Rodexo
Chile países

Este material nadie lo reciclaba y hoy sirve para pintar las calles


Cristina Acuña y Constanza Cifuentes son dos químicas egresadas de la Universidad de Chile que hace rato sentían el bichito del emprendimiento. En 2013 sabían que la cosa iba por el lado del reciclaje, pero sin tener muy claro cuál sería el material con el que trabajarían.

Un día mientras estaban en un punto limpio buscando materiales que quedan fuera de los procesos industriales de reciclaje, el encargado del lugar les comentó que una alternativa era el plumavit, porque no existen mecanismos para reutilizarlo y termina acumulándose en los vertederos.

Con esta idea se fueron con tarea para el laboratorio y, tras prueba y error, dieron con un producto completamente innovador: pintura hecha con plumavit reciclado. A continuación, te contamos cómo lo hicieron posible.

El plumavit está en todas partes, ¿qué pasa con sus desechos?

Antes que te explote la cabeza imaginando cómo las pelotitas de plumavit se pueden transformar en pintura, hay que saber que este material no desapareció después de las clases de artes plásticas. De hecho, está en todas partes, casi como si nos rodeara.

Por ejemplo, cuanta caja de embalaje se nos cruce, tiene plumavit. El techo, los muros o el piso de las casas y oficinas, también están hechos con este material. Lo mismo pasa con las bandejas para alimentos, carreteras, cascos para ciclistas, e incluso con los chalecos salvavidas, entre cientos de otros productos.


Uso del plumavit en las viviendas. Poraxa.

¿Y qué hace tan bacán a este material que está en todas?

El plumavit es un plástico mezclado con productos químicos al vapor que es capaz de aumentar su tamaño normal hasta en 50 veces.

Las propiedades por las que destaca son varias, partiendo por su capacidad de aislación térmica, que hace más difícil el paso del calor o frío al estar hecho en un 98% de aire; es higiénico, ya que no produce hongos; es impermeable, por lo que no absorbe la humedad o la lluvia y, por lo mismo, no cambia su forma. Además, es bastante resistente al fuego y al peso .

Pero aun así tiene desventajas. Una de ellas es que no es biodegradable, o sea, no es capaz de descomponerse en sus elementos básicos, por lo que pueden pasar hasta 1.000 años hasta que desaparezca por completo de la Tierra.

Otra es que su reciclaje casi no se realiza por lo costoso que resulta transportarlo, ya que al ser casi puro aire, es necesario tener otras condiciones para su almacenamiento. Más encima, en Chile se generan 10 mil toneladas anuales de este material. Entonces, ¿qué alternativa queda?

Compactarlo y enviarlo a China, pero esto es igual a generar una mayor huella de carbono a causa del viaje y no saber con certeza en qué se va a usar al otro lado del mundo.

El plumavit muestra su nueva cara, más limpia

Durante las pruebas en el laboratorio, Cristina y Constanza intentaron usar el plumavit reciclado para elaborar un adhesivo, después, para un barniz. Al final optaron por convertirlo en pintura lavable y con mayor duración que una común.

Para eso, elaboraron un proceso en que le sacan el aire al plumavit y lo combinan con otras sustancias, en máquinas que ellas diseñaron, dejando este material en estado líquido. Después de estos experimentos exitosos, las químicas decidieron tirarse a la piscina y dedicarse por completo a su emprendimiento, dejando los trabajos que tenían hasta ese momento. Fue así como en 2014 nació su empresa Idea-Tec.

De ahí empezaron a buscar financiamiento para comprar nuevas maquinarias, desarrollar el producto final y llevarlo a una escala mayor que les permitiera comercializarlo. Así lograron fondos de Start-Up Chile, CORFO y privados.

De eso ya han pasado cuatro años y hoy son capaces de fabricar 2.500 kilos de pintura. Eso sí, con mayor capacidad, podrían reciclar 1.500 kilos mensuales de plumavit y producirían 7.500 kilos de pintura, explica Cristina.

¿Y dónde se ha usado la pintura que fabrican? En los estacionamientos de diversos centros comerciales y servicios que cuentan con políticas de sustentabilidad. A futuro esperan participar en licitaciones para vender sus pinturas en el sector público.

A través de este emprendimiento, que en algún momento sus fundadoras pensaron en dejar de lado ante la falta de fondos, hoy se está ayudando a evitar que más dióxido de carbono (CO2) se emita a nuestra atmósfera.

De hecho, con la elaboración de una tineta o tarro de pintura (20 kg), es posible evitar emitir la misma cantidad de COque se genera con el consumo energético de una vivienda promedio durante ocho días. Y todo a partir de los desechos de plumavit que por tanto tiempo vimos como inútiles.

¿Sabes de otros usos que se le pueden dar al plumavit?


eldefinido

Related posts

‘Disidencia de las Farc, responsables de ataque a patrulla en Cauca’ – Cali – Colombia

admin

El Banco Central aclaró que extraer dinero de cuentas sueldo es gratis

admin

Saúl Craviotto y Cristian Toro, oro en K2 200 metros y tercer medalla para nuestro piragüismo

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.