Rodexo
Tecnología

Adicción al móvil: consejos y aplicaciones para desengancharse del teléfono móvil

Adicción al móvil: consejos y aplicaciones para desengancharse del teléfono móvil


Los teléfonos móviles se han convertido en una extremidad más del ser humano. Seguramente por la versatilidad que encierran, permitiéndonos mantener el contacto con quienes más nos importan, apagar ‘fuegos’ profesionales o simplemente evadirnos de cuanto nos rodea. El problema es que quizás lo estemos haciendo en exceso.

El uso continuado de nuestro smartphone lleva aparejados problemas para conciliar el sueño y de concentración; incluso un empobrecimiento de la comunicación con nuestra pareja, lo que a menudo siembra la semilla de la desconfianza. Somos por ende menos productivos, perdemos en salud y dejamos de disfrutar del momento.

Pensará que no es su caso, pero se sorprendería. Un estudio de 2017 situó a España como el quinto país que más tiempo pasa (diariamente) frente a la pantalla de un teléfono: 2 horas y 11 minutos de media. La cifra puede haberse quedado muy corta, a tenor de las 4 horas concluidas por un informe de la Universitat Oberta de Catalunya. En términos prácticos, esta vez según la consultora Oracle Mar­keting Cloud, consultamos el móvil unas 150 veces por día, no dejando pasar más de 60 minutos sin revisar las últimas conversaciones en WhatsApp.

Cuatro horas, decíamos, equivalen a la mitad de una jornada laboral. 240 minutos de alienación tecnológica que afecta por igual a los más pequeños. No extraña entonces que Francia haya prohibido el uso de móviles en las aulas a partir del próximo curso, medida a la que se oponen numerosos expertos: «prohibir no es educar».

Ayúdate a desconectar

El uso responsable de la tecnología se antoja así el gran reto contemporáneo, al que podemos hacer frente siguiendo una serie de pautas. Especialmente fiables son las propuestas de Tristan Harris, antiguo ingeniero de Google y fundador del Center for Humane Technology. De hecho, Harris trabajó midiendo el impacto de las interfaces de redes sociales en las conductas de los usuarios; identificando los mecanismos con que la propia Google o Facebook consiguen que pasemos el mayor tiempo posible reproduciendo vídeos en YouTube o cotilleando la vida de nuestros allegados.

Desactivar las notificaciones

¿Cuántas de las notificaciones que recibe diariamente le resultan verdaderamente útiles? Podría contarlas con los dedos de una mano. Aún así atendemos todas y cada una de las que aparecen en la pantalla de bloqueo del teléfono, lo que interrumpe nuestro tiempo de trabajo u ocio. Tampoco ayuda la popularización de las pulseras de actividad o relojes inteligentes, cuya vibración suele advertirnos de nuevos mensajes.

Desactivar estos avisos (completamente o de las aplicaciones más superfluas) se antoja indispensable para la ‘desintoxicación’.

Despejar la pantalla de inicio

Con una media de 20 aplicaciones instaladas por teléfono, lo más común es distribuirlas en varias pantallas. Destine a la principal únicamente los atajos imprescindibles, como el listado de contactos, la agenda o el despertador. Así no caerá en la tentación de abrir tal o cual red social cada vez que eche un vistazo al dispositivo.

También se ha demostrado que agrupar las aplicaciones en carpetas (esto es, esconderlas) evita mayores distracciones.

Desinstalar redes sociales

Sí, un consejo sólo para valientes, pero es el más efectivo de la lista. Facebook, Twitter y compañía consumen hasta el 80% del tiempo que pasamos smartphone en ristre… ¿por qué no eliminarlas de un plumazo?

No se trata de cerrar nuestros respectivos perfiles, si no de obligarnos a consultarlos recurriendo al navegador móvil, lo que resulta bastante más farragoso (sobre todo si desactivamos los recordatorios de contraseña y toca introducirlas manualmente en cada sitio web).

Explica Harris que nuestro cerebro se ve recompensado por los colores, motivo por el que los iconos de las aplicaciones tienden al derroche de tonalidades. Así, acceder a los ajustes de accesibilidad y activar el modo monocromático (escala de grises) contribuye a nuestro propósito.

Sepa de paso que la medida supone un ahorro considerable de batería, especialmente si se combina con una reducción permanente del indicador de brillo.

Sacar el teléfono del dormitorio

La escena se repite noche tras noche en las habitaciones de millones de españoles: ambos cónyuges dedican los últimos minutos del día a echar un vistazo a sus teléfonos móviles en completo silencio. A menudo los consultamos incluso después de habernos ‘ido a dormir’, al acordarnos de cierto correo electrónico o ver que la pantalla luce fruto de una notificación.

No hay dudas: cargar el iPhone o Android de turno fuera del dormitorio supone más horas de sueño y un mejor descanso.

Aplicaciones para controlar los impulsos

Cuando todo lo demás falla, toca combatir el fuego con fuego. Si las aplicaciones nos distraen, sepa que existen otras tantas destinadas a lo contrario. No aburrirnos, pero sí demostrar que estamos invirtiendo más tiempo del aconsejable con el teléfono e impedirnos seguir haciéndolo.

Quality Time es una de las aplicaciones más populares en lo que al control del uso de smartphones respecta. Realiza un registro de las aplicaciones más ejecutadas (por tiempo) y elabora informes semanales y mensuales. Además, podemos programar alertas al rebasar cierto número de minutos, incluso restricciones, que impiden seguir usando el terminal o ‘apps’ concretas. Se descarga gratis en Android.

Si nuestro principal foco de distracción son las páginas web, Freedom es una solución idónea por su compatibilidad con múltiples sistemas operativos: iOS, Mac, Windows y Android. Así, podemos bloquear los sitios más visitados durante equis minutos u horas, sin importar el dispositivo desde el que intentemos visitarlos. También permite lo propio con aplicaciones, prometiéndonos una ganancia productiva de 2,5 horas por día.

Evitar usar el teléfono también puede convertirse en un juego. El objetivo aquí es plantar un bosque (virtual) semilla a semilla, de forma que brote un árbol por cada 25 minutos que pasemos sin encender la pantalla. Nuestro esfuerzo se verá recompensado con un buen número de especies… las cuales pueden marchitarse si no demostramos la suficiente fuerza de voluntad. ‘Forest’ está disponible en iOS y Android.

‘Tiempo de uso’ es el equivalente a ‘Quality Time’ en dispositivos iOS, con la excepción de que Apple lo integra entre los ajustes del sistema operativo. Se trata de la solución más completa disponible, con historiales de uso por minutos y aplicaciones; posibilidad de establecer horarios «de descanso» o límites de tiempo de uso y bloquear contenido inadecuado. Las opciones pueden compartirse entre dispositivos (iPhone y iPad, por ejemplo) y podemos establecer un código para asegurar y proteger la configuración frente a los más pequeños.


Related posts

Descubren una puerta de entrada para hackers en Microsoft Word

admin

Level Up! 5×07: Especial Red Dead Redemption 2

admin

Los 10 mejores auriculares inalámbricos en 2018

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.