Rodexo
Bolivia países

Santiago ‘Motorizado’, de Él mató a un policía motorizado: “Haber elegido el camino de la independencia nunca fue una actitud ‘antisistema'” – 06/12/2018

Santiago 'Motorizado', de Él mató a un policía motorizado: "Haber elegido el camino de la independencia nunca fue una actitud 'antisistema'" - 06/12/2018



Las Vegas es una ciudad que suele entregar situaciones cuanto menos raras, insólitas o como se les quiera llamar a aquellas que parecen estar ocurriendo fuera de contexto. Y realmente, ver a Santiago Ariel Barrionuevo, bastante más conocido como Santiago Motorizado, atravesar la sala principal del casino del MGM Grand esquivando maquinitas tragamonedas es una de ellas.

Tanto, casi, como verlo en la lista de artistas ternados para un premio como los Latin Grammy, que uno asocia automáticamente con la industria y el mainstream, un espacio en el que cuesta ubicar a Él mató a un policía motorizado a pesar de sus 15 años en la ruta. Sin embargo, Santiago puede explicarlo.

“Haber elegido el camino de la independencia nunca fue una actitud ‘antisistema’. Simplemente nos parece más cómodo. Los Babasónicos hicieron una carrera dentro de la industria, y no son peones de la industria. Aunque nos lo ofrecieron, nos parece extraño firmar para un sello, pero no es que los consideremos el enemigo”, dice el cantante y compositor, que acaba de llegar de una gira que los llevó por Colombia, Guatemala y México.

El mato a un policía motorizado ya pasó sus canciones por Tecnópolis, en el marco del Festival BUE, en diciembre de 2017. Foto: Martín Bonetto

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Y va un poco más allá: “Nosotros somos fans de Nirvana, y Nirvana explotó por la industria. Y al mismo tiempo, ese fenómeno destapó una cultura alternativa que estaba en la sombra. Por eso, negar eso, negar el capitalismo, es…”

En todo caso, Santiago prefiere rescatar el reconocimiento que significa ser parte de los Latin Grammy -finalmente las categorías en las que competía la banda las ganaron Bunbury y Fito Páez-, y destaca que les da la posibilidad de “que la música de Él mató llegue a otros lugares y de ocupar espacios que parecen no pertenecer a la cultura independiente, que está atravesando un momento de gran crecimiento”.

Sea o no tan así, lo cierto es que en el caso del grupo platense la edición de su tercer álbum, La síntesis O’Konor (2017), los hizo subir varios escalones de un salto, en una pendiente que hasta entonces venían transitando paso a paso. Salto que, entre otras cosas, los pondrá, el sábado 8 de diciembre a las 20, sobre el escenario de Tecnópolis pero que, aclara el músico, no modificó demasiado su día a día.

El álbum “La síntesis O’Konor” marcó un salto en la popularidad de la banda, y también en el modo de trabajar el sonido de Él Mató. Foto: Prensa

“Siempre, cada pequeño cambio en el panorama, cada crecimiento en la expectativa por lo que estábamos haciendo con la banda, nos agarró preparados. Además, ya llevamos 15 años en esto. Lo nuevo que viví con La síntesis… fue ver la repercusión inmediata que generaban las canciones. Antes eso no pasaba. El artista tenía que esperar meses, hasta presentarlo en vivo, para ver qué pasaba con lo que había hecho; ahora es instantáneo. Esa fue -y es- una experiencia muy gratificante. Y esperamos que cuando vuelva a suceder sea igual. Porque también puede pasar que odien tu disco, y que te enteres apenas lo sacás”, dice Santiago, y se ríe.

-Recién resaltaste que llevan 15 años en la ruta. ¿Qué pasa cuando leen o escuchan que hablan de Él mató… como de una banda ‘nueva’?

-A mí no me molesta. Creo que nos juega a favor.

-¿Porque les perdonan más cosas?

-¡Jaja! ¡También por eso! Ser lo nuevo no es algo que tenga algo valor por sí mismo. Sí tiene un valor en el sentido de la novedad. A la gente que ya nos sigue, cuando lee eso les resbala o le parecerá simpático, y alguno se enojará. A mí no me molesta para nada; en el sentido más banal, me hace sentir joven. Y lo otro siempre lo leo con buenas intenciones. No creo que sea porque estén ninguneado nuestra historia.

-¿Pero no es como que no la hayan mirado hasta ahora?

-Depende. Yo lo veo como un reconocimiento. Hay algo en esa caracterización de novedoso que no tiene sólo que ver con el tiempo que tengas como banda, sino también con la naturaleza de tu propuesta, que es independiente, que no es masiva, que no pasa por los grandes medios, y que suele ser novedosa para el gran público. Yo lo leo por ese lado. Y en ese sentido lo veo bien.

A comienzos de 2018, el baterista de Él mató…, Guillermo Ruiz Díaz (Willy), fue blanco de una acusación anónima por abuso sexual publicada en el blog Ya No Nos Callamos Más, y la banda respondió de inmediato con un comunicado y poniendo a disposición una dirección de correo para recibir información relacionada con la denuncia.  

Nueve meses después, Santiago ‘Motorizado’ asegura que la banda siempre estuvo muy lejos del universo del viejo paradigma de sexo, drogas y rock and roll. “Siempre fuimos un grupo de amigos que compartimos el espacio de la banda, y que compartimos a la par la vida con muchas mujeres. Armamos un sello, que es LAPTRA, que tiene un alto porcentaje de mujeres. Todos los cambios culturales nos interpelan de manera directa, y los vivimos con todo. Yo vivo con mi novia desde hace 16 años; ella es ultra feminista, y me educa, me enseña, y me hace mejor. Y todos estos cambios los voy acompañando mientras aprendo. Nunca tuvimos una actitud machista en esa clásica postura que se asocia al rock, a la relación de poder entre el músico y el público”, dice.

-¿La visibilidad del tema y la atención puesta hoy sobre los músicos cambió en algo el proceso creativo o de trabajo de la banda?

-Uno supone que tiene el control de toda la cosa; al menos en la obra, no tanto en la vida. Es innegable que uno tiene una influencia del contexto social, político, económico, lo que se vive en el barrio, en las casas, y que eso incide de manera directa a la hora de hacer arte. El problema es cuando te condiciona. Quiero creer que eso no me pasa, y espero que no sea así. Hablamos de la palabra: la poesía es en sí, en su definición, es tan abierta a que sea interpretada por cada uno como quiera que si estás tratando de controlar eso el arte empieza a caer en un mal lugar. La idea es escribir libremente lo que sienta. Y no siento tener algo con lo que haya que tener cuidado.

-¿En qué lugar del universo musical local te ves parado? ¿Aún te sentís más parte del universo ’emergente’, o te asumís ya como referente de los músicos más nuevos?

-Hay una cosa intemedia. En los últimos años empezamos a tocar en espacios como el Cosquín Rock, compartidos con músicos históricos, y ver que te reconocen, que saben quién sos, que te traten con cariño, está bueno. Nos pone contentos. Pero, igualmente, me cuesta separarme del lugar de fan. Y al la vez nos llegan mensajes de bandas nuevas que tienen a Él mató… como referencia. Bandas que tienen ideas nuevas, que por ahí uno no los asociaría con nuestras propuestas, que sin embargo conectan con nosotros por la manera de encarar nuestro trabajo. Nos llegan muchos mensajes de esos grupos, y me encanta ese lugar. Hay una camada de pibes nuevos que nos inspira mucho: Perras on the beach, Usted señálemelo, lo que pasa en Mendoza… Además, me hace acordar cuando era más joven.

Dónde y cuándo

El mató a un policía motorizado toca el sábado 8 de diciembre, a las 20, en Tecnópolis, Av. Gral Paz y Av. de los Constituyentes. Entradas desde $750 + $85, por Ticketek. 



Sources:
clarin-com

Related posts

Sube la tensión en La Asunta; cocaleros anuncian medidas contra los erradicadores

admin

En Brasil aseguran que el contrabando de cigarrillos financia al Hezbollah y al crimen organizado

admin

México, Nicaragua y China le hacen la ropa a Donald Trump

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.