salario del alcalde. “Una cosa son los salarios, pero otra cosa son los beneficios. Entonces, la realidad del salario se puede ver diluida con todos los beneficios que ese alcalde o alcaldesa tenga”, apuntó.

“El cascabel al gato está en la métrica de poder saber -a ciencia cierta- si los beneficios de un alcalde que está jubilado y no cobra salario van por encima de ese salario en específico”, explicó.

Por su parte, el economista Antonio Fernós opinó que sacar el pago de las pensiones de las arcas municipales pudiese ser “injusto”, pero igualmente injusto es para todos los pensionados del gobierno, a quienes también aplica el “PayGo”.

Recordó que, entre los alcaldes pensionados, hubo quienes recibieron un aumento salarial, con el aval de la Legislatura Municipal, antes de jubilarse. De esa forma, aumentaron su pensión, pues se calcula a base del salario más alto que hayan recibido.

“Hay dos clases de pensionados: el promedio y ellos (los alcaldes ya retirados). El beneficio que reciben excede, por mucho, la aportación que hicieron. Los alcaldes le sacan más dinero (en pensiones) de lo que ellos pusieron al Retiro”, apuntó Fernós.

Ocho de 11 alcaldes (Barranquitas, Bayamón, Comerío, Hatillo, Jayuya, Juncos, Maricao y Mayagüez) que se jubilaron antes del 2013 se subieron el sueldo antes de que se aprobara, ese año, la Ley 3 del Sistema de Retiro, que enmendó la Ley 447 del 15 de mayo de 1951. El nuevo estatuto, entre otras cosas, alteró cómo se acumulaba la pensión y estableció un programa híbrido de contribución definida.

El alcalde de Humacao, Marcelo Trujillo Panisse, es una excepción entre los 15 alcaldes jubilados, pues laboró durante décadas en el sector privado. Su pensión es de $1,193.18 mensuales y proviene de sus años de servicio a RJ Reynolds Tobacco Company. La complementa con el Seguro Social de $1,852, precisó.

El costo municipal

En el grupo de alcaldes jubilados, hay algunos -como los de Mayagüez, Dorado y Fajardo- que tienen lo que comúnmente se conoce como una “pensión Cadillac”, a través de la cual reciben hasta el 90% del salario que devengaban si fueron electos antes del 2000. Los alcaldes en funciones a partir del 2001 no reciben ese beneficio debido a los cambios implantados por la Ley 3-2013.

Los alcaldes con las pensiones más elevadas son el de Dorado, Carlos López Rivera; el de Mayagüez, José Guillermo Rodríguez Gómez; y el de Aguadilla, Carlos Méndez Martínez. Estos alcaldes tienen pensiones que sobrepasan los $7,000 mensuales.

El alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera Cruz, rechazó que el llamado “PayGo” sea oneroso para las administraciones municipales.

“El municipio, en ley, tiene una obligación de pagar las pensiones de todos los empleados públicos del municipio”, señaló.

Pero Rivera, el catedrático en Administración Pública, indicó que una cosa es el derecho de los alcaldes a una pensión y otra es de dónde sale el dinero para pagarla. Con el “PayGo”, el dinero para las pensiones sale del presupuesto municipal. “Sí tiene un costo para el municipio”, reiteró el profesor.

“Yo no le cuesto nada al municipio por una parte, pero le cuesto por otra”, declaró el catedrático Rivera.

A juicio del alcalde de Bayamón, los desembolsos en auto, celular y en viajes no son un gasto, pues son “herramientas de trabajo”. “No son gastos porque no importa si (el alcalde) está retirado o es una persona que está trabajando, como quiera, tienes que proveerle un medio de transportación y, si sale fuera de Puerto Rico, tienes que pagarle el pasaje”, afirmó.

El alcalde de Dorado cuestionó el interés en conocer los beneficios que recibe como ejecutivo municipal. “No cobro (salario). También voy a pagar mi carro y teléfono. El alcalde tiene acceso a todos los vehículos del municipio cuando así lo requiera una situación, pero oficialmente lo que tengo es uno”, dijo López Rivera.

Dietas y pagos

Los alcaldes de Bayamón, Dorado, Hatillo, Comerío y Lajas fueron los únicos que proveyeron reglamentos municipales u ordenanzas que precisan la cuantía que reciben por el pago de dietas, peajes, gastos de representación o el uso de autos oficiales.

Mientras, las administraciones de Bayamón y Mayagüez presentaron un cómputo de cuánto pagaría el municipio en salario si no hubiese un alcalde retirado. En Bayamón, serían $92,469 anuales y, en Mayagüez, $528,000 en cinco años, tiempo que lleva retirado el alcalde.

Rivera Cruz y el alcalde de Barranquitas, Francisco “Paco” López López, no usan la tarjeta de crédito del municipio, pero -al igual que casi todos sus homólogos- reciben estipendios por dietas y gastos de representación, así como auto, celular, chofer y gasolina pagos por el ayuntamiento. El ejecutivo de Humacao tampoco usa la tarjeta de crédito del municipio ni cobra dietas.

Los alcaldes de Comerío, Josean Santiago Rivera, y los de Humacao y Juncos poseen celulares que no son pagados por sus respectivos ayuntamientos, dijeron.

El alcalde de Jayuya, Jorge González Otero, tiene entre sus beneficios un estipendio de $1,500 mensuales por el uso de su vehículo privado para gestiones oficiales (car allowance).

La Legislatura Municipal de Comerío autorizó que Santiago reciba $5,000 para “gastos de representación y relaciones públicas”. En caso de viaje fuera del pueblo, el alcalde tiene derecho al pago de alojamiento, a razón de $30 diarios “si no se presenta factura”, así como $15 para desayuno, $30 para almuerzo e igual cantidad para cena.

La dieta del alcalde es de $400 diarios cuando viaja al extranjero en “misiones especiales”,según el reglamento del Municipio de Comerío.

En Bayamón, por concepto de viajes oficiales, se le paga al alcalde $300 por alojamiento diario y $120 en dietas diarias. Las dietas son $25 para desayuno, $40 para almuerzo y $55 para cena. Esas cantidades podrían ser mayores si se presenta evidencia de gastos.

También establece dietas cuando el alcalde está fuera del área metropolitana: $80 diarios y $175 para alojamiento diario.

El teléfono provisto al alcalde de Dorado tiene un costo de $66.99 mensuales. En la ordenanza 16 del Municipio de Dorado, de la serie 2003-04, se establece que “el alcalde es el único que usará un vehículo las 24 horas”.

Además, la ordenanza 88 de la serie 2006-07 subió en 20% la dieta y el pago por alojamiento para fijarlo en hasta un máximo de $480 y $280, respectivamente.

El alcalde y el presidente de la Legislatura Municipal de Dorado tienen derecho a dietas de $156 diarios si viajan al exterior para asuntos oficiales. El hijo del alcalde, Carlos Alberto López Román, funge como presidente de la Legislatura Municipal.

El Municipio de Lajas autoriza, mediante ordenanza, que el alcalde y otros tres funcionarios (el director de Manejo de Emergencias, director de Obras Públicas Municipal y el comisionado de la Policía Municipal) tengan un auto oficial las 24 horas al día. Además, se asigna una dieta de $100 diarios para el alcalde por viaje fuera del límite territorial de Lajas. En viajes internacionales, sube a $200 diarios.

En Hatillo, se pagan dietas de $21 por día y el alojamiento se paga aparte, según la reglamentación vigente. Fuera de la isla, se paga “desayuno, almuerzo, comida, transportación, propinas y cualquier otros gastos iguales o similares”, dice el documento.

Loading...


Sources: metro.pr

Related posts

Comienza el traslado de empleados en Pridco

admin

Desaparece avioneta con cinco pasajeros

admin

La CCE lleva misión virtual a cuatro países

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.