Rodexo
Argentina países

Con una impresora 3D hicieron una mano ortopédica para un compañero de la facultad – 06/01/2019

Con una impresora 3D hicieron una mano ortopédica para un compañero de la facultad - 06/01/2019



Surgió como una invitación de las autoridades de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de General Pacheco a los alumnos para que presentaran proyectos de tecnología. Y terminó de la mejor forma: el desarrollo de una prótesis de una mano ortopédica para un estudiante que tiene amputaciones parciales, y que integró el grupo para crear la “mano mioeléctrica” con articulaciones mecánicas a partir de impresiones 3D.

“En una charla abierta a los alumnos de Tecnicatura Superior en Programación (TSP) y de Ingeniería, el decano de la Facultad Regional General Pacheco (FRGP), José Luis García, nos instó a que presentemos proyectos como los hechos para mejorar la seguridad de la facultad”, recuerda Gabriel Servetto, alumno de la TSP, impulsor e integrante del grupo de siete estudiantes que trabaja en la prótesis con piezas de acero y aluminio.

Y continúa: “Aproveché la oportunidad para llevar un prototipo de mano que tenía hecho en mi casa, con mi impresora 3D. El decano me comentó que podía empezar a trabajar con eso y armar un proyecto formal. Y así fue”.

Los estudiantes de la UTN de Pacheco trabajan en el prototipo de la mano ortopédica (Constanza Niscovolos).

Mientras avanzaban a principio del año pasado con las primeras reuniones para desarrollar el modelo, en los pasillos de la UTN vieron a Gonzalo Alderete, un alumno de segundo año que había sufrido amputaciones parciales en ambas manos. Enseguida le comentaron la idea y se sumó con la idea de investigar.

“No estaba enterado del proyecto hasta que se contactaron conmigo Gabriel y Josefina (Lhez), y me contaron lo que tenían pensado hacer con la impresión 3D de la prótesis de mano. Ellos se habían enterado de lo que me había pasado hace 12 años en mis manos con una bacteria, y entonces me ofrecieron trabajar en el proyecto para poder hacerme una de las manos”, cuenta Gonzalo.

Con la idea, los materiales y el proyecto avanzaron sobre el modelo específico. “Me consultaron para qué necesitaba puntualmente la prótesis, qué utilidad quería darle. Lo primero que pensé fue en mis complicados viajes en colectivo, porque me resulta muy difícil poder agarrarme firmemente en el transporte público”, explica Gonzalo, que vive en Garín, partido de Escobar, y tres veces por semana toma la línea 204 para ir hasta el predio de la UTN Pacheco, en Hipólito Yrigoyen 288.

“Después del receso de invierno pudimos cerrar la idea y presentamos el proyecto oficial con la documentación”, agrega Gabriel, y aclara que la investigación se enmarca dentro de la Práctica Profesional Supervisada (PPS) de la Facultad.

Los jóvenes analizan en la computadora la imagen tridimensional del prototipo de la prótesis.

El grupo en el que trabajan Gabriel y Gonzalo también está integrado por Sebastián Castillo, Josefina Lhez, Federica Taborda, Lucas González, Brian Retzlaff y el profesor Ariel Herrera. Además, colaboran Nehuen Fortes, Yamila Marucci y Victoria Regueiro. Durante 2018 se reunieron cada jueves al mediodía para avanzar y hoy sólo les falta hacer una prueba de durabilidad.

“Combinamos plástico y aluminio. Son materiales accesibles para que pueda ser replicada con facilidad. También para hacerle modificaciones en caso de ser necesario”, remarcan ilusionados, con el objetivo de que se pueda multiplicar a bajo costo.

“Es la primera vez que me incorporo a un proyecto, y trato de aportar mis conocimientos. Aprendo de mis compañeros a ver su manera de investigar y aunque en lo personal al principio no me sentía preparado, cuando dimos el primer paso me entusiasmé”, apunta Gonzalo, que también busca que el modelo de mano pueda ser replicado.

“Una cosa es mi situación, pero se puede modificar la prótesis para otras personas. Hay que ir yendo de a poco”, destaca con idea de replicar esta tecnología solidaria.

Un proceso complejo

La prótesis fue desarrollada en software de diseño 3D, tomando como referencia formas y medidas similares. A través de fotogrametría (técnica para obtener mapas y planos de dimensiones por medio de la fotografía aérea), además de investigar modelos semejantes y de ver cómo adaptar esos conocimientos a este caso, realizaron diversos prototipos en plástico para probar el diseño, la comodidad y la utilidad, haciendo uso de metodologías ágiles. Optaron por este modelo en el que dos de sus dedos prostéticos son fijos y soportados por una pieza metálica de aluminio dado que tenía varias características positivas: peso liviano, mayor simpleza y seguridad para el agarre El accionar del pulgar aún se encuentra en desarrollo y también cuenta con un sensor mioeléctrico configurado que se alimenta con cinco voltios, perfecto para usarse con Arduino (plataforma de hardware libre), al que le comprobaron su efectiva funcionalidad para leer las señales musculares. Con este sensor y el servomotor (tipo de motor con características especiales de control de posición), se accionará el movimiento de prensión de los dedos índice y medio a voluntad. Cuenta con un código en lenguaje de programación C, generado para controlar el hardware. Es el vínculo entre el sensor y el servomotor, y todo este circuito es alimentado con un cargador portátil de smartphone que cualquiera podría tener a mano.



Sources:
clarin-com

Related posts

Zulay amenaza con marcha y va a la OEA a denunciar al gobierno

admin

A partir de hoy más policías vigilarán a ticos y su aguinaldo

admin

LaLiga no descarta una querella criminal si denota "coacción clara" a Zozulya

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.