Bolivia países

¿Son responsables las redes sociales? – 10/11/2018

¿Son responsables las redes sociales? - 10/11/2018



¿Son las redes sociales los responsables principales del éxito electoral de la intolerancia en países como Brasil, Estados Unidos, Filipinas, Hungría, y Polonia?

En los últimos años, Facebook, Twitter y YouTube han sido acusadas de haber permitido la propagación de mentiras que amplifican el discurso del odio. De hecho, es fácil toparse con comunidades de usuarios que postean y reproducen contenidos intolerantes. Basta cliquear palabras claves o ver unos videos para confirmar que rápidamente la oferta informativa se transforma en un desfile de insultos, falsedades, y conspiraciones con un tema común: la deshumanización de otros.

La presión política ante la inobjetable evidencia forzó a los gigantes de Internet a reconocer, tardíamente, el problema. Ante la crisis, prometieron limpiar sus sitios de contenidos falsos, distribuidos maliciosamente para inflar el odio e influir las elecciones. Armaron equipos de “curadores de contenidos” y reajustaron los mecanismos de decisión de publicación (los míticos algoritmos) para asegurar que los contenidos se ajusten a su política editorial de prohibir la incitación a la violencia y el odio. Pasaron de abrazar una visión maximalista de la “libertad de expresión” a adoptar una posición que justifique editorializar contenidos sin ser tachados de ejercer la censura arbitraria.

En las elecciones recientes en Brasil, Whatsapp, propiedad de Facebook, fue objeto de un vendaval de críticas. Utilizada por más de 120 millones de personas (más de la mitad de la población), la plataforma sirvió como vehículo para la distribución de contenidos racistas, misóginos, y sexistas, astutamente envasados en información falsa, fotos adulteradas y rumores. La particular configuración de la plataforma se presta tanto para la formación de enormes audiencias como para el uso privado de mensajes presuntamente confiables.

De cara al escándalo, la compañía tomó varias medidas: reforzó la vigilancia de contenidos, redujo el número de participantes en grupos y de veces que un mensaje puede ser reenviado, redobló el uso de software para detectar mensajes automáticos, y colaboró con equipos para chequear la veracidad de la información.

No hay duda que las empresas de redes sociales tienen una enorme responsabilidad en las nuevas formas de propaganda del odio. Se han convertido en poderosas intermediarias de la (des)información puesto que concitan la atención constante de millones de personas. Su presencia y popularidad compite y, en algunos casos, opaca a los medios tradicionales. Son cámaras de eco para autoritarios de diversa estirpe, contrarios a cualquier forma de diversidad social. Ahí se encuentran y se reconocen los fanáticos unidos por el amor al espanto: la intolerancia hacia otros, distintos de piel, sexualidad, religión, género, etnia, estatus legal, y creencia política.

Sin embargo, es equivocado pensar que las redes sociales son los únicos responsables del flujo del odio. Es perder de vista el complejo sistema de desinformación e intolerancia que nos rodea. No hay duda que las plataformas digitales, en su obsesión por incrementar el tráfico de audiencias, son cómplices ya que proveen autopistas para ficciones cuyo único propósito es sembrar y recoger odio.

Hay que recordar que gran parte de la intolerancia que circula en redes sociales es producto de los discursos de políticos e información de medios ideológicamente afines.

Estas son las usinas diarias de la intolerancia que encuentran cauce en los medios sociales. Narrativas, frases e imágenes del odio que circulan en medios sociales suelen reflejar lo dicho tanto por políticos como por medios noticiosos que son los abanderados de la reacción contra la diversidad. Su misión común es vender miedo y mentiras, convalidar resentimientos y ficciones para hacer política y hacer plata.

Esta afinidad queda demostrada por las cuentas en medios sociales de los acusados de ser responsables tanto del envío de bombas a prominentes miembros del Partido Demócrata (y CNN) como la matanza en una sinagoga en los Estados Unidos. Tanto Cesar Sayoc como Robert Bowers usaron lenguaje similar al usado por el presidente Trump y la cadena Fox, sobre una “caravana” de migrantes para “invadir nuestro país” e imágenes falsas, con tonos antisemitas, sobre quienes supuestamente impulsan y pagan a los migrantes. Los violentos utilizan el mismo lenguaje apocalíptico de las mismas teorías conspirativas diariamente alimentadas por políticos y sitios de noticias reaccionarios.

No es coincidencia. Existe un flujo de retroalimentación de información que refuerza la mentira y el odio – políticos, sectores económicos que apoyan las campañas electorales, medios tradicionales y digitales, y medios sociales. Forman una industria de mentiras que envenena el discurso público según el manual de propaganda autoritaria: desdibujar las fronteras entre realidad y ficción.

Las falsedades adquieren viso de realidad cuando son emitidas por políticos y medios “confiables” y son compartidas y aprobadas por amigos y contactos. Los medios sociales son aliados en tanto rehúsan asumir plenamente su responsabilidad social como difusores. Así alimentan un círculo vicioso de desinformación, lamentablemente blindado a contrapruebas y correcciones.

Imaginemos qué ocurriera si se bajara el volumen del odio perpetrado por políticos y aliados mediáticos y económicos, o se dejara de montar campañas para explotar la “madera torcida” de la humanidad – odio, absolutismo, ignorancia, y violencia-. Las simpatías autoritarias no desaparecían de la noche a la mañana, pero no tendrían el mismo espacio y la legitimidad que tienen en las redes sociales. 

Silvio Waisbord es Sociólogo. Profesor de la School of Media and Public Affairs, George Washington University.



Sources:
clarin-com

Related posts

Gigantesco allanamiento en el sector de ‘San Victorino’ zona céntrica de Bogotá. Hallaron más de $350 millones en mercancías de contrabando |

admin

La historia tras bambalinas de la supuesta cita de Petro en la Corte

admin

Hincha del DIM fue enviado a prisión por extorsionar a seguidor de Nacional – Medellín – Colombia

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.