Rodexo
Cultura

Ona Carbonell: «Yo era de lechuga y pechuga»

Ona Carbonell: «Yo era de lechuga y pechuga»


Ona Carbonell (Barcelona, 28 años) se coronó el domingo como la ganadora de la tercera edición de ‘MasterChef Celebrity’, que reunió a más de tres millones de personas en La 1. La nadadora, ganadora de cinco medallas de oro, dieciséis de plata y trece de bronce, entre Juegos Olímpicos, y campeonatos mundiales y europeos de sincronizada, volvió a saborear el oro en su duelo final con Paz Vega. Y lo hizo intentando transmitir sus sentimientos al jurado.

– ¿Cómo ha sido participar en ‘MasterChef’?

– Para mí ha sido como una experiencia de vida. No sabía ni cocinar, y he podido convivir durante cuatro meses con todos los compañeros, que para mí son referentes e ídolos… Ha sido una experiencia superguay. No estaba nada acostumbrada a la tele, he tenido que perder la vergüenza, la timidez y parecer más personal.

– ¿Entonces no tenía ninguna relación con la cocina?

– No, cero. Yo siempre como en el Centro de Alto Rendimiento. Desayuno también allí, y lo único que hacía en casa era cenar. Como llegaba siempre tarde, normalmente cocinaba Pablo, mi pareja. Y cuando viajo, como en hoteles, así que… poco.

– ¿Y aun así entra?

– Justo este año mi entrenadora y yo decidimos bajar el ritmo para cuidar mi cuerpo, las lesiones… porque ya no tengo catorce años. A una compañera de la agencia le encanta ‘MasterChef’, y siempre me decía: ‘Ona, te tienes que presentar’. A mí como programa me encantaba, y además con Saúl (Craviotto, ganador de la edición anterior) lo seguía. Al final fui a hacer el ‘casting’ y me cogieron. Saúl me dijo que era durísimo. Me recomendó estudiar técnicas, ingredientes… e ir a las cocinas de los restaurantes y pasar todas las horas que pudiese. Llamé a Jordi Roca, que era el único chef que conocía en persona, y me dijo que me pasase. También practiqué antes en casa, porque no sabía distinguir una merluza de un bacalao.

– ¿Cuándo se vio como posible ganadora?

– Bastante tarde, porque siempre iba a la prueba de eliminación. No podía preocuparme de algo que no había pasado. Me tenía que ocupar de no irme esa semana. Más adelante ya pensé: ‘Ostras, pues ya estamos en la recta final, imagínate, podría llegar a pasar’.

– ¿Por qué ha elegido la Fundación Pequeño Deseo?

– No soy madre, pero entiendo que no hay nada peor en esta vida que un hijo tuyo esté enfermo. Conocía la fundación, y creo que ayudar a los niños con enfermedades graves a cumplir sus sueños les ayuda a llevar mejor la situación. Para mí, el mejor regalo de esta experiencia es haberles podido donar los 75.000 euros.

– ¿Cómo se le ocurrió el último menú?

– Me puse a mirar libros de cocina. Pensé: ‘Jo, lo que más me alucina a mí es el mundo acuático’. Intenté un menú con esa temática, pero no sabía cómo. Desde los primeros programas quería hacer algo con verduras, y se me ocurrió un consomé, y le puse las verduras en suspensión. Lo más bonito de la ‘sincro’ son las figuras geométricas y lo que hacemos en la superficie, y pensé en un segundo plato de endivias y ancas (de rana). Por último, quería expresar los estados del agua, y así se me ocurrió el postre (una sopa de pepino con crema de cardamomo, manzana osmotizada con lima, melón texturizado e isomat fundido).

– ¿Ha sido difícil la etapa de secretismo?

– Sí, intenté practicar una cara de póker permanente.

– ¿Ha cambiado su rutina?

– Bastante. Antes, lo poco que cocinábamos en casa lo hacía Pablo, y ahora lo hago yo. No me voy a poner a hacer aires y espumas, pero me reinvento más que antes, que era de lechuga y pechuga. Ahora intentaré practicar cosas.

-¿Y el menú de Navidad?

– Hombre no lo he hablado con la familia… ¡pero sí que me gustaría!



Sources:
elcorreo.com

Related posts

Dos discos y un cadalso

admin

Historiadores del arte acusan a Christian Gálvez de «intrusismo profesional»

admin

Julio Medem: «Mis próximos proyectos quizás me lleven a rodar en Cuba y Estados Unidos»

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.