Rodexo
países Panamá

¿Por qué llovió 22 días seguidos en Santo Domingo?



SANTO DOMINGO. Según boletines de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), comprendidos entre el 28 de septiembre y el 19 de octubre, tiempo en que persistieron las lluvias en el sureste del país, varios factores han incidido para que durante 22 días lloviera de manera continua.

El 28 de septiembre la tormenta tropical Kirk se localizaba a unos 245 kilómetros al suroeste de Martinique (Antillas Menores).

Sus vientos máximos sostenidos eran de 85 kilómetros por hora, moviéndose por el mar Caribe, y su campo de nubosidad afectó la estabilidad de nuestro territorio, que sufría los remanentes de lo que fue la tormenta post-tropical Leslie que se localizaba a cientos de kilómetros al oeste de las islas Azores, con una probabilidad de un 90% de convertirse en un ciclón tropical.

El sábado 29 de septiembre los remanentes de la tormenta tropical Kirk coincidieron con una vaguada, que se encontraba localizada sobre la porción oriental de Cuba, lo que provocó que nueve provincias fueran colocadas bajo alerta.

El domingo 30 de septiembre, Kirk era ya una onda tropical, dejando inestabilidad, humedad y nubosidad y aguaceros a su paso por la República Dominicana, y las provincias en alerta disminuyeron a seis.

Octubre se inició con un ambiente húmedo e inestable sobre el área de pronósticos del país con la incidencia de una vaguada, con efectos de un calentamiento diurno y geográfico que favoreció formaciones nubosas y posteriormente aguaceros. Con siete provincias en alerta.

Desde el 01 hasta el 18 de octubre incidieron distintas vaguadas acompañadas de ondas tropicales que provocaron lluvias, en especial en Santo Domingo.

El 18 de octubre el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), descontinuó todas las alertas que los fenómenos mencionados habían provocados.

El viernes 19 de este mismo mes una débil vaguada continuó provocando lluvias, pero muy escasas, lo que trajo consigo un sábado 20 soleado.

Para hoy domingo no se prevé grandes cambios. Las lluvias continuarán escasas y solo el arrastre de campos nubosos provocado por el viento del este/noreste podría generar chubascos aislados hacia localidades de las regiones noreste, sureste, cordillera Central y el gran Santo Domingo.

La División de Hidrometeorología de Onamet

Contabilizó más de 721, 997 milímetros de agua que cayó en ese temporal en el territorio nacional. Cayendo solo en Santo Domingo desde el uno hasta el 19 de octubre 102.6 milímetros de lluvias.

En el caso de las presas, estos aguaceros llegaron en el mejor momento, pues las lluvias mejoraron los niveles de los embalses y de paso aligeraron un poco el desabastecimiento de energía eléctrica.

El reporte del día 6 de octubre del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA) informó que unos 20 acueductos se encontraban fuera de servicio. De esos, 17 con efectos totales y 3 de manera parcial, afectando unos 267,597 usuarios del servicio.

Al día siguiente, la Defensa Civil de la provincia de La Vega, informó que debido a las fuertes lluvias se encontraba incomunicada La Perla con Constanza. Posteriormente todo volvió a la normalidad.

El viernes 19 en la carretera Miches-El Seibo, en los kilómetros 10 y 11, un derrumbe obstruyó esa vía.

El COE no reportó en sus boletines número de casas afectadas o destruidas, ni personas albergadas.

El cambio climático ya está provocando un aumento de los extremos de las lluvias y nevadas en la mayor parte del globo. Y esta tendencia continuará mientras el mundo se calienta, según varios estudios publicados en la revista Nature Climate Change.

Uno de los efectos del cambio climático es sin lugar a dudas el aumento de las temperaturas del planeta a nivel mundial.

Los años 2016 y 2017 fueron los más calientes de la Tierra de los registrados desde 1880. La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) muestra en la evolución de la temperatura un inequívoco incremento que sólo aumenta.

Este calentamiento global no sólo causa aumentos en las temperaturas, sino que produce desequilibrios climáticos en diferentes regiones, lo que resulta en fenómenos extremos, raramente, sino nunca, vistos en décadas anteriores.

Episodios antiguos de calentamiento global se asociaron con eventos de lluvia intensa que tuvieron un profundo impacto en la tierra y los mares costeros, concluyen en la Universidad de Bristol.

También muestran que la lluvia aumentó en algunos lugares y disminuyó en otros, de acuerdo con las expectativas, pero que gran parte del mundo experimentó eventos de lluvia más intensos y episódicos.



diariolibre

Related posts

Nueva onda tropical provocará aguaceros en la República Dominicana

admin

Personal del Hospital El Algodonal exigen mejoras salariales e insumos

admin

Juventus vence al Cagliari con goles de Higuaín y Dybala

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.