Rodexo
Cultura

Un viaje gastronómico en los 50

Un viaje gastronómico en los 50


«Necesitamos 28 personas que acrediten tener: un paladar delicadísimo, un estómago sólido y de capacidad, un excelente apetito y una rápida y fácil digestión». Así comenzaba un llamativo anuncio publicado en distintos medios de prensa (ABC, La Vanguardia, Hoja Oficial del Lunes y otros) a mediados de septiembre de 1950. ¿Quién necesitaba 28 tragaldabas y para qué? Estos requisitos eran los ideales que deberían cumplir quienes quisieran ir «a Francia con motivo del extraordinario e inédito viaje gastronómico de lujo» que organizaba la agencia Viajes Meliá.

El gastroturismo está ahora a la orden del día y no hay lugar al que nos desplacemos y en donde no probemos algo de su cocina típica, pero en el año 1950, con España saliendo tímidamente de la autarquía y la posguerra, un viaje pensado exclusivamente para regalarse el paladar parecía algo inaudito. Tanto que el citado anuncio se explayaba con creces explicando de qué trataba la idea. Este desplazamiento había sido «expresamente organizado y estudiado para saborear los platos más exquisitos del arte culinario esencialmente francés» y en plan ordalía culinaria consistiría en doce días (del 20 al 31 de octubre del mismo 1950) catando lo mejor de la cuisine del país vecino. Viajes Meliá, conscientes del reto al que enfrentaban a sus hipotéticos clientes, entregaría un diploma especial al que regresara del viaje con el estómago indemne, e invitaba a visitar sus oficinas para conocer la lista de ciudades, restaurantes, platos y vinos incluidos en el tour. Una nota a pie de página advertía que la compañía rogaba «a las personas que no disfruten de un estómago resistente se abstengan de inscribirse».

Vocabulario gastronómico de Meliá, años 50. / Todocolección

Desgraciadamente, no existen testimonios de ningún valiente que se atreviera a tomar parte en este periplo pantagruélico, pero posiblemente fue un éxito teniendo en cuenta que varios viajes similares fueron organizados por la misma agencia en años posteriores. Viajes Meliá, la primera gran agencia turística de nuestro país, fue fundada por el valenciano José Meliá Sinisterra en 1946 y poco tiempo después ya tenía ocho sucursales en las principales ciudades. En la década de los 50, justo cuando se pergeñó el proyecto de sus viajes gastronómicos, Meliá empezaba su expansión internacional y poco a poco dejaría a un lado las ambulancias reconvertidas en minibuses por vehículos y hoteles más elegantes, pensados para satisfacer a una clientela con veleidades cosmopolitas. En esa época sacaría un simpático folleto de vocabulario gastronómico, pensado para que los viajeros españoles pudieran defenderse en francés, inglés, alemán, italiano, portugués, sueco y holandés a la hora de pedir un café y una tortilla. En una edición algo más moderna, este pequeño diccionario culinario seguiría guiando a los turistas durante los 60 y los 70, cuando viajar se fue haciendo cada vez más habitual y ya no era necesario un anuncio hiperbólico para llamar la atención de los gourmets.

Anuncio original del viaje gastronómico. / Diario ABC, 16 de septiembre de 1950

Loading...


Sources:
elcorreo.com

Related posts

«El amor romántico es un ideal perverso»

admin

Una serie de televisión narrará la vida de Joaquín Sabina

admin

Revolución en el Azkuna Zentroa con cambios desde la fachada a la terraza

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.