Rodexo
Tecnología

Menos iPhones vendidos y caída en bolsa, ¿está Apple en crisis?

Menos iPhones vendidos y caída en bolsa, ¿está Apple en crisis?

[ad_1]

El año no ha empezado precisamente con buenas noticias económicas para algunas de las empresas tecnológicas más potentes. El 2 de enero Tim Cook, director ejecutivo de Apple, escribió una carta a los accionistas de la empresa en la que se hablaba de una caída en las ventas y se rebajaban las previsiones para el primer trimestre fiscal de 2019 -correspondientes a los ingresos del último trimestre de 2018- de entre 5.000 y 9.000 millones de dólares (entre 4.338 y 7.800 millones de euros).

La noticia levantó un revuelo considerable y se ha hablado estos días de crisis en la empresa de la manzana. Los expertos se dividen entre quienes creen que el iPhone ha tocado techo y los que opinan que esta revisión a la baja forma parte de una situación global y minimizan sus efectos. Sin duda, las cantidades que Apple puede haber dejado de ingresar son altas, pero hay que ponerlas en perspectiva: los ingresos serán, en el peor de los casos, de ‘solo’ 84.000 millones de dólares (73.000 millones de euros) en tres meses. «Una empresa que ingresa eso en ese periodo de tiempo está muy lejos de ser siquiera considerada como candidata a hundirse. Ni de lejos», afirma Julio Cesar Fernández, responsable del podcast Apple Coding y evangelista de desarrollo de Apple.

Apple está siempre bajo la lupa y no le faltan detractores a quienes les gustaría verla caer, porque lo cierto es que no ha sido la única que ha tenido que reajustar sus cálculos recientes. Samsung Electronics prevé que sus beneficios del último trimestre de 2018 hayan sido un 28% inferiores al mismo periodo del año anterior y un 18,18% menos de lo que los analistas habían previsto. Según la propia empresa, esto es debido, sobre todo, a la caída en las ventas de sus procesadores y al hecho de que cada vez haya más competencia en el mercado de teléfonos inteligentes. Más grande todavía ha sido la revisión a la baja de LG, que espera una caída del 7% de los ingresos durante el último trimestre de 2018 respecto al mismo periodo del año anterior, lo que supone una bajada del 80% en sus beneficios respecto a esos meses de 2017. Otras empresas no centradas en la tecnología como General Motors o Adidas también han experimentado un descenso en sus ingresos.

La clave china

A la hora de encontrar la razón de esta caída en las grandes empresas, sobre todo las tecnológicas (tan sensibles a cualquier cambio), casi todas las miradas se dirigen a China, que tras un crecimiento extraordinario durante las últimas décadas, en ocasiones superior al 14% anual, parece haberse estabilizado. En su carta a los inversores, Cook, aparte de señalar a la fortaleza del dólar frente a las divisas extranjeras, afirmaba que su empresa había subestimado la debilidad económica de algunos mercados en vías de desarrollo, lo que «ha tenido un impacto significativamente más grande de lo que habíamos previsto» y hace mención expresa a la magnitud de la desaceleración económica, sobre todo en China, donde han bajado las ventas de iPhone, Mac y iPad, aunque Cook sostiene que Apple sigue teniendo en el gigante asiático «un futuro brillante».

Todos estos problemas se multiplicaron en la segunda mitad del año, a raíz de la guerra comercial que sostiene EE UU con el país asiático, que ha afectado al consumo interno ya que los precios han subido tanto en el consumo como en las materias primas. En marzo del año pasado, el país americano impuso fuertes aranceles a los productos chinos y su presidente, Donald Trump, ha estado presionando a varias empresas para que reduzcan su presencia en Asia y trasladen la producción a América. De hecho, en diciembre Apple anunció la apertura de nuevas oficinas en Austin (Texas) e inversiones en varias ciudades más.

El mismo Trump afirmó la víspera de Reyes en una rueda de prensa que no estaba preocupado por la situación de Apple: «Ha subido mucho. La empresa ha crecido cientos por ciento desde que soy presidente. Apple está en unas cifras increíbles y le va a ir bien. Me preocupo por nuestro país». Y a continuación insistió en la necesidad de que las plantas de producción de Apple estén en Estados Unidos.

Actualmente estamos en un periodo de tregua arancelaria de tres meses durante el que los dos países están negociando el fin del enfrentamiento, pero las tensiones y la caída en el consumo interno chino parecen haber tenido bastante peso en los descensos de los beneficios. China puede tener un crecimiento inferior al 6%, el menor, con diferencia, de los últimos 30 años, y la demanda interna se frenó en el último cuarto del año, lo que indica que pueden acercarse tiempos difíciles.

El iPhone más caro

La caída en los ingresos se achaca también a otros factores como la ya mencionada subida de precios, que no parece haber convencido a los compradores con los modelos de iPhone que salieron a la venta en 2018: XR, Xs y Xs Max, de los cuales parece que el primero es el que mejor se está vendiendo. Fernández considera que los nuevos modelos «se han vendido muy bien» y cree que lo que sucede es que «se ha mezclado una viva voluntad de crítica hacia la subida del 20% de media en todos los productos presentados por Apple en 2018 respecto a sus generaciones anteriores, con un tema bursátil y de beneficios macroeconómicos, que poco tiene que ver una cosa con la otra. Estamos hablando de temas totalmente diferentes. Una cosa es que queramos criticar la subida de precios de la compañía y otra que los mercados internacionales (principalmente el chino) bajen para todos». Además, añade el experto: «No podemos olvidar que si vendemos menos de un producto que vale más, al final ingresamos lo mismo porque una cifra compensa la otra».

No obstante, Fernández sí reconoce que puede que hayan descendido las unidades vendidas respecto a las de años anteriores y que los teléfonos inteligentes, no solo el iPhone, parecen haber tocado techo. Los nuevos modelos de smartphone que salen de cualquier marca no ofrecen ventajas espectaculares respecto a los que hay en el mercado y se amplía la vida útil de los dispositivos. Dice Fernández: «Si hablamos del caso de un iPhone, y gracias a últimas actualizaciones como iOS 12 que soporta dispositivos con más de 60 meses de vida desde su lanzamiento (como el iPhone 5s), un móvil dura cada vez más y móviles más antiguos y asequibles como un iPhone 7 se venden hoy día bien y podrán ser usados aún durante muchos años por la política de actualización de Apple de dar la mayor longevidad posible a sus dispositivos».

Teniendo en cuenta que en los últimos años el peso de las ventas de iPhone en China ha ido subiendo, sobre todo desde el lanzamiento del iPhone X, y que Apple depende hoy día en torno a un 65% del iPhone, esa dependencia debería haber provocado que la bajada de previsiones fuese incluso mayor. En el segundo trimestre de 2018 se vendieron en el país asiático 52 millones de unidades de iPhone, y el 29 de enero se conocerá la cifra de teléfonos que Apple vendió en el último trimestre, pero parece ser que son los servicios los que han salvado los muebles. Esto incluye iTunes, la App Store o Apple Music. Aunque algunos confiaban en que Apple bajase el precio de los teléfonos tras el reajuste, todo indica que la empresa va a potenciar una diversificación de sus productos para disminuir la importancia del iPhone en sus ingresos. Cook ya ha apuntado en esta dirección al afirmar en una entrevista emitida el 7 de enero por la cadena de televisión CNBC que el ecosistema de Apple «nunca ha sido más fuerte».

Los que ven a Apple en aprietos ahora alegan no solo el reajuste en las previsiones de ingresos para el último trimestre, sino al hecho de que en agosto de 2018 Apple se convirtió en la primera empresa del mundo en conseguir un valor de mercado de un billón de dólares (867.000 millones de éuros), pero desde entonces sus acciones han bajado, sobre todo tras la carta de Cook anunciando los recortes en las previsiones: «los servicios en Apple han crecido un 19% y ha amortiguado la caída. Pero cuando hablamos de bolsa, los mercados no perdonan y el miedo baja la acciones», explica Fernández.

Plan de choque: recortes y diversificación

Para ajustarse a la situación, Apple ha recortado la producción de unidades de iPhone para los primeros meses de 2019 en un 10%, (lo que, sumado a recortes previos, supone un 20% menos de unidades fabricadas que en 2018) y está desarrollando esa diversificación en los ingresos. Según afirma Fernández, «no podemos olvidar que Apple prepara su propia plataforma de contenidos (tipo Netflix) y que está produciendo series como una adaptación de ‘La Trilogía de la Fundación de Isaac Asimov’ o un reboot de los famosos ‘Cuentos Asombrosos’ (Amazing Stories) que produjo Spielberg en los años 80 (de nuevo con Spielberg detrás). Entre otras. Esta nueva plataforma tendrá que competir en igualdad de condiciones con Netflix, Amazon Prime o la futura Disney Plus que saldrá a finales de 2019 con todo el catálogo de Marvel, Disney, Fox, Lucasfilm y series exclusivas nuevas de cada uno de esos universo».

Para que esta plataforma tenga la difusión necesaria, Apple necesita expandir los servicios ya existentes a otras plataformas, y lo está llevando a cabo utilizando como puntas de lanza al asistente inteligente Siri y el estándar HomeKit de domótica para ganar presencia frente a rivales como Amazon o Google. En la principal feria de electrónica del mundo, CES, celebrada la semana pasada en Las Vegas (EE UU), Sony, Samsung y LG anunciaron varios modelos de televisiones que utilizarán AirPlay 2 y HomeKit. Con esto, se podrá pedir a Siri que controle el televisor y le envíe contenido como fotos, música o películas desde otros dispositivos, aunque el sistema operativo de la televisión sea Android. «Apple ya no se puede permitir vivir en su micro-mundo, no es opción. El mercado se globaliza y este es un paso extremadamente inteligente por parte de Apple para garantizar su futuro. Ahora vemos a Apple como una empresa de producto… pero en unos años podríamos estar ante una empresa cuyo principal foco sean también los servicios», sostiene Fernández.

Otro campo hacia el que se dirige con determinación Apple para diversificar sus ingresos es el de la salud. En la entrevista que concedió a CNBC, Cook afirmó que este año anunciarán nuevos servicios en los que la empresa «lleva años trabajando» a raíz del lanzamiento del Apple Watch. Apple ha estado contratando a varios médicos para desarrollar este campo y Cook llegó a decir que cuando en el futuro se piense en Apple se dirá que «la mayor contribución que la empresa realizó para la comunidad fue en el terreno de la salud». Este año Apple debería anunciar qué servicios conseguirán esta revolución, aunque ya apuntó algo en su último modelo de Apple Watch, que será capaz incluso de realizar electrocardiogramas de su portador.

[ad_2]

Related posts

Black Friday 2018: los productos tecnológicos más buscados

admin

Nueva movilidad: Cabify se sube al negocio de los patinetes eléctricos compartidos

admin

Análisis de Taiko no Tatsujin Dream’n Fun para Nintendo Switch: baquetas al aire

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.