fbpx
Ciencia

La vida sin baloncesto de Pau Gasol | Gente y Famosos

La vida sin baloncesto de Pau Gasol | Gente y Famosos



Pau Gasol, a sus 38 años, vislumbra a dos o tres vista el final de su longeva y exitosa carrera en el baloncesto al mismo tiempo que perfila una nueva etapa en su vida personal. “Tengo muchas ganas de que llegue el día de formar una familia una vez que toda esta locura quede atrás”, escribió el pívot de San Antonio Spurs y de la selección española hace cinco años en su libro Pau Gasol Vida. El deseo empieza a convertirse en realidad. El pasado 16 de octubre anunció su compromiso con Catherine McDonnell. Se espera que pronto desvele el día de su boda con esta californiana de 29 años, graduada en Comunicación y Negocios y que trabaja en una empresa financiera.

El jugador de los Spurs hace extensible su autoexigencia en el deporte a su vida personal. Por eso ha preferido esperar al epílogo de su carrera para formar su propia familia. Su hermano Marc, en cambio, se casó en julio de 2013 con Cristina Blesa, y es padre de dos hijos. Pau asistió a aquella boda junto a la que entonces era su pareja, Silvia López, antigua cheerleader del Barcelona.

El pívot español, vicepresidente del sindicato de jugadores de la NBA, es muy consciente de los peligros que acechan a los deportistas de élite por sus peculiares condiciones de vida. Son millonarios y famosos, pero al mismo tiempo su carrera deportiva suele concluir a los 33 o 34 años, están sometidos a una presión extrema, se les exige resultados tangibles y muchos no se resisten a vivir en una burbuja. “Nuestro estilo de vida es muy particular. Es un desafío establecer una relación sólida y una familia fuerte. Casi nueve de cada diez hombres en la NBA se divorcian después de haberse retirado. Eso es duro. No quiero ser uno de esos nueve. Voy a esforzarme al máximo en lograrlo”, ha declarado en The Athletic.

ampliar foto

Pau Gasol y su prometida, Catherine McDonnell, en una imagen de Instagram.

La prensa ha hecho explícita su admiración por el estilo de vida y la personalidad de Pau Gasol, que marca diferencias también fuera de la cancha. “Debe ser el hombre más interesante del mundo, cuando no está ocupado ganando dos anillos de la NBA y seis participaciones en el All Star”, resume un artículo del San Antonio Magazine. Su actividad es febril. Está involucrado en proyectos solidarios, colabora con los hospitales oncológicos St. Jude Children’s de Memphis y el Children’s Hospital de Los Angeles. Es un emprendedor y un adicto a la lectura y a la escritura, bien sea a través de sus artículos en Expansión, EL PAÍS y Marca o de su libro, Bajo el aro (Conecta). “Me gustaría escribir unas memorias más en profundidad y que revelen aspectos menos conocidos sobre mi vida”, anunció en septiembre en Barcelona. Es muy activo en las redes sociales. Cuenta con casi 7,5 millones de seguidores en Twitter, 1,3 en Instagram y 4,5 en Facebook, donde su lema es Lidera con el ejemplo.

Certifica y a la vez desmiente la frase de Todd Stottlemyre, destacado exjugador de la Liga Profesional de Béisbol (MLB) y ahora alto directivo de una compañía financiera: “Nada puede prepararte para la vida futura. La única cosa para la que debemos prepararnos los deportistas es para el próximo partido. Estás entrenado para ser egoísta. Todo se trata de mí, de mí, de mí. Luego, te retiras y es como: ‘Hola, mundo real”.

Desde hace 15 años, Pau es embajador de UNICEF y visita periódicamente países con necesidades especiales. El pasado verano viajó a Cox’s Bazar, en Bangladesh, donde se encuentra el campo de refugiados más grande del mundo. Dirige, desde 2013 y junto a su hermano Marc, la Fundación Gasol, con sede en Sant Boi, su ciudad natal. Su objetivo es ser un referente mundial en la lucha contra la obesidad infantil y en la promoción de hábitos saludables y el ejercicio físico. Desde hace dos años colabora con la Fundación del cardiólogo Valentí Fuster, la SHE, creada en 2009 para combatir la epidemia de problemas cardiovasculares en todo el mundo a través de la investigación y la promoción de la salud y la educación. Pau también lidera su propia Academia de baloncesto que cada verano desarrolla un programa dirigido por entrenadores y expertos de primer nivel.

Participa en una sociedad junto a su amigo Rafa Nadal, Enrique Iglesias y Cristiano Ronaldo, propietaria de la cadena Tatel, con restaurantes en Madrid, Miami, Ibiza y Londres, entre otras ciudades. Impulsa el Dream Big Challenge, un proyecto dirigido a estudiantes con el fin de que puedan crear sus propios proyectos empresariales. Está asociado con el grupo audivisual Mediapro, al que asesora en el ámbito de los museos dedicados al mundo del deporte en Estados Unidos. Y desde octubre es embajador de la firma de ropa Tommy Hilfiger.

Pau tiene sus propios referentes. “Son Rafa Nadal, Valentí Fuster, Plácido Domingo y mi hermano Marc”, desvela. “Son personas que inspiran, quieres estar junto a ellos para aprender y contagiarte de lo que hacen”. Lo explicó en su día Phil Jackson, su entrenador en los Lakers: “La mayoría de jugadores centran sus esfuerzos en una sola cosa: baloncesto. Son unidimensionales. Pau no. Pau es un hombre del Renacimiento”.



Source: elpais.com

Related posts

La abrupta caída de ‘Caballo Loco’ | Internacional

admin

El colapso del sistema eléctrico venezolano sume de nuevo a gran parte del país en la oscuridad | Internacional

admin

Religión y política: Elegido por Dios | Opinión

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.