Puerto Rico

“Aquaman” es un espectáculo visual para el espectador

“Aquaman” es un espectáculo visual para el espectador


En un mercado inundado de películas de superhéroes, gran parte del triunfo del estreno de “Aquaman”, superproducción de Warner Brothers que comienza a exhibirse hoy en Puerto Rico, es cómo la dirección de James Wan se las ingenia para que el filme no se parezca a otra oferta de este género.

La escala del filme y la ambición del director de no perder ni una sola oportunidad alimenta la pupila del espectador con un visual deslumbrante o un momento de acción épica. A esto se le suma la irreverencia natural y el humor que trae Jason Momoa al personaje titular. Cabe la posibilidad de que tengamos una docena de actores interpretando a Batman por la próxima década, pero con este filme Momoa logra adueñarse por completo del rol de Aquaman, de la misma forma que Robert Downey Jr. se transformó permanentemente en Tony Stark hace aproximadamente diez años.

Estas cualidades positivas le dan una base sólida al filme y son su fuerza creativa principal en los momentos que el guion tropieza con el desarrollo de sus personajes o peca de tener demasiados momentos espectaculares de acción. Durante la última sección del filme uno se puede imaginar a James Wan diciendo: “No estamos seguros si vamos a tener otra película de Aquaman, así que vamos a meterlo todo en esta”. Aquellos que se hayan quejado de que les mostraron toda la película en los avances están completamente equivocados.

Además de contar con un lienzo cinematográfico amplio e impresionante, lo otro que es distintivo en esta película es la forma en que el guion trunca la historia del origen de un héroe tradicional con su primera misión individual como héroe. Como director, James Wan encuentra pirotecnia visual y cosas nuevas que hacer en ambas secciones del libreto, pero es en la segunda donde los problemas se acumulan. Esta tiene a Arthur Curry (Momoa) y Mera (Amber Heard) buscando un artefacto perdido del primer reinado de Atlantis para poder detener la destrucción de la superficie. Esta sería orquestada por Orm (Patrick Wilson), quien resiente a los humanos por haber contaminado el océano y detesta al protagonista por haberle robado la presencia de su madre (Nicole Kidman).

La aventura de Mera y Arthur está construida como si fuera una fusión de lo mejor de “Indiana Jones” con los enredos románticos de “Romancing the Stone”. Algo que mantiene el ritmo del entretenimiento a flote, pero a la misma vez muestra la debilidad más grande de la película. A pesar de que tanto Momoa como Heard están muy bien en sus respectivos personajes, el desarrollo de su relación no tiene la chispa cómica ni la profundidad que se logró entre Gal Gadot y Chris Pine en “Wonder Woman”.

Esto no es una falla mortal, pero deja a la producción por debajo del nivel de lo mejor que Warner Brothers ha hecho con el universo de DC en la pantalla grande. Este filme es igual de ambicioso a nivel visual que la película “Green Lantern”, pero supera a esta gracias a la ambición de James Wan y la selección de Momoa en esta versión de “Aquaman”. Esto logra que esta película marque un comienzo prometedor de un universo nuevo que Warners y DC deberían seguir explorando.

clubwifiusa


Sources: metro.pr

Related posts

Casa llena en vista sobre proyecto de estatus

admin

Investigan caso de violencia de género en Nemesio Canales – elVocero

admin

Científicos en Estados Unidos hallan una forma para reprogramar células madre

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.