Rodexo
Chile países

La inspiradora historia de Luis Seguel, el jefe del call center del Hogar de Cristo que perdió la visión hace más de 20 años


Luis Seguel Garcs (48) es jefe de canales del call center del Hogar de Cristo. Hace seis aos que trabaja ah, llamando, enviando mails y convenciendo a nuevas personas que quieran aportar con la fundacin que ayuda a alrededor de 38 mil personas. Aunque perdi la visin hace aos por una Retinosis Pigmentaria, este no es un impedimento para su trabajo. Responde mails y whatsapps de inmediato, con un celular que lee en voz alta a una velocidad indescifrable para cualquier otro odo.

Recuerdos de Osorno

Luis no naci ciego. A los 22 aos comenz a perder la visin en la noche, como es habitual con la retinosis. Pero la imagen de su casa en Osorno sigue intacta. De madera, tpica del sur, con una chimenea y una amplia cocina. Todo dentro de un pasaje donde siempre sala a andar en bicicleta.

Es el mayor de cuatro hermanos y con profunda admiracin cuenta sobre el matrimonio de sus padres, Ana Mara Garcs y Marcel Seguel, que con grandes obstculos lograron sacar adelante a su familia. Luis habla de las herramientas que le dieron y el apoyo que recibi de ellos. Les ensearon a l y a sus hermanos a ser independientes y perseverantes con lo que se les presentaba, especialmente a la hermana menor, que tiene Sndrome de Down.

Estudi en el Colegio Alianza Francesa, en Osorno. Esquiaba, jugaba rugby y atletismo, en ese entonces vea perfecto, y se fue a estudiar Ingeniera Comercial a la Universidad Catlica de Valparaso. Ah comenzaron sus problemas a la visin. En ese tiempo manejaba y de repente me empec a cunetear harto, a veces me perda y de a poco me fui dando cuenta que en la noche me era difcil desplazarme, dice Luis.

Finalmente, el doctor lo confirm, tena un conjunto de enfermedades oculares crnicas y degenerativas, con las que se van perdiendo las clulas del ojo; los conos y bastones. La retinosis pigmentaria le da a una de cada 3.700 personas, por lo que es una de las primeras causas de ceguera de origen gentico en la poblacin adulta.

El avance de la enfermedad ha sido progresivo, pero lento al principio. En 1992, con 26 aos, fue a hacerse un tratamiento a Cuba, aunque nada tuvo xito. Hoy es casi completamente ciego, no ve colores, ni ningn detalle, solo algunas luces y sombras borrosas.

Aprender a pedir ayuda

Cuando uno tiene una discapacidad lo primero que tiene que hacer es ser super humilde y aprender a pedir ayuda y tambin a recibir ayuda, explica Luis. Pero cuando ms joven esto no se le hizo tan fcil.

Al principio le daba vergenza caminar con bastn, as que no lo haca. Andaba chocando con la gente, se enojaban conmigo, andaba con una tortcolis terrible porque andaba mirando el piso, me golpeaba con la gente, me caa en las escaleras. Saqu el bastn y se me fue la tortcolis, me empezaron a ayudar, apareci al tiro el otro lado de la gente. Fue un cambio. Empiezas a adaptarte, dice Luis.

Hace unos das tena que comprar algo en la farmacia. No la encontraba hasta que alguien lo ayud. Un cabro se me acerc, l iba a un concierto, pero me dijo que iba con tiempo y que me acompaaba. Terminaron conversando hasta el metro, cuenta Luis. Entonces t te das cuenta de que hay gente dispuesta a ayudar siempre, solo hay que saber pedir y saber recibir. El 90% de las veces hay alguien que te quiere ayudar.

Trabaj aos en un banco despus de salir de la universidad, eventualmente se aburri y comenz con su propio emprendimiento. Puso una panadera y un bazar en la calle Franklin, pero no le fue bien y quebr. Si uno tiene necesidad tiene que hacerlas todas, enfatiza.

Ve seguido tambin a sus dos hijos, un nio de 16 y una nia de 12 aos de su primer matrimonio. Se van de vacaciones juntos o a veces los va a buscar en la semana. Y aunque fue hace 16 aos, an recuerda la cara de su hijo cuando era una guagua, pero a su hija no la alcanz a ver antes de perder la visin casi por completo.

El olor de una manzana

El cerebro es muy inteligente, considera Luis. Perdi la vista casi completamente, pero al mismo tiempo ha ido ganando otros sentidos que antes no tena tan desarrollados. Excepcionalmente el olfato. Huele todo. Puede darse cuenta hasta cuando alguien en la oficina est comiendo una manzana, que para cualquiera no tiene mucho olor a distancia. Tiene su lado bueno y su lado malo, como cuando va en el metro en la tarde.

Es notorio cmo su odo tambin se ha desarrollado. Se escucha una voz leyendo lo que sale en su celular o computador mientras escribe mails. Parece otro idioma por lo rpido que el dispositivo lee las palabras, pero su odo est completamente acostumbrado.

Tambin le sorprende cmo ha ido mejorando su capacidad espacial, la proyeccin y la memoria que ha ido desarrollando. La necesidad va mejorando la memoria, dice mientras escribe en el teclado de su computador, que ni siquiera est en braille. Vas tratando de hacer un montn de cosas, vas adaptando tu entorno y te vas dando cuenta que no te tienes que limitar, todo es posible, excepto manejar un auto.

Su labor en el Hogar de Cristo

Hoy est a la cabeza del call center del Hogar de Cristo, donde se tiene contacto directo con los donantes y aportantes histricos. Constantemente buscan nuevas personas que quieran ser parte de la ayuda que entrega una de las fundaciones ms reconocidas del pas. Buscan recursos, fidelizan y comunican lo que hacen. Personas en situacin de calle, con problemas de alcohol y drogas, con discapacidades mentales, adultos mayores abandonados, son parte de los grupos a los que ayudan.

Ac tenemos una doble pega, aparte que estamos haciendo nuestra plata, estamos haciendo una obra social, esto es para los ms pobres entre los pobres, explica Luis. Son 38 mil personas que se atienden a lo largo de todo Chile, entonces comprenders que es una tremenda responsabilidad. Adems, en el call center somos responsables de alrededor del 30-40% de los nuevos socios del Hogar de Cristo, agrega. 

No es fcil convencer a nadie de entregar dinero. Luis dice que muchos se enojan, pero siempre se siente motivado para seguir trabajando, porque sabe de lo necesario que es conseguir los recursos para que la fundacin siga funcionando y creciendo al mismo tiempo.

La falta de visin implica muchsimos problemas, cuenta que solo llegar a trabajar es una cruzada. Porque se va en micro, metro, a veces Uber. Ya se sabe el camino, pero no siempre fue fcil.

La extra-validacin

Aunque estemos en 2018, considera que an hay muchos prejuicios. S, es cierto que todo ha ido mejorando en cuanto a inclusin, pero an falta bastante. En cada trabajo nuevo t tienes que llegar a validarte, la gente cree que no cumplirs o que no hars un buen trabajo, explica Luis. Hay cierta resistencia a que alguien con alguna discapacidad tenga una mayor responsabilidad dentro de su cargo, agrega.

A pesar de esto, ver el vaso medio lleno es algo que siempre lo ha sacado adelante. Perseverancia, esfuerzo y un buen grupo de apoyo lo han ayudado a armar una vida de la que se siente orgulloso. No siempre es tan positivo, explica, a veces si le da pena que le haya tocado a l, pero no se echa para abajo. La vida es como el pker, hay que hacer la mejor jugada con las cartas que uno tiene, dice riendo.


eldefinido

Related posts

Denuncia de Sabbatella

admin

VÍDEO: Hospital Cabral y Báez vuelve a inundarse; lluvias causan estragos en el Cibao

admin

Crecen las adopciones de animales en Valncia

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.